Tello, Monreal, De León, Narro y Flores: ¿hechos o retórica?

Con más obras de infraestructura celebra Villanueva 354 de fundación
04/02/2016
Miguel Torres, más obra
10/02/2016

Por Norma Galarza Flores

ALEJANDRO TELLO Y DAVID MONREAL, LOS RATIFICADOS.- No cabe duda que la retórica es el analgésico más fácil de recetarle al pueblo cuando exige resultados, sin embargo en éstos tiempos preelectorales las promesas vacías pueden servir como paliativos, pero estamos mutando a una sociedad que ya no se conforma con promesas. Eso queda claro luego de escuchar las reacciones de la gente después de los eventos dónde se ratificó a Alejandro Tello como candidato para la Gubernatura por el PRI al igual que a David Monreal por Morena. Ambos candidatos, montados en refritos discursivos, estrategias mercadotécnicas de culto a la personalidad se venden como productos (ya no, novedosos), y hacen las promesas justas que el pueblo ávido de fe en la clase que representan, quiere escuchar.
ALEJANDRO TELLO.- Con la bandera discursiva de honradez, trabajo, sencillez, y la austeridad, Alejandro Tello, acudió al evento donde sería ratificado como el representante del priismo zacatecano para la gubernatura, lanzando pedradas a la actual administración como la de “mi familia estará muy cerca de mi corazón, pero lejos de mi decisión” y recalcando “mi esposa, mis hijos, mis padres, hermano, así como familiares y amigos, están siempre cerca de mí, pero nunca tomando las decisiones que al gobernador del Estado le competen”. Ante la ausencia notoria de Miguel Alonso Reyes, “el primer priista de la entidad” (como le decía José Olvera) a quien sin duda se quieren sacudir, Tello, usó un discurso para el cual no tiene respaldo en los hechos. ¿O acaso ya se le olvidó el pago que denunció el también Senador, pero por el PAN Javier Corral, por aprobar las famosas Reformas Estructurales? Vaya, vaya…

 

IMG_7017
DAVID MONREAL.- El también Senador con licencia David Monreal Ávila, prometió, hacer una revisión profunda de la finanzas del estado y amenazó: “Quien se haya atrevido a robar el dinero de Zacatecas tendrán que enfrentar las consecuencias legales y el castigo del pueblo”, “Aquí está la esperanza de Zacatecas se respira un aire y sentimiento de cambio, este movimiento va a distribuir justamente la riqueza, dará oportunidad a los jóvenes de cristalizar sus sueños”. Es evidente que en el discurso cuya carga emotiva casi me hizo llorar, hace falta, que el candidato nos diga las estrategias que seguirá en caso de llegar a la gubernatura, ¿cómo hará para distribuir justamente la riqueza? ¿De verdad castigará a los que robaron a Zacatecas?

1604479_1967463173478875_6917641271182058451_n
De León y Narro, ¿Unidad?- Mientras tanto, los panistas y perredistas no logran ponerse de acuerdo en quien encabezará la candidatura a Gobernador. En evento convocado por Pedro de León y José Narro, se encargaron de confundir más a la audiencia luego de formalizar un juego de “unidad” entre ellos. Mientras Pedro de León, enfundado en un abrigo amarillo cegador y mostrando su eterna y estudiada sonrisa, cuenta con la aprobación de Camerino Eleazar Márquez, líder de la corriente priista dentro del PRD, José Narro, hombre experto en manejar gente, estaría dejando implícito que en caso de no ser candidato levantará la mano del cuñado del gobernador. Si eso sucede, los perredistas Rafael Flores y Miguel Torres ¿Se unirán a su campaña o se irán a MORENA, dónde reciben, como lo dijo el altísimo señor de Macuspana, “a todo aquel que se arrepienta”? Veremos…
¿Y la 3 por3?.- Es evidente que más allá de la retorica, los discursos cargados de emoción, los aplausos efusivos, es necesario que los aspirantes nos demuestren con hechos su “dizque” disposición a combatir la corrupción, la impunidad y todas esas taras que nos atrasan como sociedad. Como ciudadana, exijo que por lo menos los aspirantes hagan públicas sus declaraciones de ingresos, impuestos e interés. Además, de presentar una plataforma política que aterrice con la realidad de los zacatecanos. ¿O no nos merecemos eso? Usted juzgue.