¡Peligro! aves de rapiña quieren destruir al ISSSTEZAC

No, no eres clase media (la tendencia de la clase media a desaparecer)
16/05/2022
Invasión Rusa a Ucrania, una amenaza para la recuperación económica mundial.
19/05/2022

Norma Galarza

“Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe”

Les Luthiers

 

  • La muerte anunciada del ISSSTEZAC

  • Van por las empresas

  • Una cadena de mentiras

  • Verdades a medias

De salida

  • Quitan presupuesto a Inclusión de Miriam García

  • La Semujer, otro elefante blanco

 

La muerte anunciada del ISSSTEZAC. – El ISSTEZAC “debe desaparecer, prepárense las exequias y las pompas fúnebres, para este instituto”.  Con esas palabras, Jesús Padilla, ex integrante de la bancada de Morena en la LXIII legislatura, clarificaba la intención del gobierno de David Monreal, sobre el destino planeado para dicho organismo. A las apocalípticas palabras del actual Secretario del Campo, le antecedió el fracaso ocasionado por la no  aprobación de la “Ley Tello”, que no tardó en mutar a la “Ley David”. Una reforma diseñada por el entonces titular del gobierno “Diferente”  con el afán de complacer al Gobernador entrante. Sin embargo, a los del partido guinda y sus aliados, les faltó talento para convencer a las bancadas opositoras. Ni el PRI, ni el PAN, ni el resto de los disminuidos partidos, quisieron cargar con el costo político de aumentar las cuotas de los pensionados hasta 16 por ciento, entre otros atropellos incluidos en la propuesta. Como antecedente quedó la toma de las vías públicas por parte de trabajadores, jubilados y pensionados, adscritos a él, en respuesta a que gobierno intentaba recetarles una reforma similar a la que aprobaron los diputados alonsistas en 2015. Una propuesta ampliada que los hundía más. Esa fue, en términos generales, la bienvenida que  los agremiados le dieron a la Nueva Gobernanza. No contaban con que el proyecto al que 313 mil 484 zacatecanos le dieron el aval, se caracterizaría por la vendetta y tenía en la mira la destrucción de dependencias y órganos estatales.   Muy temprano se dieron las señales de que la administración entrante, tendía a las listas negras y también a demostrar que los que llegaban, no eran más que la misma clase política carroñera transexenal dispuesta a llevarse todo lo que se pueda.

Van por las empresas.- Un grupo de élite reducido ve en la muerte lenta del activo fijo empresarial del organismo, una oportunidad mezquina.  El objetivo sería que una minoría cupular y pudiente se apodere de las empresas. Para cumplirlo, es necesario desarticular al ISSSTEZAC, pese a que eso signifique llevarse entre las patas a sus dependientes, es decir,  a la clase trabajadora  y a los jubilados y pensionados.  De ahí que junto con el arranque  de la 4T en Zacatecas, inició la estrategia de terrorismo múltiple: da lo mismo sean trabajadores o cualquier tipo de derechohabiencia.  Contra  los más de 4 mil jubilados y pensionados  se practicó  al negarles sus pagos. En el actual régimen se da prioridad a las puestas en escena, antes que cualquier otra vía. El histrionismo es la columna vertebral en su forma de hacer política. Pero topan con la pared de una la falta patológica de talento  para mantener vivas las farsas. El artilugio de la quiebra financiera del Estado producto de  corrupción del pasado,  que se asumía perfecto,  no se ha podido sostener por errores en la Matrix ¿Quién olvida la cara de mártir del Gólgota del ex alcalde de Fresnillo, al anunciar un desfalco, por el que hasta hoy, no hay una sola persona imputada? Caso similar ocurre en el ISSSTEZAC, donde la estrategia de su destrucción ha sido muy evidente.   

Una cadena de mentiras.- La tardanza con la que la Junta Directiva designó al director del ISSSTEZAC fue el pretexto más socorrido para tener en vilo a jubilados y pensionados por varias quincenas, nada más porque así le placía a la Transformación región 4.   La incertidumbre disminuyó un poco en octubre con el nombramiento de Ignecio Sánchez González, pero el gusto duró poco, ya que desde antes se afianzaba una guerra por varios frentes contra afiliados al organismo de las y los trabajadores.  El nuevo titular no tardó en adoptar el argumento de que no había dinero para el pago de las pensiones de los meses de noviembre y diciembre, y mucho menos para liquidar aguinaldos.

