Si eligen a Pedro de León en el PRD y a Roberto Luévano en el PRI, ¿le quieren pavimentar el camino a David Monreal?

¿Por qué Carlos Salmón sí y Clemente Velázquez Medellín no?
12/01/2016
La misión fallida
14/01/2016

Por Norma Galarza Flores

 

Con trampas, así es como han actuado los impulsores de Pedro de León Mojarro, al pretender imponerlo como candidato de la Alianza PRD-PAN. Pero ¿No habrán pensado que su estrategia de perpetuación alonsista en el poder, lo único que les va a traer, es facilitarle el camino a David Monreal?, la actitud de los perredistas-alonsistas, basada en la cerrazón y la sin razón, que exhibe una ambición desmedida, vendrá sólo a perjudicar y darle el tiro de gracia al perredismo local.

Miguel torres rosales
MIGUEL TORRES.- Y con trampas es como buscan frenar a Miguel Torres, ya que los promotores de De León, basándose en artimañas muy corrientes, quieren bajar a toda costa del tren de los aspirantes al “profe”, acusándolo de no haber cumplido con las cuotas normativas del PRD, situación que tuvo que aclarar el propio precandidato, con pruebas físicas. Miguel Torres, cuya aceptación como posible candidato a gobernador va en franco ascenso en todo el Estado, y a quien las encuestas ubican arriba del cuñado tramposo del Gobernador, acusó en días pasados, (no literalmente, off course) que el perredista Camerino Márquez (dueño de media ciudad peluche) funge ahora como un vulgar sicario (por aquello de que hace el trabajo sucio) del gobierno de Miguel Alonso.
PEDRO DE LEÓN, DÉBIL ANTE DAVID MONREAL.- Que alguien me explique entonces la estrategia de la alianza PRD-PAN, porque de ungir a Pedro de León como candidato se estaría pavimentando el camino a David Monreal para la gubernatura. ¿Todos con David Monreal? Así con esta estrategia cegatona, de elegir a Pedro como sucesor de Jesús, digo de Miguel, hablaría de que se alinean los astros para que el próximo sexenio David encabece la gubernatura. ¿Coincidencia?
¿Y EN EL PRI?- El surgimiento repentino de Roberto Luévano como aspirante a la candidatura del PRI para gobernar el Estado, es otra señal de que ciertos priistas se la quieren dejar fácil a David Monreal. Roberto Luévano quien tiene sumido a Guadalupe en el abandono “en grande” no tiene ni la trayectoria ni el peso (gracias al doctor de Millar) político, para encabezar un proyecto de esa envergadura. Los que andan candidateando a Luévano dan la imagen de que en el PRI les faltan canicas o la selección de precandidatos es al “tín marín” y con los ojos cerrados. En el PRI, el único de los aspirantes que puede dar una pelea digna es sin duda Fito Bonilla, por lo que representa y además del poder mediático que encabeza. Pero allá los priistas y sus postulados.