¿Qué pasó con Jorge Ramos?

Veracruz sobresale en producción de naranja
16/04/2019
Entregan apoyos del Gobierno Federal en Melchor Ocampo
16/04/2019

Norma Galarza

Por Roberto Sandoval

Pasa que fue un buen reportero en su juventud y un exelente corresponsal de conflictos armados en distintos países del mundo, hoy quizás y de manera radical busca el rating que está perdiendo, pero no por él, sino por la filial de Televisa, Univision y otros medios que ahora le están dando la espalda y poniendo presión por perder la escencia al dejar de ser veraz en su trabajo, por caer de la gracia en millones que lo admiraban tanto por su buen desarrollo.

Tal parece que Ramos ya se va enfrascar en un lado obscuro, uno que le da un giro radical a su anterior y excelente trabajo, y me refiero precisamente el que hacía antes de debutar con su falso y equivocado trabajo con la hambruna fabricada en un vídeo de Venezuela.

Es una predicción casi certera que Ramos se enfocará en molestar al actual Presidente de Mexico, ya sea porque resbaló al fango sin querer o simplemente porque Estados Unidos le van a pagar bien por hacer el trabajo sucio, ese que nunca se le había conocido, pues Jorge Ramos era considerado uno de los 25 hispanos más influyentes del país vecino, donde ganó ocho premios Emmy y estuvo en la portada de la revista TIME dedicada a las 100 personas más influyentes del mundo.

La revista Latino Leaders decía que era uno de los 10 latinos más admirados en Estados Unidos y de los 101 líderes de la comunidad hispana.

People en Español lo incluyó en su lista de los 100 latinos de mayor influencia en Norteamérica. En sus años de oro Ramos cubrió cinco conflictos bélicos (El Salvador, el Golfo Pérsico, Kosovo, Afganistán e Irak), numerosos eventos históricos –los actos terroristas del 11 de septiembre del 2001, la caída del muro de Berlín, el fin del apartheid en Sudáfrica, la desintegración de la Unión Soviética, cumbres iberoamericanas, movimientos guerrilleros en Chiapas y centroamérica, elecciones en casi todo el continente y desastres naturales.

Participó en varios debates presidenciales. Ha entrevistado a algunas de las figuras políticas y culturales más importantes de nuestros tiempos; como Barack Obama, Bill y Hillary Clinton, George W. Bush, George Bush, John Kerry, Mitt Romney, John McCain, John Edwards, Al Gore, Fidel Castro, Hugo Chávez, Calderón, Fox, Zedillo, Salinas de Gortari, subcomandante Marcos, Uribe, Pastrana, Samper, Correa, Menem, Gaviria, Octavio Paz, Isabel Allende, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Alejandro Toledo, Alan García, Lucio Gutierrez, Hipólito Mejía.

Ramos ha publicado trece libros, digamos un promedio de los que ha escrito López Obrador, a diferencia de que los de AMLO son exclusivamente de Historia, Política y Economía.

En conclusión; Por esta tierra tenemos que ir derechito hasta el último día de nuestra existencia, de lo contrario se pueden derrumbar resistentes castillos de roca construidos con todo el amor del pueblo. Que el hambre de poder no contamine la esencia de las virtudes más preciadas, que el ego no sobrepase los límites.

Si Ramos quiere reivindicarse tendrá que alejarse de los malos y seguir siendo un crítico objetivo, congruente con sus señalamientos y consciente de que por ejemplo; los males construidos en casi un centenar de años, no se van a componer en meses.

Ramos ya no está para hacer cuestionamientos tontos, el trabajo sucio de chayoteros ignorantes y baratos, es como descender de un trono a ser un pobre mendigo por gusto, no va con el, y mucho menos atacando a un gran hombre con una calidad moral intachable, el único que lleva casi 40 años luchando por nuestras tierras y derechos.

Es cuanto con mi columna semanal para la Cueva del Lobo, espero sea de su agrado y sí aquí sale algún ofendido, pido una sincera disculpa, yo no soy mas que la voz y el sentir del pueblo. . . Saludos fraternos.