Talón de Aquiles: el fuero

Minería en Zacatecas, la deuda social.
05/10/2016
85 años de la Banda de Música del Estado
07/10/2016

Discrepancia en el universo a favor.

Flavio Vidales/La Cueva del Lobo

En el concierto a favor de eliminar el fuero, siempre habrá un prietito en el arroz o voz de alerta.

Aquiles González con su experiencia como legislador y procurador, además de académico se pregunta:

¿Es de verdad el fuero causa de la corrupción? ¿O esa idea es en realidad un distractor echado al aire por el propio Gobierno Federal? ¿Eliminado el fuero se acabaría la corrupción, al igual que muerto el perro se acabó la rabia?

Responde: Nada más falso que la corrupción sea consecuencia del fuero.

Explica en su óvolo del 011016 en La Jornada.

El fuero es una prerrogativa constitucional de que gozan todos aquellos electos mediante voto popular, a fin de que no sean privados de su libertad, en tanto no sean desaforados mediante juicio de procedencia que implementa la legislatura, ya sea federal o local. O sea que el fuero no es impunidad. Tampoco es renunciable y es inherente al cargo. El cargo igual, no es renunciable, aunque  puede ser motivo de licencia.

El procedimiento de desafuero no tiene problema:

La Procuraduría General de la República (llamada hoy fiscalía en imitación al Sistema norteamericano), o alguna de los estados, según se trate de delito federal o del fuero común, solicita a la legislatura respectiva instaure el procedimiento para desaforar al servidor público que, de acuerdo con  la carpeta de investigación pudiera ser responsable de algún ilícito. Es todo, se analiza y se vota.

Si procede el juicio, el servidor público queda sin fuero y sin cargo. Con todas las condiciones para que sea detenido y puesto a disposición de la autoridad jurisdiccional. De aquí que, insistimos, el fuero no es impunidad.

La razón del fuero es de origen histórico, es una protección al servidor público, principalmente a diputados y senadores, para que libremente emitan sus opiniones, aún aquellas que lo confronten con los gobernantes. Con el poder. Para que defiendan la Nación y su gente frente al gobernante arbitrario. Sin el fuero, Muñoz Ledo no hubiera tenido posibilidad de interpelar al Presidente de la República ni de sus críticas profundas al régimen.

Durante el gobierno de Vicente Fox se instauró, a petición de la Procuraduría General de la República (y obviamente por instrucciones de Fox), juicio de procedencia en contra de Andrés Manuel López Obrador, ante la Cámara de Diputados. Aunque el resultado fue en el sentido de desaforar al Jefe de Gobierno, la publicidad del procedimiento y lo arbitrario de este, motivaron fuerte protesta social, indignación y protección ciudadana. Fox se vio obligado a recular. De no haber gozado de fuero constitucional, es indudable que López Obrador hubiera sido detenido y enviado a alguna prisión de Sonora o de máxima seguridad. El fuero dio tiempo a la organización social.

La campaña contra el fuero

Lo resume María Amparo Casar (051016 Excélsior: Debilidades institucionales

Hace algún tiempo se hablaba de que México era un estado fallido. Después se ha hablado de un México débil y más recientemente de un México fragmentado y sin rumbo. No está claro con qué adjetivo se debe calificar al país, pero hay un conjunto de hechos que resultan incomprensibles cuando se piensa que la economía mexicana ocupa el número 15 de entre las economías en el mundo.

En procuración de justicia ocupamos el lugar 79 de 102 países, somos el segundo país con más altos niveles de impunidad, en corrupción estamos en el lugar 95 de 168, en derechos de propiedad en el 84 de 138. En desigualdad calificamos en el número 34 de 35 países de la OCDE. Si nos medimos con los países de América Latina la situación no es mejor. En aprecio a la democracia somos el décimo segundo lugar y en violación a los derechos humanos en el primero de 35 naciones (CIDH).

Debilitar las instituciones para que no quede ni una voz que defienda a la patria. La guillotina penderá sobre el cuello de todo aquel que tenga una idea distinta al concierto universal. Es el fin de la pluralidad. Estarán en los tribunales todo aquel que alce la voz.