Viralidad: irritación y malhumor.

Iris del Carmen Tafoya, nueva directora de Comunicación Social de Villanueva
22/06/2016
Pérdidas en la BMV por el voto a favor del Brexit
24/06/2016

 

Flavio Vidales/La Cueva del Lobo

La transición de recolectores de frutos y cazadores a un microespacio de las tecnologías, generan el estrés, las enfermedades y el malhumor.

No hay espacio en la tierra en la que las fricciones estén ausentes. Mirar de frente para tomar las decisiones era lo natural en las relaciones humanas. Ahora, con la virtualidad no se sabe si está en el mundo real, y las decisiones se toman alejadas de una realidad y por tanto las equivocaciones o el comportamiento errático lo lleve al mundo de la especulación y la suposición.

No hay actividad diaria en la que no se deba tomar decisiones. Desde la prenda de vestir, el alimento y hasta la inclusión financiera.

Las ópticas se amplían con las tecnologías. La diversidad de las opiniones informadas o desinformadas. Ponga un caso, el que guste, Oaxaca, el matrimonio del mismo sexo, la 3de3 o los 28 gramos para pasar el rato menos aburridos.

Todas ellas dividen y segmentan a las sociedades y los actores políticos tienen más espacio para encubrir cada una de las proyecciones. 50 años no son nada en la existencia, y el mundo vuelve la rueda de la historia para exacerbar los nacionalismos. Los reduccionismos o las religiones. De los 500 años de colonización olvidan el politeísmo que guiaba las acciones de las culturas que sembraron sus raíces de este lado del globo.

La transición no siempre es hacia adelante. El futuro se vuelve presente. El mimetismo recupera las máscaras que se han dejado de lado al pasar las épocas. Las generaciones se entreveran y convergen en el punto de la incertidumbre.

Vivir el hoy, sin voltear la vista a la historia o ampliar los horizontes del futuro de felicidad prometida. Felicidad, que a su vez tiene mil caras. No es lo mismo en un ambiente de convivencia con la naturaleza, con el de la satisfacción instantánea de la felicidad, que a su vez genera insatisfacciones permanentes y el no estar contento con lo que se dispone.

En cada parcela el labriego define qué sembrar, cuánto sembrar y cómo sembrar. El autoconsumo, cubrir la necesidad de la alimentación. El mercado define los precios y la concentración de esa riqueza producida en la parcela.

En la parcela sindical, tiene que definir por su dirigencia, con el compromiso de defender los derechos laborales, que a su vez se ven disminuidos en la transición. Conservar lo que se tiene es la consigna.

En la cuestión parcela gubernamental. El espacio que le dejan a los actores políticos en este asunto llamado del poder. La dificultad es para los caza talentos. Se premia la amistad, la cercanía o la pertenencia. Pertenencia que se dio en torno de la coyuntura, y en la que cambiar de bando es tan sencillo como no quedarse fuera de esa posibilidad de vivir mejor.

En la parcela del consumo se ve bombardeado con satisfactores fuera del alcance de las posibilidades y a su vez le genera insatisfacción, irritabilidad, mal humor, y caen en la bolsa de los odios, rencores y venganzas.

Una y mil situaciones a la que se enfrenta el ser humano en la vida diaria. Diaria vida llena de violencia y de exterminio. Eres tú o soy yo. No hay espacio para la convivencia, mucho menos para recuperar aquello que movió a la humanidad hace dos centurias. Solidaridad, fraternidad y libertad.

Se deja sólo la libertad como campo para el libre albedrío. Frente de batalla en la que todos están del otro lado en una lucha por el yo. Un yo confuso y sin posibilidades de integrarse en una sociedad convulsa.

Con la nueva tecnología, en cada móvil un reportero te dio. Un informador de esta confusión, en la cual transmite su irritación. La viralidad es la violencia, el escándalo, y volvemos al principio: el tabú del sexo y la veta inagotable del deporte y el espectáculo.

Todo esto oculta el efecto de las reformas estructurales globales que las hacen como un traje a la medida en cada una de las naciones. En ellas, los que dejaron los fueros y los privilegios, se convierten en los principales punto de resistencia.

¿Hacia dónde va la humanidad? ¿Cuál será su forma de organización? Los estudiosos revisan las transiciones para ver cuál de ellas será el modelo a seguir…