¿Quién asesora a Enrique Peña Nieto?

Agente 007 al estilo Peña Nieto
12/03/2015
MIRREYNATO DE RICARDO RAPHAEL UNA RADIOGRAFÍA SOCIAL DE MÉXICO
22/03/2015

CAZD953UQAAvXyA

 

Por Norma Galarza Flores

Los hechos recientes que han comprometido de forma escandalosa la credibilidad de Enrique Peña Nieto al frente del poder, ponen en  manifiesto la incapacidad de Aurelio Nuño, jefe de su equipo de asesores, quien ha demostrado que no tiene  talento para ayudar a “calmar las tormentas” y la avalancha de opiniones en contra de la familia presidencial, que han provocado daños en la imagen de Peña, que han impactado no sólo en el ámbito local sino internacional, colocando al mandamás de los Pinos como un sujeto cuya aceptación se vino a pique en tiempo récord, ya que a tan sólo dos años de haber asumido el puesto, carga en su espalda la desaprobación de más de la mitad de los mexicanos de acuerdo encuesta realizada por la empresa Parametría y  no conforme con eso, el Presidente, se ha obstinado en incrementar la cifra.

Peña Nieto, no ha tenido un grupo de asesores avispados que le ayuden a tomas buenas decisiones en el manejo de su imagen,  el error terrible  de “mandar” a Angélica Rivera a aclarar la propiedad de una casa muy Blanca, pero de obscura procedencia, fue el primer desacierto. En aquel “video viral”  la Primera Dama evidenció su falta de tablas histriónicas al interpretar a una mujer “ofendida” por las acusaciones y cuyo rictus encabronatus causó indignación y provocó un oleaje de memes en redes sociales que, contrario a mejorar la imagen de la pareja,  incrementó la incredulidad de los mexicanos hacia la limpieza de las acciones presidenciales.  Pero las cosas no han parado ahí,  cuando parecía que este “tropezón” se esfumaba de la memoria colectiva,  el Presidente y su equipo se equivocan otra vez, porque reactivaron el conflicto, al presionar a MVS para que sacara del aire a Carmen Aristegui y “curiosamente” a dos de los colaboradores involucrados en la investigación “Casa Blanca”.

La reacción lógica a este conflicto (y cualquiera debió intuirlo) era dejar las cosas por la paz y esperar a que se calmaran los ánimos para empezar la vendetta que recordemos, es un platillo que se come frío,  pero como ni Presidente ni sus asesores saben usar la lógica, decidieron cobrar pronta factura a la periodista encargada de destapar las maniobras sucias de la familia presidencial.

Tal vez el Presidente no sabía las dimensiones que tomaría esta decisión, la empresa MVS, sí, porque el premio a su desprestigio virtual será la concesión para un canal de Televisión de 700 mhz, además de contratos millonarios con Gobierno Federal  por concepto de publicidad. Mientras tanto, para Peña es otro duro golpe a su herida popularidad. ¿El colmo? “mandar” a la SEGOB a aclarar que el despido de Aristegui y compañía, se trató solamente de un pleito entre particulares, y ahí vuelve a surgir la duda ¿Qué tiene aclarar Presidencia si es asunto entre particulares? Además, para demostrar que las neuronas de los asesores de Presidencia siguen sin hacer sinapsis, el hecho de elegir a Paty Chapoy como “vocera” presidencial le restó toda la seriedad que implica, ¿Por qué no López Dóriga?

Lo que es urgente es la necesidad de que el presidente despida a Aurelio Nuño de su equipo de “asesores” o deje de hacer las cosas como se lo ordena la víscera… A menos que le importe, claro.