Pasarela y resurrección

Dejemos las competencias de lado, por un momento
19/04/2019
La resistencia europea
22/04/2019

Norma Galarza

Por Norma Galarza

 Pasarela.- Nuestra cepa política local resultó muy devota, pero a la pasarela. Luego de que como cada año el pasado Sábado de Gloria, enfundados en elaborados trajes de charro se pasearan a caballo, no con la intención de simples mortales de ir a embriagarse hasta perder el pudor, ellos, ya que hace mucho que lo perdieron políticos de toda clase se dejaron ver en Jerez, como ya es tradición. Portando sonrisas de oreja a oreja, los personajes que se asumen como la crème de la crème marcharon al ritmo marcado por las pezuñas de majestuosos caballos que caminaron por las calles del pueblo que vio nacer a Ramón López Velarde. Clanes, hordas, credos, rencillas  e ideologías se olvidaron momentáneamente  en la fiesta que logró congregar  en las calles de ese pueblo mágico, lo mismo a priistas que morenistas, perredistas y panistas. Sin duda algo quieren.

Ulises Mejía incansable.- Pese a que se dio su tiempo para acudir a Jerez,  el alcalde de la capital, sigue aferrado en demostrar que la gente del municipio de  Zacatecas no se equivocó al darle su confianza a través del voto. Y es que, mientras algunos y algunas -como su servidora- nos tomamos un necesario descanso fuera  de la ciudad, Mejía Haro, siguió al pie del cañón haciendo caso omiso a la tradición judeocristiana que seguimos muchos, de guardar al menos los días santos. Por algo el empresario se  ha ganado la confianza ciudadana a lo largo y ancho del territorio de la capital del estado, no por nada es uno de los alcaldes con mayor aceptación de la entidad. En fin, se tenía que decir y se dijo. Ojalá y así siga y no tenga entrada de caballo viejo en hipódromo: entrar con ímpetu y salir a duras penas.

La resurrección de Elva.- Para los que teníamos esperanza en que la “Cuarta Transformación” que nos prometieron, sería el tan necesario huracán justiciero que borraría de la faz de la tierra mexicana todo vestigio de cacicazgos y corrupción, esa promesa empieza a desvanecerse. La noticia difundida el día de ayer en diversos medios de comunicación sobre la decisión de la Fiscalía General de la República de devolverle a Elba Esther Gordillo todos los bienes incautados en 2013, dejó atónito a más de uno. El regreso de la que fungiera como Presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación durante 23 años, aliada durante sexenios de cada uno de los personajes que ocuparon la Presidencia, hasta el rompimiento con el poder que representó su enfrentamiento con Enrique Peña Nieto, al parecer, se reinstaura en el gobierno de AMLO. No obstante que a “La Maestra” no le pudieron comprobar los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero que la llevaron  a la cárcel, su enriquecimiento inexplicable, presumiblemente con recursos públicos, tampoco será investigado por este gobierno. Todo parece indicar que los pecados de Elva al igual  que los de  Romero Deschamps, han sido absueltos ¿ A cuenta de qué? Pues de lo de siempre: conservar todos los huevos en la misma canasta. Sin embargo  no deja de ser curioso que a pesar de los discursos, el partido que hoy nos gobierna, cada vez se parece más a su negado padre,   el tan lapidado dinosaurio. En fin, también ya sabemos que la estrategia para desviar la atención sobre este tipo de temas es la de encender fuegos fatuos. Lo mejor es resignarnos a que los cambios sociales que queremos los gestaremos nosotros, solo así serán reales. Feliz inicio de semana