Senado aprueba disminuir el uso de plaguicidas de alta toxicidad, en el campo mexicano

¿Se echa abajo la vaquita electoral de diputados?
01/04/2019
Jehú Salas atiende a maestros de tiempo completo
02/04/2019

Norma Galarza

Por Leobardo Bautista 

Tamaulipas, Chiapas, Colima, Tabasco, Sinaloa, Jalisco, Puebla, Veracruz, Nayarit, Michoacán, Sonora, Estado de México y Baja California son los estados con mayor uso de plaguicidas, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Más del 60% del sector agrícola utiliza plaguicidas, es decir, anualmente existe un uso de 55 mil toneladas de pesticidas y 7 mil toneladas de envases vacíos.

México actualmente tiene más de 180 sustancias permitidas, que a diferencia de otras naciones están prohibidas por sus altos niveles de daños a la salud, al medio ambiente, pero además repercuten al suelo de forma irreparable.

Las consecuencias son las muertes e intoxicaciones agudas, deterioro reproductivo, malformaciones, y cánceres que afectan a los trabajadores agrícolas o a toda persona expuesta a estos químicos.

Lo preocupante es que los plaguicidas no tengan una regulación, tampoco cuenten con una vigencia y como resultado es la venta libre e indiscriminada de estos productos en el mercado, esto a pesar de que la importación de plaguicidas para la distribución, venta, aplicación, fabricación y el envasado, está sujeta a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), para hacer cumplir con la legislación sanitaria vigente, sin embargo, los resultados en las medidas implementadas son muy pobres.

Por lo anteriormente expuesto a la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Cámara Alta, que preside el zacatecano José Narro Céspedes, se le turnó el Punto de Acuerdo que exhorta a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), en el marco del “Día Internacional del No Uso de Plaguicidas”, que por cierto se celebra cada 3 de diciembre de cada año, en conmemoración de la tragedia de Bophal, India, tras la explotación de una planta y causar la muerte de más de 16 mil personas, a establecer a una estrategia en la disminución paulatina al uso de plaguicidas de alta toxicidad en el campo mexicano.

Por lo que, en una reunión en Comisiones, los legisladores por unanimidad aprobaron hacer el llamado al Titular de la SADER, Víctor Villalobos Arámbula a reflexionar el uso de agroquímicos y el depósito de los envases, que han generado graves y desastrosos desequilibrios en los ecosistemas, con una tendencia alarmante en la contaminación de suelos, aire, cuencas de aguas, alimentos destinados para el consumo y hasta la salud de los productores y consumidores.

Las medidas extras que se deberán implementar, es informar sobre la fabricación de agroquímicos con altos contenidos de clorpirifos y el endosulfán que están prohibidos en los países con alto desarrollo en el campo, como Europa y Estados Unidos.

México no se puede quedar atrás, porque el campo sigue vivo, y hoy está marcando la agenda del Presidente de la República.