Paul Durán, el Fotógrafo Homenajeado del Mes

2016, caballada flaca, ¿el cambio con los mismos de siempre?
16/03/2016
Viacrucis político
17/03/2016

Paúl Durán Ávila,
La belleza del sur de Zacatecas a través de una mirada.

De padres Zacatecanos, pero originario de Cuautla Morelos; Tabasco, Zacatecas, ha visto crecer a Paúl Durán, un psicólogo de profesión, que encontró en el Taller de Fotografía Análoga en el Centro Cultural y Difusión Artística de la UAZ, su pasión más entrañable: darle vida a una imagen.

 

Conoce la galería completa

Los paisajes a veces simples se tornan asombrosos ante la cámara nikon 5000 de Paúl, objeto al que el joven pasante en Psicoterapia Gestalt por la Universidad la Concordia, considera el “juguete más preciado”.

Para Paúl, la cámara es una forma de contar historias, aprendió a conectarse espiritualmente con ella, se ha convertido en su cómplice, en su amiga, en el instrumento que materializa los sueños y torna las realidades estéticas ante los ojos de quien aprecia su trabajo.

La fotografía de Durán Avila, nos transporta al cálido sur de Zacatecas, dónde lo mismo captura la belleza de las mujeres, como las miradas recias y a veces vacías de los ancianos forjados en la lucha diaria, en el trabajo incansable. Los paisajes, las miradas, las sonrisas, muestran perfección, nitidez, alma, tristeza, alegría, la esencia sureña ante la lente del artista.

Sin duda el trabajo de Paul Durán, no sólo es una imagen, es también una evocación. La fotografía de Durán Avila, tiene sabor, tiene olor, no es sólo un elemento incorpóreo, no es sólo un papel, no es sólo una imagen, es una convención de sentimientos.

Tabasco, su cultura, sus paisajes, su gente, su comida y sus tradiciones pueden ser disfrutados y saboreados sin necesidad de haber pisado nunca esa tierra fértil y generosa, a través de los ojos de Durán Ávila, quien nos regala a partir de momentos congelados en una fotografía, las historias de su pueblo.