Poncio Pilatos

Emite SEMUJER segunda convocatoria para apoyar proyectos productivos
01/06/2017
En el tema del cambio climático no hay Plan B porque no hay planeta B: Emmanuel Macron
02/06/2017
  • Legisladores timoratos

  • Jalisco pone la muestra y aprueba la iniciativa Sin voto no hay dinero

 

Poncio Pilatos I.- Al puro estilo del personaje bíblico, el día de ayer Alejandro Tello recurrió a la muy socorrida exculpación de su gobierno ante la crisis de seguridad que aqueja a los zacatecanos.  En su discurso en  el Foro Regional de Prevención de Conductas Criminógenas y Antisociales, el mandatario, dijo -así literalmente- que “quien busca repartir culpas está rehuyendo su responsabilidad”.  O sea ¿culpar a la sociedad no es rehuir de la responsabilidad? que alguien me explique. Coincido en parte con lo que señala Tello de que como sociedad tenemos mucha tarea por hacer pero con ese discurso nos avienta la papa caliente, de lo que también es responsabilidad del Gobierno. Es cómodo salirse por la tangente en un tema en el que el Estado es el actor principal. Si mal no recuerdo la violencia que nos aqueja hoy, comenzó por una mala política pública formulada quizá con tintes genocidas, por la mentecilla de Felipe Calderón. Si la solución la tenemos nosotros como sociedad, entonces ¿para que les pagamos? ¿No es motivo para exigir que hagan algo, cuando Seguridad Pública ejerce actualmente un presupuesto de  768 millones 440 mil 725 pesos? De nuestros impuestos salen los salarios, no sólo del intocable Froylán Cruz, sino también de los que se supone deberían diseñar estrategias para paliar el impacto de la inseguridad.


Poncio Pilatos II.-
Además, si el problema de la inseguridad se acentúo exponencialmente, la impunidad fue uno de los factores principales.  Tello debe reconocer que mientras en Zacatecas reine la impunidad, no habrá fortaleza ciudadana que contrarreste la criminalidad ante la nula aplicación de castigos.  Coincido con Alejandro Tello cuando dice que la realidad que vivimos hoy,  no se gestó en un día, pero se gestó ante la desigualdad, se gestó a fuerza de salarios raquíticos para la población y altos salarios para los funcionarios. En la poca capacidad para atraer empleos con una remuneración decente, que garanticen un nivel de vida, si no cómodo, que no sea de subsistencia. El gobernador tiene razón cuando dice que el trabajo es de todos, pero a todas luces, se ve que ellos, los que nos gobiernan, no están haciendo su parte. ¿O ahora resulta que la función del Procurador es la de ser cronista de guerra? Si esa es la visión que tienen nuestros empleados entonces ¿cómo se justifica su continuidad en el puesto?

Legisladores timoratos.- Prefirieron no acudir a la hora acordada  a la sesión en la que solo se exhortaría al Gobernador a prescindir del Secretario de Seguridad Pública. Prefirieron esconder la cabeza como los avestruces, en lugar de darle la cara al pueblo zacatecano.  Luego con 16 votos a favor y 14 en contra le negaron a la LXLII Legislatura, la posibilidad de “exhortar” al Gobernador para pedir la renuncia de Froylán Carlos Cruz. Así se portaron los legisladores de la fracción parlamentaria del PRI, el día de ayer. ¿Aquí también repartimos culpas? ¿Nos autoflajelamos y decimos que todo es porque ya saben que no importa si le fallan a la gente, que nosotros no haremos nada?. Porque en la psique del político despensero anclamos la percepción de que no es necesario que se gasten el cerebro en pensar en iniciativas a favor de los zacatecanos, con que ahorren lo suficiente para, en tiempo de elecciones comprar conciencias –muy baratas, por cierto-, es suficiente. ¿No me cree? Pregúnteles.  Podría preguntarles a nuestros legisladores para cuando imitan a los jaliscienses en la senda iniciativa que aprobaron ayer, pero en la 62 Legislatura no hay un solo personaje que responda.

Jalisco pone la muestra y aprueba la iniciativa Sin voto no hay dinero.- Loable la buena voluntad -hay que decirlo-  que unió a diputados de todas las fracciones parlamentarias en Jalisco en torno a la iniciativa del Diputado Independiente Pedro Kumamoto. Y es que, después de meses de estira y afloja, el día de ayer El Congreso del Estado de Jalisco, aprobó la ley que le quita el exceso de financiamiento a los partidos políticos, que se basa en el padrón electoral, no en el número de votos por ese partido. Con la iniciativa Sin voto n hay dinero, a partir de las elecciones del 2018 en la tierra del tequila, el dinero que se les dará a los partidos será directamente proporcional a los votos que reciban, lo que será muchísimo menos  considerando que actualmente del total del padrón electoral solo vota en 45 o el 50 por ciento.  En Zacatecas hay que esperar…  ¿Cuántos trienios más?