Todo sereno en Davidlandia

Propone legislador prisión a quien provoque incendios
24/05/2022
Olimpia Coral Melo Cruz dará conferencia sobre Violencia Digital en Jerez
25/05/2022

Norma Galarza

  • Cifras alegres

  • Nada te turbe, nada te espante

  • Optimismo oficial

  • Otros datos

 

Cifras alegres.- No ha bastado el despilfarro de abrazos que las fuerzas federales de seguridad han repartido entre los grupos armados que se pasean impunemente a toda hora en cualquier municipio de la entidad. La población, la que convive cotidianamente con esa paz artificial que se sostiene en el libre albedrío de los criminales que pueden decidir cuándo matar y cuándo no, da cuenta de eso.   En  Fresnillo, Zacatecas, Guadalupe y otros municipios, se respira el peligro. El temor de que de un momento a otro empiece un enfrentamiento entre algunos de los cerca de 6 grupos del crimen organizado antagónicos que recorren las mismas calles que la Guardia Nacional o las policías municipales y estatales, es la constante. Es innegable el temor de que el destino coloque a cualquier ciudadano en el lugar y el momento equivocados. Lo mismo en las comunidades que las cabeceras municipales, los zacatecanos, deambulan con los sentidos alerta para en determinado momento, esconderse o en el peor de los casos, tirarse al suelo.  Empero, en Davidlandia, la Estrategia de Seguridad ya da resultados tan contundentes que ha sido necesario un despliegue mediático de aplausos, hurras y vivas. Repartir amor, vértebra de la estrategia para recuperar la paz a nivel nacional, muestra en nuestra entidad sus primeros beneficios, según interpretó el lunes el Secretario de Seguridad, Adolfo Marín Marín.

 Nada te turbe, nada te espante.- Es más, desde su óptica, que un niño de 3 años fuera asesinado en una iglesia de Fresnillo, “no es que sea alarmante, es una invitación, una llamada de atención, una advertencia que hacen los delincuentes”. No es alarmante para Marín Marín o para el Gobernador que están acostumbrados a la protección de elementos armados. Ellos pueden estar tranquilos. El resto de la población que se encomiende a Dios. El halo de intocabilidad de nuestro Secretario de Seguridad trasciende poderes ya que incluso existe la consigna de que ni siquiera el Legislativo lo toque con el pétalo de una invitación a comparecer.  En esa realidad alterna en la que conviven los emisarios de la Nueva Gobernanza no hay inseguridad. Desde diciembre que se instauraron las conferencias para hablar de resultados en seguridad, todas las cifras son escandalosamente optimistas. En Davidlandia donde vive el mandamás de la Seguridad estatal, no ofende a nadie que con prepotencia se pretenda señalar que se exagera cuando se exige que no se repitan hechos lamentables como la muerte del pequeño Caleb o la de los estudiantes de Nieves, Zacatecas.  No hay que olvidar que al final de cuentas los pobres delincuentes también son humanos. Y es que, los zacatecanos la hacemos de tos a la menor provocación. Tal vez es el interiorizado neoliberalismo, el conservadurismo o que somos nostálgicos del viejo régimen, por eso vemos el fracaso en la estrategia de seguridad.  No son ellos, somos nosotros.

Optimismo oficial.- Para muestra las cifras alegres. Omitiendo que en lo que va del sexenio pejista, han ocurrido, según el último conteo, 121 mil 141 homicidios dolosos, se dijo en la  Mañanera que  Zacatecas ya no forma parte de los 5 estados más inseguros del país. Según Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad Ciudadana del Gobierno de México. Está en el noveno lugar –aquí el lector llora de felicidad-, ya que de enero a abril, hubo ¿solamente?-escabrosa palabra en este contexto-, 439 homicidios dolosos. Algunos de esos datos fueron replicados por Adolfo Marín el mismo lunes. Fresnillo, el municipio en el que según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del INEGI,  el 97.8 de sus habitantes afirma sentirse inseguro, ya no es, porque el Santo Niño de Plateros obró  en los corazones de los delincuentes que decidieron bajarle al número de asesinatos. “El Mineral” ocupa ya el sexto lugar nacional en incidencia de homicidios dolosos. Los índices son del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y hablan de que la Mesa de la Construcción de la Paz que encabeza el Gobernador ya da resultados (Ajá). El problema es que las cuentas alegres no permean en la percepción social.

Otros datos.- Además ¿Cómo comparan entidades con mayor número de habitantes con Zacatecas, que apenas supera el millón 600?  Para medir la magnitud del fracaso, en Durango por ejemplo, ocurrieron 40 homicidios dolosos frente a los 439 que ocurrieron en Zacatecas, de enero a abril, 10 veces más aunque la población de esa entidad es 25 por ciento más numerosa que la de nuestro terruño.  Ilustra más nítidamente el fracaso en materia de seguridad, que en Yucatán con una población de 2 millones 321 mil personas (casi el doble que nuestro estado), registró 12 homicidios dolosos colocándose en el último lugar de la lista.  Podrán justificar que por ser el corazón del país y un punto nodal que conecta a las regiones más importantes, la criminalidad nos eligió para hacer su agosto. Sin embargo, las justificaciones no consuelan a la gente que vive en la zozobra a diario. Los otros datos, que publicó el pasado lunes el diario NTR en su versión virtual,  acusan que solo en el mes de abril, si se compara con ese periodo en 2021, el homicidio doloso aumentó en 19 por ciento. De 100 víctimas que se registraron el  año pasado, subió a 119 este 2022.  También se registró un incremento del homicidio doloso en abril respecto a marzo de este año. Pero, no le quiero aguar la fiesta a nuestro Gobernador porque seguramente le dará mucha tristeza. Mejor hay que creer que lo que dice Marín Marín es una verdad incontrovertible.  Hay que tener fe.

 

De Salida

Qué raro que si Zacatecas es el paraíso pacífico que dice la súper poderosa Nueva Gobernanza, David Monreal haya acudido a al municipio de Tabasco más blindado que camioneta de valores. Algo no concuerda.