Trump dio ‘golpe mortal’ al TPP al anunciar salida de EU

Murillo Ruiseco, contra la inseguridad, negación.
23/11/2016
Aprueba IEEZ procedencia del registro de Emilia Pesci como candidata Independiente
25/11/2016

Trump decide abandonar el acuerdo de París.
China promete mayor apertura ante incierto panorama de EU
Ni muro ni deportaciones en los 100 primeros días

Por Flavio Vidales/La Cueva del Lobo

En sus primeros 100 días no está México.
Trump anunció también las siguientes medidas:
Cancelar las restricciones a la producción de carbón y otras formas de energía que “eliminan puestos de trabajo”, y crear empleos bien pagados.
Pedir al Departamento de Defensa “que desarrolle un plan para proteger la infraestructura vital de EE.UU. de ciberataques y todas las otras formas de ataques”.
Al Departamento de Trabajo, le ordenará “que investigue todos los abusos de programas de visas” que afectan negativamente a los trabajadores estadounidenses.
Impondrá una prohibición para que los funcionarios del gobierno no puedan convertirse en cabilderos después de dejar sus cargos, por un periodo de cinco años.
Además, emitirá una norma para que por cada nueva regulación, se eliminen dos antiguas.
“Estas son algunos de los pasos que daremos para reformar Washington y reconstruir a nuestra clase media”, dijo Trump.
El esperado anuncio del presidente electo de EU, Donald Trump, de retirar al país del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) pone en entredicho la viabilidad del pacto, algo que venían advirtiendo los líderes de algunos de los socios.
Aunque la voluntad de Trump de salir del acuerdo ya había sido adelantada. La noche de este lunes en un vídeo de apenas dos minutos el presidente electo confirmó que entre sus primeras acciones tras ser investido en enero estará la de emitir una “notificación de intención para retirarnos del TPP, que es un desastre potencial para nuestro país”.
Con este anuncio, el presidente electo echó por tierra uno de los acuerdos comerciales internacionales más ambiciosos, y que suponía uno de los ejes de la política comercial del presidente saliente Barack Obama en su giro hacia Asia.
@transition2017 update and policy plans for the first 100 days. pic.twitter.com/HTgPXfPWeJ
— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 21 de noviembre de 2016
Las reacciones entre varios de los firmantes del pacto (Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam) no se hicieron esperar.
Uno de los más vehementes fue el Gobierno de Japón, que consideró que el acuerdo “no tiene sentido sin Estados Unidos”, ya que se trata de la primera economía mundial.
El equilibrio fundamental de ventajas (comerciales) se vendría abajo, y renegociarlo de la misma manera resulta imposible”, aseguró en rueda de prensa el ministro portavoz del Ejecutivo japonés, Yoshihide Suga.
En este sentido, se mostraron de acuerdo los analistas económicos que consideran certificada la muerte del TPP.
“Sí, lo está. En principio otros países pueden continuar sin EU., pero dudo que pueda navegar todo el complejo proceso doméstico de ratificación sin la recompensa del acceso al mercado estadounidense al final”, explicó Jacob Kirkegaard, investigador del Peterson Institute for International Economics, un centro de estudios en Washington.
El propio portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró que la retirada anunciada es “trágica” ya que supone “una oportunidad perdida” y tendrá “efectos negativos” para las empresas y trabajadores estadunidenses.
Es una verdadera pena. Es trágico y profundamente desalentador, ver cómo se da marcha atrás a estas políticas”, indicó Earnest en su comparecencia diaria.
Para el funcionario estadounidense, el anuncio de Trump implica además que la influencia de Washington en la cuenca del Pacífico queda reducida y abre la puerta a que China dé un paso al frente para impulsar sus propios acuerdos.
