Sin Cero 5.0. Cuando veas algo mal cámbialo, cuando veas algo bien, ni le muevas

MAR pone en disyuntiva a Tello y al PRI Nacional.
19/09/2016
Mantiene Tello cercanía con los fresnillenses a través de oficina para audiencias y atención ciudadana
21/09/2016

Por Alberto Campos “Fushe”

En estos días mientras se asientan los cambios y movimientos del gobierno entrante, se escuchan varias voces en relación a gobernar diferente, ¿Qué es en realidad gobernar diferente? Esta pregunta surge frecuentemente en las diferentes mesas.

En la sociedad se percibe este ánimo renovado del Gobernador Alejandro Tello en cambiar la política y la forma de hacer política y tiene hasta cierto punto un voto de confianza de la sociedad.

Hemos visto cambio de titulares en casi todas las secretarias y órganos descentralizados gente como él ofreció; joven, con talento y que ciertamente nos tendrán que regalar lo mejor de ellos mismos para consolidar y avanzar en este trayecto de convertirnos en un Estado vigoroso y productivo en materia de equidad social y económica, sin olvidar el tema de la seguridad.

Sin embargo mi reflexión es ¿Cómo va a ser el modelo diferente de gobernar? Apunto varias reflexiones: ¿Cómo hacerlo con la misma gente que opera durante años en diferentes direcciones, jefes departamentales y hasta porque no, recomendaciones especiales que en nada contribuyen al buen ánimo y trabajo  del Ejecutivo?

¿Que hace suponer que los actuales directores saldrán adelante con las tareas que antes no fueron capaces de trabajar por su Estado durante la pasada o pasadas administraciones?

Muchos son capaces y su trabajo es de reconocer, pero en otros es verdaderamente un programa de Chabelo, Viruta o Capulina, cuando quieren ejercer un liderazgo como encargados de algún área. Cuando en su antigua posición ni el teléfono contestaban a su jefe, ¡qué barbaridad!.

El servilismo y alusión puede ayudarles –si a alguien que no pudo con su responsabilidad lo creces, no incrementas el nivel de de responsabilidad, sino el nivel de estupidez-.

En estos días he visto como aplica la célebre frase “viva el Rey, muera el Rey” y es muy curioso ver a la gente que ayer se desgarraba por defender a un gobernante hoy hablar pestes de él.

No creo que gente con estos escrúpulos y valores personales puedan hacer mejor las cosas para mi querido Estado.

Una frase:  “jamás una mala persona será buen funcionario”

Nos leemos hasta la próxima