Verdades a medias.- El 29 de noviembre a través de un video promocionado en redes sociales oficiales, el ex funcionario de Alejandro Tello, fingiendo compunción, declaró: “Es de todos conocido, que el Instituto de Seguridad de los Trabajadores del Estado, está en quiebra.  Malas decisiones, manejos indebidos, acciones por encima de la ley, corrupción, provocaron que las finanzas del instituto colapsaran”. En sincronía, un día antes, en medios de comunicación habían circulado la lista de las “pensiones doradas”.  La detención de los pagos, originó que varios agremiados redujeran su ingreso,  irregularidades que no han parado, pero que se encuentran en litigio.  Después de los ataques gestados al interior contra el gremio que lo mantiene en funciones, llovieron amparos. La coartada de Sánchez González para detener los depósitos, de que el instituto no tenía dinero, fue desmontada por los periodistas Heraclio Castillo y Gabriel Contreras con investigaciones documentadas. Empero, la publicación del Estado Analítico del Ejercicio  del Presupuesto de Egresos, en su Clasificación por Objeto del Gasto,  del primero de enero al 31 de diciembre, reafirmó lo que ellos ya habían señalado en diferentes ocasiones.  El ISSSTEZAC tenía recurso  suficiente para pagar a jubilados y pensionados porque  en el apartado Pensiones y Jubilaciones se reportó un subejercicio 74 millones 476 mil 896 pesos. En total, el instituto cerró el 2021 sin ejercer 130 millones 302 mil 607 pesos. Un recurso suficiente para cumplir sus obligaciones, pero ya se vio que la encomienda es otra. La pregunta  que queda es:  ¿Permitirán los trabajadores que el actual gobierno destruya ese organismo y malbarate sus bienes? 

De salida

Quitan presupuesto a Inclusión de Miriam García.- Qué caro resulta el pago de favores en los puestos públicos.  El problema es que son los ciudadanos los que terminan asumiendo los costos. Eso, debido a que al premiar a personajes con nula capacidad en un puesto en el gobierno y peor aún, con inexistente compromiso social e inexperiencia en la función pública, tienen como consecuencia la falta de apoyos y respaldo a la ciudadanía. Eso viene a colación, porque no son pocas las quejas que se acumulan sobre la gestión de Miriam García Zamora al frente del Instituto para la Atención e Inclusión de las Personas con Discapacidad. Su falta de resultados, derivó en que en el único evento público de entrega de apoyos que ha realizado en los meses que lleva al frente, le fue informada la decisión de quitarle el recurso aprobado en el Presupuesto de Egresos 2022 de más de 40 millones de pesos. Debido a la inoperancia del Instituto de la Inclusión a su cargo, el gobierno de David Monreal optó por reasignar ese fondo al sistema de becas que el gobierno federal destina a las personas con discapacidad. Miriam García sabe que el organismo descentralizado que dirige está próximo a recibir los Santos Óleos y no ha dicho, ni pío-   Poco le importa el destino del grupo vulnerable al que la institución ha atendido desde hace 15 años, con dos diferentes nombres. Mientras ella siga recibiendo su quincena puntualmente, que ruede el mundo.

La Semujer, otro elefante blanco.-Si en el Instituto de la Inclusión para las Personas con Discapacidad, hay amenaza de huracán a raíz del valemadrismo de su titular, Zayra Ivonne Villagrana Escareño, de la Secretaría de las Mujeres, dice quítate que hay te voy. No únicamente la prepotencia y el hostigamiento laboral,  han trascendido, también la propensión de esa dependencia a convertirse en otro elefante blanco de la actual administración. La beneficiaria de 150 mil pesos sólo en diciembre y enero por concepto de estímulos, eliminó los programas a favor de las mujeres que legó su antecesora Adriana Rivero Garza. A ella no le afectó el recorte presupuestal que sufrió la SEMUJER, porque ni gasta. Parece decidida a demostrar que se puede ganar bien en el servicio público y aún así, doctorarse en nadar de muertito. En lugar de empeñarse en la función que le fue encomendada y generar proyectos y programas a favor de las zacatecanas,  prefiere regresar a la Secretaría de Finanzas el recurso en lugar de ejercerlo.  La pregunta es ¿Para eso quería el puesto?