Morena, el favorito en Zacatecas para el 21 sin importar el o la candidata

Registra Zacatecas 33 casos positivos de influenza
04/02/2020
Domina impunidad de feminicidios en Zacatecas
05/02/2020

Norma Galarza

Morena arriba.-  Hay una premisa que confirman las últimas encuestas realizadas por Massive Caller y otras casas encuestadoras cuando se habla de la tendencia electoral en Zacatecas: Morena va arriba. Y el impulso que trae el partido de AMLO tiene que ver poco o nada, con el aspirante que se asume más avanzado y más conocido entre los zacatecanos, David Monreal. Más bien se trata del impulso y aceptación que sigue teniendo López Obrador entre los votantes. Es decir, el partido trae  la aceptación social, sin importar la o el candidato que al final, la militancia decida impulsar. Ante ese panorama, voces insisten en señalar que en Zacatecas, el triunfo del Movimiento de Regeneración Nacional está garantizado.Mientras son peras o son manzanas, al menos dos hacen su luchita, máxime cuando priva la percepción  cada vez es más clara que pese a adelantados, en el partido aún no hay nada para nadie.

El “Oso”  Medina.-  Un personaje que se empieza a ver muy movido generando la percepción de que  su aspiración a la gubernatura es auténtica, es Luis Medina Lizalde. Y aunque  se mueve respetando los tiempos y por eso, de bajo perfil, no se queda dormido.  El exdiputado local, se visibiliza al aparecer como chile de todos los moles en todos los espacios periodísticos locales, donde opina de todos los temas. Además, últimamente, se le ve seguido conviviendo con la gente de las comunidades y colonias populares. Sin duda Luis Medina, construye su posibilidad de ser el ungido, desde abajo, con  la gente y  también teje arriba, se dice que el “Oso”, no es mal visto por personajes cercanos al Presidente. Con su notable tesón, queda claro que sus intenciones  de ser candidato son serias, así erradica  la sospecha de que  lo único  que quiere es amarrar una diputación federal.

Luis Medina Lizalde.-  Ahora nada tienen que decir sus enemigos de que es un personaje que no sale más allá de  la comodidad los cafés del centro de la capital. Y no está solo en sus aspiraciones, sus impulsores lo presumen como  un hombre culto e inteligente, vacunado contra la ambición y la corrupción,  que sabe actuar con  mesura y que sin duda, haría un excelente papel como candidato. Quizá, sus promotores siguen el termómetro de los tiempos  y saben que los votantes han cambiado y a Morena le haría bien ir a la contienda del 21 con un personaje congruente con los ideales que proclaman los emisarios de la 4T. ¿O usted que opina?

La flaca caballada.-   Aunado a que las encuestas  favorecen al partido que fundó López Obrador, a un año y medio de la elección,  el laberinto en el que parecen  encontrarse los partidos de oposición en Zacatecas, es palpable. Si hablamos del PRD, partido que estuvo 12 años en el poder, no hay una buena referencia. El PAN, no se diga, nunca ha sido portador de un peso significativo en el Estado. El PRI, es único  instituto político que por tradición tiene la estructura más respetable en el estado,sin embargo, como pasó en el 98 con el PRD, Morena trae un porcentaje muy importante de la intención del voto. Para la oposición, la opción más viable es construir un frente contra el partido de AMLO y sus aliados. No obstante, deberán elegir un candidato fuerte, de una reputación intachable, que sea capaz de posicionarse encima de los lastres que cargan esos tres partidos. Al tiempo lo veremos. 

El beneficio de la duda a la empresa Trash.-Con la amenaza de cancelarle el contrato a la empresa Trash, Julio César Chávez, limpió toda sospecha de conflicto de interés y dejó claro que con su administración no se juega. Al demostrar, que si dicho consorcio no se ponía las pilas,  aplicaría el consabido adagio de que “abeja que no da cera, a la ch*ada pa’ fuera”, alertó  a   Trash para que empezara a operar en la recolección de basura de Guadalupe.  Y lo que es mejor,  cumpliera su promesa de brindar un servicio de calidad, adquirir camiones limpios y no dejar plantados a los más de 200 mil guadalupenses con la recolección de sus desechos. Se actuó a tiempo, sobretodo porque ese problema se le venía encima al alcalde. Después de todo cumplir esa obligación por parte del ayuntamiento,    es un derecho ganado por nuestros impuestos ¿O no?