Desde luego, apuntó Kirkegaard, China “buscará ahora implicarse con el resto de Asia bajo la asunción de que EU. no es un socio económico de confianza para la región como previamente habían creído”.
El TPP, cuya negociación llevó más de seis años y se firmó a comienzos de 2016, debía ser ratificado aún por el Congreso de EU, algo que los líderes legislativos dijeron que no someterán a votación antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca.
Algunos de los miembros del TPP, no obstante, han tratado de mantener vivo el espíritu del acuerdo y han señalado su disposición a continuar.
Es el caso de Chile, cuya directora general de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), Paulina Nazal, aseguró que mantiene su apuesta por el Acuerdo Transpacífico después de conocerse la confirmación por parte de Trump de la retirada de su país de este tratado.
Asimismo, Australia señaló su intención de proseguir con la viabilidad del pacto comercial. El primer ministro australiano, el liberal Malcolm Turnbull, sostuvo que el TTP es un “importante compromiso estratégico” para los países firmantes.
Demócratas apoyan a Trump contra el TLC
El nuevo líder de la minoría demócrata en el Senado de Estados Unidos, Chuckl Schumer, oficializó su posición en pro de “absolutamente” rehacer el TLC, uniéndose así al presidente electo, el republicano Donald Trump.
Amenazan a EU sanciones por polución
México es uno de los países que se plantean imponer tarifas por contaminación por carbón a los productos estadounidenses importados, en caso del que el presidente electo Donald Trump decida abandonar el acuerdo de París.
China promete mayor apertura ante incierto panorama de EU
El presidente de China, Xi Jinping, prometió abrir aún más la segunda mayor economía del mundo durante un encuentro en Lima con los líderes del Asia-Pacífico, el cual busca encontrar nuevas opciones al libre comercio mientras Estados Unidos adopta una postura más proteccionista.
La cita del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) se realiza casi dos semanas después de que Donald Trump ganó la elección presidencial en Estados Unidos, prometiendo dejar en el congelador un ambicioso Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, conocido como TPP.
El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, que ya arribó a Lima, ha defendido el TPP como una forma de frenar el auge de China, pero su administración ha dejado de intentar ganar la aprobación del Congreso al acuerdo firmado por 12 economías de América y del Asia-Pacífico, que excluye al gigante asiático.
Sin la aprobación del Congreso de Estados Unidos, el acuerdo actualmente negociado no podría entrar en vigencia.
El mandatario chino está promoviendo en el foro una visión alternativa para el comercio regional, como la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por su sigla en inglés), un grupo amplio de 16 países que incluye a India pero no considera a los países latinoamericanos de la APEC como México, Chile y Perú.
“China no cerrará la puerta al mundo exterior sino que la abrirá más”, dijo Xi en un discurso en el foro APEC.
Con el TPP en agonía después de la sorpresiva victoria de Trump, las conversaciones de China sobre la RCEP son vistas como el único camino viable hacia la más amplia Área de Libre Comercio de Asia-Pacífico (FTAAP), a la que APEC aspira.
“Vamos a involucrarnos en la globalización económica y apoyamos la FTAAP”, afirmó Xi. “Vamos a asegurarnos de que los frutos del desarrollo sean compartidos”, agregó.
Poco después, el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, dijo que considera a Estados Unidos un importante aliado, pero destacó que en el nuevo contexto global China puede llenar el vacío que está dejando la mayor economía del mundo.

