Ulises Mejía el alcalde “progre”

Guardia Nacional con mando civil, triunfo de la oposición: Claudia Anaya
21/02/2019
Entrega Ayuntamiento de Zacatecas más de 500 lentes a personas con deficiencia visual
03/03/2019

Norma Galarza

Por Norma Galarza Flores

En 2016 Zacatecas fue sede del histórico primer matrimonio entre personas del mismo sexo. Rodolfo Eduardo Flores Nava y Francisco Domínguez Galindo, legalizaron la unión de sus vidas, ante decenas de miradas curiosas y atónitas que ese día se dieron cita en las entonces recién inauguradas nuevas instalaciones de la Presidencia Municipal de la capital

Para lograr  ese derecho civil los contrayentes pasaron un calvario que terminó cuando se presentaron ante la síndico municipal Wendy Valdez Organista, quien oficializó la unión luego de que el Juez Rafael Pedroza  se negara a realizarla.

 Hoy a casi 3 años de ese enfrentamiento con la sociedad como señaló uno de los solicitantes en ese tiempo, y luego de que Ulises Mejía reiterase que la postura de que la administración que encabeza  es “progresista, incluyente y garante de derechos humanos”, varios personajes saltaron a medios para externar sus posturas ante el tema.

El máximo representante del clero en el Estado manifestó su preocupación, ante el hecho. También  el Frente Nacional por la Familia rechazó las declaraciones de Mejía Haro en torno a la bienvenida que dio a los matrimonios igualitarios, calificando dichas declaraciones de “tendenciosas y engañosas”.

¡Vaya! hasta el mismo Gobernador se posicionó en contra de lo defendido por el alcalde de la capital, dejando en evidencia que este tema es un factor de división entre una población dominada por dogmas y prejuicios.

En ese tenor, muchos se manifiestan en contra de algo que asumen como un “peligro para las familias” basando sus opiniones en ideas sin fundamento científico, pero con una carga explosiva de homofobia, además avalando la discriminación, una tara que yendo a las estadísticas ha sumado más cadáveres que la simple unión entre dos personas homosexuales.

Tampoco faltan los juicios viscerales de la Babel llamada redes sociales, unos a favor otros en contra, otros neutrales.  Respetables todas las opiniones siempre y cuando vengan de la sociedad, pero ¿Se imagina cual es la garantía de sus derechos cuando el Estado se niega a respetar uno que está avalado por nuestra Carta Magna? Ahí radica el peligro.

Un funcionario público que depende de nuestros impuestos, que representa a República, y que además, juró guardar la constitución, no tiene por qué coartar derechos, todo lo contrario, está obligado a garantizarlos.

De ahí que nuestro Gobernador en todo caso debió mantenerse al margen por su posición como representante de un poder público. Es respetable que él piense diferente que no esté de acuerdo en las uniones entre personas del mismo sexo, pero no se trata de creencias, sino de respeto a derechos.

 Usted se preguntará: bueno,  a esta economista y  aprendiz de periodismo,  ¿la parió la tierra?¿no tuvo familia o porqué es tan radical el muchos temas? Y yo le contestaré que no, que nací de un matrimonio tradicional, pero mis padres me enseñaron que el respeto a terceros no es una concesión mía sino una obligación.

También me enseñaron que los prejuicios son peligrosos, que en la decisión de dos personas adultas que no daña a nadie, la homofobia, el odio o cualquier opinión en contra, solo polariza a una sociedad polarizada de por sí.

En cuando a la decisión del alcalde de Zacatecas, me da esperanza de que vamos avanzando con una nueva generación de políticos que pese a toda la polémica creada alrededor de sus decisiones, y  aunque se pongan a mucha gente en contra, saben al final éstas son pensadas con la mira puesta en el bien de todos y cada uno de sus representados. ¿No cree?