¿Me da pa’ un taco?

Aprueban en Comisiones del Senado Reforma Eléctrica
02/03/2021
Entregan implementos agrícolas a productores de la capital
02/03/2021

“El mundo tiene suficiente comida. Lo que le falta es la voluntad política para asegurar que toda la gente tenga acceso a esta abundancia, que toda la gente disfrute de la seguridad alimentaria” Kofi Annan

Ya ha pasado casi un año de la peor catástrofe de salud a nivel mundial que ha tenido afectaciones no sólo al sistema de salud sino también en ámbitos económicos en el sector servicios y turismo.

En abril del año pasado el Presidente irresponsablemente mencionó que esta pandemia le había “caído como anillo al dedo”, así fue, ya que la economía de nuestro país no venía creciendo, los números de homicidios y feminicidios van a la alza sin una estratega clara para contenerlos, los programas sociales que protegían a las mujeres los hicieron un lado, el campo mexicano se quedó sin un medio seguro para invertir, los programas sociales se concentraron en programas electoreros con una burocracia que se ve más como una cuadrilla de campaña que técnicos que apliquen de forma efectiva los recursos para combatir la pobreza. 

Todo eso se olvidó, por una emergencia mayor y que da claras muestras de la ineficiencia del gobierno. El manejo político del gobierno del tema de las vacunas es un claro mensaje que no cambiara su forma de proceder.

El asunto de la seguridad alimentaria es crucial y más en un mundo que vimos está tratando de reponerse de los estragos económicos de la pandemia, aun y cuando los expertos mundiales nos dan una visión que las economías basadas en actividades primarias serán las que más rápido podrán salir a delante y crecer no tenemos claro que sea así para nuestro país, donde la cadenas de producción han dejado a microcampesimos en el autoconsumo y coyotaje.

Según en el CONEVAL en su Informe de Evaluación de la política de desarrollo social 2020 una de cada tres mujeres no cuenta con ingresos propios para hacer frente a los gastos de alimentación. El mismo informe nos señala que tres de cada diez personas con discapacidad tiene carencias de acceso a la alimentación. La niñez también sufre de estos estragos ya que 23.9% de su población presentaron carencia por alimentación; lo más grave con esta pandemia y su impacto en los hogares mexicanos ha sido sin precedentes, según cifras de la FAO, 7 de cada 10 personas no tienen acceso a servicios y productos para satisfacer sus necesidades, es decir carecen lo mínimo necesario para vivir, ya no hablemos de hacer una vida social e institucional, ya lo decía Carlos Castillo Peraza “aquellos que ni siquiera pueden pensar en votar, porque antes tiene que pensar en comer”.

Según un informe del Senado de la República el campo en México ha sido competitivo hasta los años anteriores a La cuarta, los números respaldan ocupando el tercer puesto en la producción de alimentos en Iberoamérica y el puesto décimo segundo a nivel mundial con una producción estimada de 280 millones de toneladas de alimentos; pero a su vez enfrenta grandes desafíos como la falta de tecnificación, la falta de seguimiento a los programas implementados, la pobreza de los pequeños productores, en este sexenio el subejercicio en programas y desmantelamiento de sectores básicos para la comercialización y sanidad de los productos.

La nueva política agraria que  se basa en el apoyo directo a pequeños productores no es suficiente y eso se refleja en datos como los siguientes: entre el 72 y 82% de los hogares maiceros rurales destinan su producción al autoconsumo humano; no la comercializan y menos generan valor agregado a su producción. Se ha demostrado que los subsidios económicos más que apoyar a incentivar el crecimiento, generan si rotación de capital pero que no se reinvierte en el sector y la productividad es poca. Los grandes perdedores de la reforma sectorial bien podrían ser los campesinos, la población rural y la agro-biodiversidad, en lo social, y los ecosistemas nativos y el cambio climático en lo ambiental.

Con la pandemia según Bosco de la Vega líder del Consejo Nacional Agropecuario “Todos los agricultores han sido afectados ya que al no tener demanda suficiente de hoteles y cadenas de supermercados provocó precios a la baja, generando pérdidas en este sector tan sensible para la sociedad.

Otro factor aunado a esto es la nada inteligente reducción presupuestal al campo, ya que en lugar de fortalecer al sector desde su entrada se ha dedicado a generar disminución tanto presupuestal como administrativa ha reducido los inspectores de sanidad, que generan certidumbre en la exportación de productos y las oficinas de representación comercial en decenas de países; el enfoque del apoyo a pequeños productores es buena, pero es necesaria fortalecerla con una estrategia integral de gestiones a los mayores productores.

En nuestro país aún importa el 87% de arroz, el 37% del maíz, el 61% de trigo, el 19% de la leche, casi 40% de la carne de cerdo y 15% de carne de ave. En palabras del líder agrario “Somos el primer importador de granos básicos y estamos importando 16 millones de toneladas de maíz amarillo. Teniendo la posibilidad de hacerlo nosotros”.

Tenemos un campo deficitario al no producir lo que consumimos como país, pero eso es por falta de una política de planeación, implementación tecnológica en todos los aspectos y periodos de la producción agropecuaria, priorización del valor agregado a los productos agrícolas, generación de cadenas de valor y comercio, desarrollo de centros de distribución regional y sobretodo la eficiencia de la aplicación de recursos públicos en el sector dejando de lado la utilización de programas en beneficio político.

Espero que después del diazepam de la nueva realidad, no despertemos con una realidad más difícil, con un campo aún más deprimido, con subejercicios presupuestales (gasto no ejercido por el gobierno) que laceren más la lastimosa realidad en la falta de seguridad alimentaria en nuestro país.

Crisis en la seguridad pública ¿ya sabe cuántos muertos van en el sexenio?

Crisis en la seguridad de salud ¿ya sabe cuándo le aplicaran la vacuna?

Crisis en la seguridad alimentaria ¿tiene para comer el día de mañana?

MIRADAS

Ya se registró el candidato del clan de la infamia, sí los que se creen dueños del estado por apellido, como en las viejas monarquías, y lo hizo justo después que vino su líder máximo a ungirlo y destrabarle algunos problemas al interior del partido que no es partido, pero que sí lo está; se vuelven a repetir las giras presidenciales que servían para dar línea a las candidaturas, como si extrañáramos aun esas prácticas. Igual que siempre el Presidente es el candidato eterno que anda promoviendo a sus huestes; ¿pero que trajo para Zacatecas, más seguridad, certidumbre presupuestaria o al menos un estadio de beisbol que reactive la deprimida obra pública?