Violencia contra las mujeres: una pandemia a la sombra

Ayuntamiento capitalino da nueva imagen a Camellón de la Avenida México
24/03/2021
¿Quiénes son los personajes que quieren gobernar Zacatecas?
25/03/2021

Pilar Pino Acevedo

La crisis económica derivada de la pandemia del COVID-19 ha evidenciado los grandes desafíos que tenemos en nuestras sociedades, haciendo más evidentes las desigualdades de género.  Las mujeres son las más afectadas por el aumento de desempleo, la pobreza, sobrecarga de cuidados no remunerados e incremento de violencia intrafamiliar.

Las más vulnerables son las pobres y en condiciones de marginalidad. Tienen un mayor riesgo de contraer el coronavirus y morir por esta causa, de perder los medios de subsistencia, además están más expuestas a situaciones de violencia de manera cotidiana por la discriminación y el machismo.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia contra ellas como un problema de salud pública a nivel mundial, la considera “una pandemia a la sombra”. En el mundo matan a 135 mujeres cada día, 87 mil cada año, hombres que dicen amarlas. Son asesinadas para que las demás tomemos nota de lo que ocurre cuando no obedeces los mandatos de género y no te sometes al patriarcado.

La Red Nacional de Refugios, en nuestro país, incremento en un 300% sus rescates durante la pandemia. El confinamiento ha convertido las viviendas de las féminas en situación de violencia en jaulas que tienen que compartir con las fieras, sus parejas, sus agresores.

En México 88.4% de las mujeres víctimas de violencia no denuncian a sus agresores. El índice de impunidad en ese aspecto es del 99.3%.  Asesinan a 11 mujeres y niñas al día y sólo 3 de cada 100 de los feminicidios llegan a condena. Parece que si no hay consecuencias, matar es algo fácil.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía e Informática (INEGI)  en 2019 una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños manifestaron haber sufrido violación antes de cumplir la mayoría de edad. Lo que equivaldría a cinco millones de menores, víctimas de ese delito. La tasa de violación de niñas y niños en México es de mil 764 por cada 100 mil, y la de tocamientos no deseados 5 mil por cada 100 mil habitantes.

Durante el primer  semestre del 2020 se registraron 1 mil 844 homicidios de mujeres.El 73% de estos asesinatos fue cometido con disparos con armas de fuego y estrangulamiento.Este nivel de homicidios de mujeres implicó también que el primer semestre del 2020 ha sido el más violento al menos de los últimos 30 años (se recuperan estos datos desde el 1990). Ni siquiera en los años de inicio de la “guerra contra el narco” se registraron niveles tan alarmantes de asesinatos.

Durante el lapso de enero a junio del 2020 el SESNSP reportó un total de 1,972 homicidios, de los cuales 1,448 son presuntas víctimas de homicidio doloso y 479 de feminicidio.

Por su parte, se registraron 7,886 presuntas víctimas de violación sexual y 210 presuntas víctimas de trata. Estos niveles se mantuvieron prácticamente sin cambios en relación con el mismo lapso del año previo. Además, la CEPAL posiciona a México en el primer lugar de abuso sexual a niñas y niños a nivel mundial, y uno de los principales productores de pornografía infantil.

Las cifras del INEGI y las del SESNSP muestran una problemática intensificada de violencia contra mujeres y niñas desde el hogar hasta las vías públicas. En medio de la crisis por Covid-19 por el hartazgo ante la falta de acción gubernamental de los casos de feminicidio se movilizaron  el pasado 8 de marzo, miles de mujeres en diferentes estados de la República, para exigir esclarecimiento de los casos de asesinadas, así como la implementación de medidas urgentes para erradicar la violencia feminicida en México.

Siendo mujer sufres más violencia, si además eres adulta mayor, si eres una mujer lesbiana, racializada, niña, pobre, con discapacidades, aumenta tu vulnerabilidad.  En un país como el nuestro donde trabajar las nuevas masculinidades, la deconstrucción del machismo en los hombres es un tema tabú es muy difícil que podamos erradicar la violencia de género.

Foto principal: Campo algodonero, las muertas de Juárez/Agencias