México: protesta social sin control.

La Historia de Pedro y Ana
14/11/2014
¿Complot orquestado o hartazgo social?
20/11/2014

images (2)

 

Por Norma Galarza Flores

Incendios, saqueos, destrozos y hasta una persona muerta, son  el recuento de los daños que se registran hasta el día de hoy, por las marchas que tienen como objetivo exigir el justo esclarecimiento de la desaparición de los 43 normalistas. La aplaudible iniciativa de salir a las  calles parece que se salió totalmente de control, porque hoy, entre edificios de gobierno incendiados y tiendas departamentales saqueadas, el panorama en México es desolador.

Siempre he coincidido con el hecho de que el pueblo debe protestar por las cosas que son justas, pero estoy en total desacuerdo con el uso de la violencia, porque el hecho que un acto tan noble como es la protesta social se manche con actos vandálicos es inadmisible, y es que, el derecho propio termina cuando inicia el de  otra persona.

 

 

images (4)

Si bien es cierto que diversas publicaciones han señalado la evidencia de “grupos infiltrados” las marchas en pro de Ayotzinapa se han manchado con actos que escapan a la lógica de  que “no se puede combatir el fuego con más fuego “. El caso de Gonzalo Miguel Rivas Camara, quien murió luego de tratar de cerrar las válvulas de una gasolinera incendiada por manifestantes normalistas, es, sin duda un acto de la misma forma que la muerte y desaparición de los normalistas, muy indignante.

Ante este panorama felicito a padres de los normalistas que han condenado de manera enérgica este tipo de actos, ya que desvirtúan totalmente el objetivo de esta protesta. Ayotzinapa no debe quedar en el olvido y es muy justa la exigencia de miles de personas sobre su esclarecimiento y castigo a los culpables. Pero actos de esa naturaleza merecen ser sancionados.

 

protestas

La  versión  que señala  que los vándalos de las marchas, son  grupos  pagados por el gobierno para desvirtuar la protesta social, es muy aterrador. Si bien es cierto que existen evidencias del uso de este tipo de “elementos” en otro hecho histórico; el de Tlatelolco, donde varias personas causaron varios destrozos durante las protestas de 1968 después de la matanza de jóvenes estudiantes. El criminalizar la protesta busca de alguna manera justificar las atrocidades cometidas por el Estado. Estos hechos contribuyen a generar un clima de confusión y  a crear ante la opinión pública opiniones divididas contra las personas que ejercen su derecho de salir a las calles a protestar.

images (3)

Ante este panorama Enrique Peña Nieto, recién desempacadito de China y Australia, ya habló y habló muy fuerte, señalando que “El Estado tiene facultades para el uso de la fuerza pública, en caso de ser necesario”, las declaraciones del mandatario, pueden interpretarse como una clara amenaza, y podría estar configurando un panorama muy desalentador y preocupante para los mexicanos.