Miénteme más que me hace tu maldad feliz

Lo que nos queda de Presidente
04/09/2015
 Zacatecas ¿Marcha Bien?
08/09/2015

Marco Casillas 1962-2014

(primer aniversario luctuoso)

“La libertad le da un pellizco al alma y uno no tiene más remedio que ser libre”

Mario Benedetti

 

No sé si sean los años, pero sigo cultivando la costumbre de alejarme de los políticos. Cuando presenté mi segundo libro (los Ritos del Alacrán –entrevistas-) en las hermosa ciudad de Victoria Durango, Dgo. Algunas decenas de personas de todo el país, participantes del Segundo Encuentro Nacional de Escritores que se celebraba en mi tierra y que terminó con la presentación de “Los Ritos, escucharon a mi paisano el librepensador y poeta duranguense Jesús Marín decir que le habían encantado las entrevistas y que, por supuesto, no había leído las que le hice a algunos políticos, porque los políticos –decía el autor de “Manual para cazar palomas despanzurradas”- usualmente eran seres mitómanos.

Yo recuerdo que muchos sonrieron cuando dijo eso estábamos en el 2006 y nada cambia. Ya lo decía la genial Ikram Antaki, “en México se miente porque pareciera no hacer necesidad de decir la verdad. La mentira es una ilusión de poder, a falta de poder real”

¿Será por eso que decidí alejarme de los políticos?, “no lo sé de cierto… lo supongo” –Jaime Sabines dixit-. Lo que me queda claro, como le queda al pueblo mexicano, es que aquellos o aquellas que consagran su sacrificada vida a la actividad política, resultan escalar por la cuesta del aprendizaje para, muy mal hecho, convertirse en personajes mentirosos, demagogos, oscuros, rencorosos e hipócritas.

Hoy, procuro verlos de lejos pero con precisión. Aunque he de decir que muchos de sus movimientos y reacciones resultan para mi bastante predecibles y, cosas de la cacería, bastante aburridos. Dirían los chavos de hoy “son personajes que dan hueva”. En sus procesos de lucha política e incluso ya subiditos en sus minúsculos pero mareadores ladrillitos, asumen conductas de terrible amnesia. Si algo dijeron, ofrecieron o aseguraron en sus campañas, ni se acuerdan.

 

EL CLUB DE… TOBI

En contraste tratan de nuclearse con sus similares-amigos, amigas, parientes- y de pagar facturas políticas sin importar que aquellos (as) que colocan en cualquier posición, no tengan ni la capacidad, el perfil o la vocación para desempeñar un puesto con mediano decoro. Para tal efecto, llegan, ven, desplazan, sectorizan, discriminan y eliminan, con las consecuencias que ello conlleva. Luego sigue el mal gobierno. Cito otra vez a Benedetti:”entre el ensueño y la pesadilla… hay un paréntesis”.

Si te fijas lector, lectora, globalizo mi comentario. Seguro estoy que las formas son las mismas, en Michoacán, que en Quintana Roo, en Yucatán o en Chihuahua, en Nayarit o Dureango, en Sonora o en Veracruz.

Y es que no tiene uno que andar como Forrest Gump por todo el país para, desde la incomparable serenidad de esta Cueva, cumplirle a la hoja en blanco con el semen negro que es la tinta en libertad, y tratándose de los “Clubes de Tobi” en que estúpidamente convierten a los gobiernos en México (federal, estatal, municipales) no hay grandes diferencias en cualquier parte. Cortados por la misma tijera, el proceder conductual político es usualmente errático, sin compromiso social, con ambición desmedida y, claro, bastante pendejo. Los pueblos siguen rebasando a sus gobiernos, y para un alma libre y crítica eso resulta ser el paraíso existencial.

Aún con eso, vendrán los procesos electorales. Alianzas, de perversión predecible, encopetados galanes de telenovela abanderando al PRI, que nos quisieron vender la idea del lobo transformado en oveja cimarrona, señalando que defienden las causas justas de México –del mismo México que ellos saquearon – y de las causas de los pobres –que ellos han empobrecido más-.

MIENTES… TAN BIEN

En fin todo quedará en el anecdotario nacional y en sus remedos locales. El 68, la matanza, Díaz Ordaz y sus dientotes, Echeverría y su María Esther, don “Pepe” López Portillo y su Sasha Montenegro, de la Madrid y su “renovación moral de la sociedad”, Salinas, Colosio, la sangre, el EZLN, la astucia que fue a Irlanda, Fox-que más que mentiroso bastante “rupestre”, por decirlo suavecito, Martita de jefa de prensa a jefa de cama y del país, y luego el chaparrito, pelón de los lentes y su guerra “anti-narco”.

Se nos olvida Marcos y los Zapatistas, el EPR en Guerrero y Oaxaca, el subcomandante Zebedeo, las muertas de Juárez, los partidos como fábricas de nuevos ricos y de hipócritas discursos. Los folclóricos del Congreso de la Unión- desde Pancho Cachondo, Félix Salgado o Gerardo Fernández Noroña.

Se nos olvidan los negocios privados con dinero público, el puerco amasiato de Slim, Azcarrága, Salinas Pliego –y sus remedos menores locales- con los dueños del poder. Se nos olvida que mientras en Zacatecas de cada 10 habitantes 9 son pobres y 5 viven en pobreza extrema- es decir que en días no tienen ni que comer-.

Se nos olvida mentarles la madre a estos seres ambiciosos mareados por el poder. ¿Será por eso que prefiero las almas libres? ¿Será por eso que prefiero poner sana distancia de quienes mienten por conveniencia y encima se hacen ricos mintiendo. ¿No pasa nada? Mis huevos.