Trump dio ‘golpe mortal’ al TPP al anunciar salida de EU
Trump decide abandonar el acuerdo de París.
China promete mayor apertura ante incierto panorama de EU
Ni muro ni deportaciones en los 100 primeros días
Flavio Vidales

En sus primeros 100 días no está México.
Trump anunció también las siguientes medidas:
Cancelar las restricciones a la producción de carbón y otras formas de energía que “eliminan puestos de trabajo”, y crear empleos bien pagados.
Pedir al Departamento de Defensa “que desarrolle un plan para proteger la infraestructura vital de EE.UU. de ciberataques y todas las otras formas de ataques”.
Al Departamento de Trabajo, le ordenará “que investigue todos los abusos de programas de visas” que afectan negativamente a los trabajadores estadounidenses.
Impondrá una prohibición para que los funcionarios del gobierno no puedan convertirse en cabilderos después de dejar sus cargos, por un periodo de cinco años.
Además, emitirá una norma para que por cada nueva regulación, se eliminen dos antiguas.
“Estas son algunos de los pasos que daremos para reformar Washington y reconstruir a nuestra clase media”, dijo Trump.
El esperado anuncio del presidente electo de EU, Donald Trump, de retirar al país del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) pone en entredicho la viabilidad del pacto, algo que venían advirtiendo los líderes de algunos de los socios.
Aunque la voluntad de Trump de salir del acuerdo ya había sido adelantada. La noche de este lunes en un vídeo de apenas dos minutos el presidente electo confirmó que entre sus primeras acciones tras ser investido en enero estará la de emitir una “notificación de intención para retirarnos del TPP, que es un desastre potencial para nuestro país”.
Con este anuncio, el presidente electo echó por tierra uno de los acuerdos comerciales internacionales más ambiciosos, y que suponía uno de los ejes de la política comercial del presidente saliente Barack Obama en su giro hacia Asia.
@transition2017 update and policy plans for the first 100 days. pic.twitter.com/HTgPXfPWeJ
— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 21 de noviembre de 2016
Las reacciones entre varios de los firmantes del pacto (Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam) no se hicieron esperar.
Uno de los más vehementes fue el Gobierno de Japón, que consideró que el acuerdo “no tiene sentido sin Estados Unidos”, ya que se trata de la primera economía mundial.
El equilibrio fundamental de ventajas (comerciales) se vendría abajo, y renegociarlo de la misma manera resulta imposible”, aseguró en rueda de prensa el ministro portavoz del Ejecutivo japonés, Yoshihide Suga.
En este sentido, se mostraron de acuerdo los analistas económicos que consideran certificada la muerte del TPP.
“Sí, lo está. En principio otros países pueden continuar sin EU., pero dudo que pueda navegar todo el complejo proceso doméstico de ratificación sin la recompensa del acceso al mercado estadounidense al final”, explicó Jacob Kirkegaard, investigador del Peterson Institute for International Economics, un centro de estudios en Washington.
El propio portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró que la retirada anunciada es “trágica” ya que supone “una oportunidad perdida” y tendrá “efectos negativos” para las empresas y trabajadores estadunidenses.
Es una verdadera pena. Es trágico y profundamente desalentador, ver cómo se da marcha atrás a estas políticas”, indicó Earnest en su comparecencia diaria.
Para el funcionario estadounidense, el anuncio de Trump implica además que la influencia de Washington en la cuenca del Pacífico queda reducida y abre la puerta a que China dé un paso al frente para impulsar sus propios acuerdos.
Desde luego, apuntó Kirkegaard, China “buscará ahora implicarse con el resto de Asia bajo la asunción de que EU. no es un socio económico de confianza para la región como previamente habían creído”.
El TPP, cuya negociación llevó más de seis años y se firmó a comienzos de 2016, debía ser ratificado aún por el Congreso de EU, algo que los líderes legislativos dijeron que no someterán a votación antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca.
Algunos de los miembros del TPP, no obstante, han tratado de mantener vivo el espíritu del acuerdo y han señalado su disposición a continuar.
Es el caso de Chile, cuya directora general de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), Paulina Nazal, aseguró que mantiene su apuesta por el Acuerdo Transpacífico después de conocerse la confirmación por parte de Trump de la retirada de su país de este tratado.
Asimismo, Australia señaló su intención de proseguir con la viabilidad del pacto comercial. El primer ministro australiano, el liberal Malcolm Turnbull, sostuvo que el TTP es un “importante compromiso estratégico” para los países firmantes.
Demócratas apoyan a Trump contra el TLC
El nuevo líder de la minoría demócrata en el Senado de Estados Unidos, Chuckl Schumer, oficializó su posición en pro de “absolutamente” rehacer el TLC, uniéndose así al presidente electo, el republicano Donald Trump.
Amenazan a EU sanciones por polución
México es uno de los países que se plantean imponer tarifas por contaminación por carbón a los productos estadounidenses importados, en caso del que el presidente electo Donald Trump decida abandonar el acuerdo de París.
China promete mayor apertura ante incierto panorama de EU
El presidente de China, Xi Jinping, prometió abrir aún más la segunda mayor economía del mundo durante un encuentro en Lima con los líderes del Asia-Pacífico, el cual busca encontrar nuevas opciones al libre comercio mientras Estados Unidos adopta una postura más proteccionista.
La cita del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) se realiza casi dos semanas después de que Donald Trump ganó la elección presidencial en Estados Unidos, prometiendo dejar en el congelador un ambicioso Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, conocido como TPP.
El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, que ya arribó a Lima, ha defendido el TPP como una forma de frenar el auge de China, pero su administración ha dejado de intentar ganar la aprobación del Congreso al acuerdo firmado por 12 economías de América y del Asia-Pacífico, que excluye al gigante asiático.
Sin la aprobación del Congreso de Estados Unidos, el acuerdo actualmente negociado no podría entrar en vigencia.
El mandatario chino está promoviendo en el foro una visión alternativa para el comercio regional, como la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por su sigla en inglés), un grupo amplio de 16 países que incluye a India pero no considera a los países latinoamericanos de la APEC como México, Chile y Perú.
“China no cerrará la puerta al mundo exterior sino que la abrirá más”, dijo Xi en un discurso en el foro APEC.
Con el TPP en agonía después de la sorpresiva victoria de Trump, las conversaciones de China sobre la RCEP son vistas como el único camino viable hacia la más amplia Área de Libre Comercio de Asia-Pacífico (FTAAP), a la que APEC aspira.
“Vamos a involucrarnos en la globalización económica y apoyamos la FTAAP”, afirmó Xi. “Vamos a asegurarnos de que los frutos del desarrollo sean compartidos”, agregó.
Poco después, el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, dijo que considera a Estados Unidos un importante aliado, pero destacó que en el nuevo contexto global China puede llenar el vacío que está dejando la mayor economía del mundo.