¿Qué implica para el ciudadano común la baja calificación que dio la agencia Standard and Poor’s (S&P) a Pemex, la CFE y al Gobierno de AMLO?

Ajedrez político, el destino de Morena en Zacatecas
12/03/2019
A 2 años y medio del Gobierno de Alejandro Tello, lo bueno, lo malo y lo feo
13/03/2019

#Artículo Especial

Por Pilar Pino Acevedo[author] [author_image timthumb=’on’]https://lacuevalobo.com/wp-content/uploads/2016/08/IMG-20160809-WA0001.jpg[/author_image] [author_info]Economista [/author_info] [/author]

Leemos en periódicos y revistas especializadas en temas económicos y financieros que México está por perder inversiones y que para retenerlas el Banco de México tendrá que subir la tasa de interés de referencia. Esto, los economistas coinciden, impactará encareciendo los créditos bancarios, la menor circulación de moneda y en menor inversión de empresas mexicanas, además de un retroceso del peso respecto al dólar.

Hace semanas, la calificadora Estandar and Poor’s (S&P) Global Ratings redujo la perspectiva de calificación para México de estable a negativa, ante  el posible escenario de  bajo crecimiento económico, así como por la falta de confianza de inversionistas y el plan del sector energético anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador de invertir en refinerías y no de encontrar nuevos yacimientos de petróleo.

Postura del gobierno federal

Luego de que la calificadora Standard and Poor’s (S&P) pasó de estable a negativa la perspectiva de la nota soberana de México ante la posibilidad de un menor crecimiento económico y mayores pasivos contingentes derivados del nuevo gobierno, el Presidente Andrés Manuel, afirmó el martes pasado que las agencias calificadores están castigando al país por la política neoliberal de los últimos 36 años. Cuestionando además, que no bajaran la calificación ante la corrupción que dominaba en esas instituciones.

AMLO, fiel a su discurso insistió en culpar del fracaso a la política neoliberal y aclaró que a su administración le toca pagar los platos rotos por la ineficiente política económica.

El mandatario cuestionó las calificaciones positivas que dio la S&P a México en el pasado, durante la época tecnócrata (1988-2018). “Neoliberalismo es sinónimo, en el caso de México de corrupción, de robo y tanto Pemex como la CFE fueron las empresas más saqueadas, no solo de México, diría, (sino) del mundo”, dijo el presidente sin dar ejemplos o cifras al respecto.

En ese mismo sentido, el miércoles pasado, trascendió que el Senador de Morena  Salomón Jara  presentaría iniciativa para que la Comisión Bancaria y de Valores (CNBV) revoque de manera obligatoria la autorización para agencias calificadoras que atenten contra la estabilidad financiera del país. El resultado, una ligera devaluación del peso, aunque al final la propuesta fue desechada.

Pese a que el presidente no apoyó la iniciativa del legislador y afirmó que será respetuoso con el trabajo que realizan las calificadoras y que el gobierno de México está abierto al escrutinio internacional, este jueves el valor del dólar se acercó a los 20 pesos por unidad.

En este sentido, la postura del coordinador de senadores de Morena Ricardo Monreal (ex gobernador de Zacatecas) fue de rechazó a la iniciativa de Jara que nunca se presentó y refrendó su respeto al trabajo de las calificadoras.

Cabe destacar, que tan solo ese movimiento provocó nerviosismo en los mercados y la ligera caída del peso respecto del dólar impacta directamente en el poder adquisitivo de las familias ya que  disminuye nuestro poder de compra. Por lo que los poderes deberían cuidarse de que trasciendan este tipo de notas. Y es que las fluctuaciones del peso frente al dólar afectan nuestros bolsillos ya que si Tenemos el mismo ingreso, pero el precio de las mercancías incrementa su valor. Los y las ciudadanas de a pie lo empezaremos a notar, porque ya no nos alcanza con lo mismo que antes.

Situación en la Bolsa Mexicana de Valores

Según datos publicados en el periódico el economista, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) operó con pérdidas este martes, tras la revisión de perspectivas crediticias de la calificadora S&P.

Este viernes la agencia cambio a negativa la perspectiva de riesgo soberano en México, y el lunes hizo lo mismo con algunas empresas como PEMEX y la CFE, 77 entidades financieras, América Móvil, FEMSA y Liverpool, entre otros.

El resultado, pérdidas de las empresas afectadas por la revisión de S&P en la BMV. Estás pérdidas pueden traducirse en la contracción de la capacidad crediticia de las empresas afectadas, reducir o cancelar su planes de expansión y por desgracia, el despido de empleados. Lo que significaría la pérdida del ingreso de muchas familias mexicanas.

Argumentos de las agencias calificadoras

El Plan de apoyo a Pemex impactará en las finanzas de México, dice Moody’s. El cambio en políticas públicas que reducen la participación de la iniciativa privada en el sector energético, junto con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) y  la implementación de consultas ciudadanas en temas clave han disminuido la confianza de los inversionistas.

Las agencias prevén el riesgo de un crecimiento económico bajo, un gobierno que centraliza la toma de decisiones puede debilitar la estabilidad macroeconómica y la efectividad institucional. Por lo anterior, la calificadora detalló que la probabilidad de una baja en la calificación para el próximo año es de “una en tres”.

La agencia calificadora S&P destacó que a pesar del cambio reciente en el esquema tributario, la mejora en el flujo de efectivo es modesta, tiene un débil desempeño operativo y financiero, además de limitaciones en sus funciones.

Hizo un llamado al mandatario mexicano para implementar políticas económicas pragmáticas que balanceen las prioridades con la necesidad de mantener la estabilidad macroeconómica.

En enero pasado, la agencia Fitch Ratings también bajó las calificaciones crediticias de Pemex en moneda local y extranjera a largo plazo, debido a factores como su estrecho vínculo con el gobierno, reducción de inversiones, así como su baja producción.