Relaciones tóxicas

Regalan alimentos al personal médico del Hospital General de Jerez
28/04/2020
Informan sobre dos casos de Covid-19 más en el Estado
29/04/2020

Norma Galarza

  1. La relación tóxica entre AMLO y Tello

  2. Ya no soy tu pendeja

  3. Diputados avaros

  4. La “generosidad” del diputado panista  Edgar Viramontes

La relación tóxica entre AMLO y Tello.- No cabe duda que la relación de Alejandro Tello con López Obrador es un ejemplo de relación tóxica.  Y es que la federación  primero trae al mandatario estatal como pelotita de beisbol y luego, de buenas a primeras, los detalles tiernos.  La toxicidad se ha notado desde que la 4T tomó las riendas del poder, dando coscorrones recurrentes y lo que es peor, aplicando violencia económica al regatear el recurso público con singular énfasis. El trato presidencial con la administración del priista no ha sido el mejor. Los jalones de orejas han sido constantes y Alejandro Tello se volvió experto en apechugar, como abnegada esposa.  La última vez que exhibieron al góber fue la de señalar a Zacatecas como una de las dos entidades donde menos se respeta la cuarentena. Antes, lo tildaron de mostrar  desinterés en el tema de la seguridad y no acudir a las reuniones.

Ya no soy tu pendeja.- No obstante, Alejandro Tello siempre ha respondido, en el último agravio su respuesta fue un poco más enérgica. El góber se cansó de que AMLO exhiba su administración como el granito negro en el arroz nacional, ¡Vaya! Incluso muchos trabajadores de la administración estatal, señalaban que ese afán de la federación de estar señalando a Zacatecas parece cuestión personal. Máxime cuando quien encabeza los destinos de esta entidad ha mostrado disponibilidad con el gobierno del Peje para acatar los programas como el  INSABI, tan repudiado en otras entidades. Pero tal parece que para López, no bastan las pruebas de amor. Pese a que Tello le ha solapado todas sus ocurrencias, el gobierno de la República tomó a la administración estatal actual, como su bola de boxeo. Pero Alex se cansó y exige que al menos en el rubro de no cumplir la medida de quedarse en casa, le comprueben los dichos. Tello, ahora sí como Homero Simpson exigía una satisfacción -aunque no retó a un duelo, por su puesto, sólo eso le faltó-. El gobierno federal aludió a San Google, como el culpable de esa última afrenta. Luego de esa rispidez, vino la muestra de interés  al darle un respiro económico a administración tellista al soltar los recursos públicos. ¿Así o más tóxicos?

Diputados avaros- Si nuestros diputados tuvieran al menos una pizca de vergüenza y voluntad con la sociedad,  dejarían la mezquindad que ha sido su símbolo, y se mocharían para apoyar al personal suplente de los servicios de salud que se las está viendo negras ante la contingencia sanitaria. Y es que si las y los diputados de la 63 Legislatura, quienes identificaron la prudencia como laborar al mínimo posible durante esta pandemia, se les prendiera el foco de la conciencia, destinarían las ahora recategorizadas herramientas legislativas a las y los trabajadores de la salud suplentes. Pero no, tal parece que a los legisladores, que al final del día se embolsan millones de pesos del erario, no les causa empatía el hecho de que quienes se enfrentan al Coronavirus en la primera línea, reciban solo 180 pesos por guardia y además sin protección porque el Gobierno no los contempló para apoyarlos con equipo de trabajo básico para evitar ser contagiados.  Tal parece, que los 30 personajes que ocupan el Congreso del Estado desde 2018, son tacaños y muy ambiciosos. Quizá saben que difícilmente la gente volverá a votar por ellos.

El “generoso” Edgar Viramontes.-  Bueno y ya que hablamos de tacaños, no cabe duda que las palmas se las lleva Edgar Viramontes Cárdenas.  El diputado que eligieron los habitantes de Tabasco Nochistlán, Jalpa y demás municipios que conforman el distrito XIII, quien ha hecho gala de su “generosidad” en Facebook. Y no piense que se le ve mandando apoyos casa por casa, o ha sacado algo de su jugoso cheque para apoyar a los Servicios de Salud, o a los ciudadanos en vulnerabilidad económica, no, el “generoso” diputado panista a lo más que ha atinado es a prodigar consejos sobre el uso del cubrebocas desde la comodidad de su casita.

Y es que, mientras el ingreso familiar de quienes lo eligieron para que los representara en la curul se ve mermado ante la inactividad obligatoria, el ocupante ocasional del Congreso Estatal piensa que con dar clases de para qué sirve el cubrebocas ya salvó a sus votantes. ¡Qué agarrado! Al parecer no  solo se parece físicamente al Sr. Burns de Los Simpson, sino también en lo tacaño. En fin, así las cosas, feliz miércoles.