XLII-17: Sin Cero. La sociedad actual y el Poder que debe de poder.

Falsedad informativa, la guerra que llega
13/11/2017
Se registran 42 aspirantes para magistrados del Tribunal Superior de Justicia Administrativa
14/11/2017

 

El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, es como el que ara y ara y no siembra. Platón.

 Por Fushe

Es muy complicado tratar de explicar a mis hijos los conceptos de esperanza, civismo, moral, inculcar fe, caridad, cuando en la vida real pasan cosas como las que estamos viviendo cotidianamente, el ruido de cualquier sirena cuando no están mis hijos cerca, son motivo de angustia, el hecho de llamarles y por alguna razón no contesten en más de dos ocasiones, genera preocupación, no sé si les pase esto, pero algunos de mis cercanos amigos y en lo personal sí.

Se habla de que la solución es que no salgan de noche, se habla de que los padres y madres de familia estén al pendiente de sus hijos, se habla de que lo que pasa es por motivos de la descomposición social básica que es la familia, en todo estoy de acuerdo, pero ¿han platicado estas autoridades con las madres y padres de familia? ¿saben porque no están con sus hijos por la mañana o tarde? Yo he platicado con muchos ¿y que creen amigas y amigos?, pues que casi todos los padres de familia TRABAJAN, sí, TRABAJAN para sacar adelante a su familia.

Se ha escuchado bastante que los jóvenes son quienes se integran al lastre de la violencia organizada, pero, ¿qué pasa con los esfuerzos de los diferentes gobiernos y sus gobernantes?, tal vez ha fallado la sociedad.  En Marzo de 2017, escuche al Licenciado Arturo Nahle hablar de una reflexión que decía: “de seguir así el tema de violencia, se puede hablar del año más violento para nuestro estado”, en aquel tiempo sonaba exagerado, por lo menos así lo tacharon, de alarmista, sin embargo, no exagero y lo dicho en aquel entonces hoy tiene sus cifras y repercusiones.

Este fin de semana, alarmo el vídeo compartido en redes sociales y ver con qué facilidad hoy, se priva de la vida a cualquier individuo, lo peor es que fue en un evento donde esta relacionado el deporte y la familia, un partido de futbol en un campo llanero, había niños, adolescentes, y desde luego familias completas, en ese vídeo se capta el momento justo donde al escuchar detonaciones de arma, todos se quedan impávidos y se congelan atónitos de ver cómo, sin más, un hombre detona su arma y roba la vida de un ser humano.

Mi pregunta interior inmediatamente fue ¿Qué van a soñar esos niños a partir de hoy? ¿Cuál es el futuro que ven? ¿Cuál es su entorno? Y no es cosa menor porque ellos son la generación que sigue, imaginemos que pensaran al ver con qué facilidad puede alguien privar de la vida a otro, ¿no se le hace fácil a cualquiera? Y más aún, preguntémonos los adolescentes y jóvenes de nuestro tiempo ¿que están viendo o leyendo, ¿cuál es su entorno?, lo que uno ve en su casa, en la escuela, en su barrio, lee en sus libros, escucha en su música y ve en la tv es parte de lo que alimenta su criterio y su actuar.

Ahora pensemos que hay en su entorno: familias donde el padre y madre trabajan, barrios donde la delincuencia ha llegado, escuelas donde según las mismas autoridades existe la prostitución y venta de drogas, lecturas solo por redes sociales, y en la televisión estimadas amigas y amigos al canal que le cambie hay series haciendo héroes a los malvivientes series del  Chapo, El Señor de los cielos, el Cartel de no sé qué, cuando conocí al Chapo, Pablo Escobar, etcétera. ¿No cree que es suficiente para generar criterios que se enfocan a eso?.

La sociedad está perdiendo la sensibilidad, su capacidad de asombro, antes se hablaba de alguien muerto y era motivo de alarma, hoy se preguntan cuántos van, hay la percepción que no hay justicia, por ello cualquiera hace lo que quiere, al fin que no lo agarran o castigan, ¿qué paso?, donde nos perdimos.

Esta sociedad que estamos heredando puede costarnos más que la paz, nos costara la desunión, la pérdida de valores, vivir en la zozobra, en la desesperanza y sobretodo en la indiferencia, eso sería una sociedad fatal, llegar a la indiferencia del uno por el otro, la indiferencia del próximo, sinceramente creo que a diferencia de los que dicen que tocamos fondo, estamos por llegar un poco más lejos y eso sí sería fatal.

La sociedad debe de reaccionar y las autoridades de apoyar, la sociedad debe de exigir y las autoridades de cumplir, la sociedad debe hablar y las autoridades debe de escuchar. De seguir con el juego de que las autoridades no escuchan y hacen lo que quieren, después los resultados serán reclamados a ellos mismos, y solo ellos deberán responder, nadie más.

Dice un dicho popular: El Poder… es para Poder, de no poder, no hay poder.

Así las cosas, nos leemos hasta la próxima.