Vetagráfica, a 10 años del sueño de un espacio de arte anclado en un pueblo minero

Anuncio de Trump de aranceles a productos mexicanos, dispara dólar.
31/05/2019
Profesionalizarán a investigadores y cronistas
31/05/2019

Norma Galarza

Por Norma Galarza[author] [author_image timthumb=’on’]https://lacuevalobo.com/wp-content/uploads/2019/02/45275163_10215756911109403_1521174800884563968_n.jpg[/author_image] [author_info]Economista y aprendiz de periodista[/author_info] [/author]

Como corolario al arduo trabajo de Karina Lozano y Alberto Ordaz, los  gestores de Vetagráfica,  el Centro Cultural Ciudadela del Arte se une como sede  a la celebración de los 10 años de vida de ese espacio creativo

 Para los que hemos convivido con los dos personajes que gestaron este esfuerzo conjunto, sabemos que el camino para consolidar a Vetagráfica como un referente cultural en Zacatecas, no ha sido sencillo.

Karina,  gestora cultural, artista, contadora y  estudiante, es el motor que mueve el proyecto, la distingue su hiperactividad, planea, busca recursos, proyectos y alianzas que al final reditúan un impacto social: arrancar a más niños y jóvenes de las filas de  la delincuencia a través del arte.

 Alberto, notable artista gráfico, generoso y paciente maestro, combinaron talentos para consagrar durante esta última década,  una mancuerna excepcional a favor de la cultura en nuestro estado.

Un poco de eso se encuentra en cada una de las 100 obras de distintos artistas, entre litografías y  xilograbados que visten las paredes de la bóveda de la Ciudadela. Retazos de 100 almas -más dos- que trasmiten un cúmulo de sensaciones, y que hablan además de la constancia  y la perseverancia.

La exposición que se inauguró el pasado 24 de mayo, en el marco de la Feria Internacional del Libro, no quedará en pared. Ayer presentaron el catálogo que contiene textos y los trabajos de 100 artistas que a lo largo de éstos 10 años, ya sea en los talleres itinerantes de la Vetagráfica o en los pasillos de este centro cultural,  han convivido con los tutores de este espacio creativo  anclado en el Barrio de San Juan en el Municipio de Vetagrande, Zacatecas.

Las escaleras de roca, los muros de adobe y la piedra calcárea han visto desfilar a artistas de talla nacional e internacional como Ismael Guardado, Juan Manuel de la Rosa, Alfonso López Monreal, Pedro Valtierra, Susana Salinas, Jesús Reyes Cordero,  entre muchos otros personajes prestigiados, cuyas obras hoy engalanan la bóveda de la Ciudadela del Arte.

 También alumnos de los talleres, entre niños, jóvenes y adultos en proceso de aprendizaje, conforman la muestra temporal en ese emblemático centro cultural en la capital del estado que exhibe los trabajos realizados tanto en el taller del municipio minero, así como trabajos que resultaron de talleres nómadas como el que impartió Alberto Ordaz a hombres y mujeres presos.

 En alguna ocasión, escuché al artista gráfico decir  que enseñar arte a personas que habían perdido su libertad, había significado para él una de las mejores experiencias a lo largo de su trayectoria.

Y fue correspondido con creces. El resultado de ese trabajo es uno de los más bellos que contiene la muestra. Ahí, las y los habitantes del Centro de Readaptación Social (CERESO), en sus obras plasmaron una nueva forma de alcanzar la libertad por medio de la técnica de huecograbado, uno de los métodos artísticos que se pueden aprender en la Vetagráfica.

Si usted quiere empaparse un poco de las historias que cuentan cada uno de los artistas que participan en este muestra, y saber un poco más de los talleres que se imparten en ese lugar, no se pierda la expo; estará en ese recinto solo por un mes.

Fotos: (Norma Galarza) Parte de las obras  expuestas en el bóveda de la Ciudadela.