Morena imparable rumbo al 2021: Un Frente Amplio podría frenarla

El DIF beneficia a familias de Rancho los Méndez en Fresnillo con apoyos diversos
07/06/2020
Rendirán homenaje póstumo a Manuel Felguérez anuncia Alejandro Tello
08/06/2020
  • Miguel Torres, muy lejos

  • Fito Bonilla cumple donación de salario

  • Ruth Calderón, miss berrinches

El inminente 2021.- Mientras el clima de México se enrarece entre coronavirus, protestas y violencia policial y delincuencial, la clase política se prepara para el inminente arranque del proceso electoral 2021. En Zacatecas, el futuro político electoral sigue mandando el mismo mensaje al menos en las muestras demoscópicas que arrojan que el año que entra, el Estado se teñirá color guinda.  En ese tenor, y en base a las mismas encuestas queda claro que no importa el personaje que ostente la bandera de “La esperanza de México”, el futuro está prácticamente asegurado. No obstante, aún es muy prematuro para triunfalismos, aunque parece que la única alternativa para que la oposición logre darle un susto a los seguidores de Morena, será si se conforma un frente amplio que integre a PRI, PRD, PAN y demás partidos que orbitarían a éstos que tienen mayor número de seguidores en nuestra colorada tierra.  De no formalizar una estrategia única contra el Movimiento de Regeneración (¿o era Degeneración?) de AMLO, sin duda muchos sueños de llegar a la oficina ubicada en Plaza de Armas y que actualmente ocupa Alejandro Tello, no podrán realizarse.

Frente Amplio contra Morena, la posibilidad de la oposición de preocupar al partido de López.-  En ese sentido y en vista de que la marea guinda en Zacatecas  amenaza con cancelarle los sueños no sólo a quien vean como opción PAN o PRD, también a varios priistas que aspiran porque respiran. Empero, y si los planetas se alinean y resulta que Gustavo Uribe, Noemí Luna, y el hombre invisible (Arturo Ortiz Méndez), deciden conformar un frente contra Morena (asunto que no se ve claro), sí podrían darle un susto al partido de AMLO. Así lo dejó asentado el pasado 4 de junio la encuesta de Massive Caller que señala que al menos en la disputa por los 4 distritos electorales federales, un remix partidario tendría posibilidades de evitar que el Movimiento de Regeneración Nacional se lleve todo el pastel.  Es posible que el mismo contexto se pueda dar en la pugna por la gubernatura del estado, no obstante, varios egos tendrían que ceder. Y es que, mientras en el PRI hacen su luchita “Fito” Bonilla, Claudia Anaya y Roberto Luévano, como los más visibles, el consenso, aunque sea no oficial sigue sin llegar. No obstante, a los priistas se les nota que su mejor representante sería el actual Secretario del Campo, pero, aún no hay nada para nadie. Además, aunque en el tricolor se logre el consenso por cualquiera de los mencionados,  de efectuarse la utopía de un Frente Único, los demás partidos no se la dejarán tan fácil.

Miguel Torres, muy lejos.- Por cierto, y sin reconocer que mi paisano “El profe” Miguel Torres, le tengo un aprecio personal, él sabe que a menos que lo postule Morena y el grupo satelital de partidos que lo conformarían en el proceso que viene, sus posibilidades de llegar a la gubernatura, son nulas. En primera instancia, (y no el mayor de sus problemas) la permanencia en la vida pública del partido al que él le prodiga fidelidad, pende de un hilo. La disolución de la bancada del Sol Azteca en el Senado cuyos miembros activos en lugar de sumarse al PAN, como se esperaba por la coalición que han hecho en los últimos comicios, corrieron a los brazos del Partido Verde, -el Tucán que se prostituye con partido diferente en cada sexenio-,  mandando el mensaje de que la premonición de que al PRD tarde o temprano lo absorberá Morena, no es descabellada. De ahí que no asombraría a nadie si en los próximos meses el perredismo zacatecano muda sus intereses hacía el instituto político que aún dirige en el estado Fernando Arteaga, al fin y al cabo ambos institutos políticos se promueven en demagogia como simpatizantes de la izquierda. Con ese escenario de fondo y  aunque “El profe” presuma que es bien visto por varios morenistas, seguramente no lo será tanto como para cederle la oportunidad de administrar del 2021 al 2027 los destinos de nuestra rata ahora roja. Y esas no son todas las malas noticias para el alcalde de Villanueva ya que, es posible que ni para una diputación federal le alcance porque de acuerdo a la encuesta a la mencionada encuesta, Morena arrasaría. En ese tenor, tal parece que “El profe” tendrá que seguir conformándose con el feudo que tiene en Villanueva. En fin, al tiempo.

Breves

Fito Bonilla cumple donación de salario.- ¿Se acuerdan, que al inicio de la pandemia de Covid-19 varios políticos prometieron que donarían su salario para apoyar a Zacatecas a enfrentar sus efectos en la economía? Pues tal parece que para la mayoría de ellos, toda esa generosidad cacareada no era más que una vulgar llamarada de petate, excepto para uno: Adolfo Bonilla Gómez. Pues resulta que el Secretario del Campo, es el único –que se ha visto- que sigue cumpliendo religiosamente con el depósito a la Secretaría de Finanzas de su salario. Así lo demostró al publicar la ficha de la trasferencia por más de 60 mil pesos, que sin duda, no caen nada mal en ésta época de crisis. A los demás, no los veo ¿eh?

Miss Berrinches.- Por creer que en el ayuntamiento capitalino nada más sus chicharrones truenan, la síndico Ruth Calderón Babún, puso en jaque a la administración de Ulises Mejía durante casi 7 meses, al negarse a firmar 170 contratos de proveedores de servicios. Usurpando funciones, Calderón Babún arguyó toda una serie de pretextos todo con el objetivo de hacer quedar mal al alcalde y de paso ratificarse como su principal némesis por el simple hecho de que Mejía Haro se resistió a representar el papel de títere del monrealismo en su gestión.  El problema para la funcionaria municipal, fue que ooootra vez volvió a perder, ya que su esfuerzo por ponerle piedritas a la presente administración no prosperó porque al parecer el cabildo acordó que la firma de la Síndica podrá ser omitida en los contratos hechos previamente, que estaban -por cierto- totalmente dentro de la legalidad como para ser desechados nada más por sus santas y soberanas polainas. Karma le llaman