Los que no entendimos a Necedad Luévano.

Aprueban Juicio Político contra Donald Trump
19/12/2019
Entrega Gobierno más de 32 mil apoyos invernales en el Estado
21/12/2019

Norma Galarza

Letanía

“Peliroja” Mística.- Para la guadalupana – como ella misma se definió- Soledad Luévano, la propuesta de modificar algunos puntos del principio de separación entre  iglesia y estado -uno de los logros juaristas más importantes-,  es plenamente justificable en el sentido que será coadyuvante para paliar el clima de violencia que azota a nuestro país.

Arca de la alianza entre Iglesia- Estado.- De ahí que pese al tsunami de críticas y descalificaciones que recibió defendió su propuesta de manera férrea y apasionada, por casi 3 días de la semana que hoy concluye.  Tanto fue su empeño, que lo último que posteó en su cuenta de Twitter fue que la iniciativa que presentó el pasado 11 de diciembre, “con una reglamentación adecuada y sin renunciar al estado laico y la libertad de culto, incluso nos pueden ayudar a pacificar al país”.

Torre de David (Monreal).- La Senadora cerró el tema en Twitter, para seguir practicando en Facebook su deporte favorito “tiro a Tello”, sin embargo, en lo personal me dejó dudas que laceran lo más hondo de mi ser – ok, no tanto-. Y es que, como ella insistió hasta el cansancio que todos los que criticamos su idea estamos mal o alguien nos paga para desprestigiarla, sería bueno que antes de entonar los Jingle bells, volteara sus ojos misericordiosos y me aclarara algunas dudas. Aunque sé que es mucho pedir.

Reina de todos los santos morenos.- Al releer la propuesta, insisto, en varios puntos queda claro que no es más que una manera eufemística de forjar  relaciones íntimas entre Iglesia y Estado, ¿pero quién soy yo para cuestionar a mi Lady?  Más bien es que mi capacidad craneana no me da para dilucidar sus verdaderas intenciones.

Aquí mis dudas y la súplica para que nuestro Trono de la Eterna Sabiduría me las resuelva:

Artículo 1.-  Luévano pretende derogar el artículo 1 en el texto que señala “que las convicciones religiosas  no eximen en ningún caso del cumplimiento de las leyes del país”, bajo esa lógica, ¿si un Sacerdote comete la violación de un menor, por su investidura religiosa no tendrá obligación de ser juzgado ante la ley?  ¿Luévano quiere proteger a pederastas?

No obstante sobre ese tema la propuesta modifica en artículo 12 Bis que habla de que los representantes de cualquier asociación religiosa deben informan inmediatamente a las autoridades sobre la probable comisión de un delito que esté relacionado con su culto o que se haya cometido en sus instalaciones.

Luévano Cantú propone modificar el texto agregándole que tienen que informar inmediatamente “pero hasta que tengan conocimiento de datos, sobre el probable delito”. Madam explíqueme ¿es decir que  si solo son rumores deberán tenerse datos para acudir a las autoridades y a los tutores?

 Artículo 2 ampliación párrafo 11.- Propone agregar sobre el derecho a manifestarse pacíficamente para expresar sus creencias religiosas EN RELACIÓN CON ASUNTOS DE CARÁCTER PÚBLICO. Pero su iniciativa no termina ahí,  en ese tema propone que toda persona tiene derecho a OTORGAR Y RECIBIR acompañamiento y asesoría espiritual acorde a su doctrina y profesión religiosa EN CUALQUIER LUGAR, yo le preguntaría  ¿incluidas las escuelas públicas, Chole?

Otro fragmento que definitivamente choca es que otorga el derecho de “objeción de conciencia”. En ese aspecto, ¿qué pasa con el derecho al aborto  -por ejemplo- de las mujeres que lo soliciten en los estados que está aprobado como Oaxaca o el mismo Distrito Federal? ¿Podrá ser negado por médicos y enfermeras por “objeción de conciencia”?

Ampliación del artículo 2 párrafo 9.- En ese punto propone darle derecho a las iglesias al culto público y en la parte que dota de derecho a la propagación de su doctrina por cualquier medio de comunicación. Amiga, date cuenta, existe María Visión y varios canales que son el deleite de las y los adoradores de la Vela Perpetua.

Artículo 3.- El artículo tercero que propone la dulce Chole, no tiene desperdicio parece que no le queda claro que significa “estado laico” cuando señala que la laicidad no impedirá “la colaboración con las iglesias y agrupaciones religiosas en la promoción conjunta del desarrollo cultural y social de las personas, a través de los mecanismos previstos en las leyes correspondientes”.

“ARTÍCULO 16.- Pasa de “patrimonio indispensable” a “patrimonio necesario” la pregunta es, ¿si la Iglesia amplía su patrimonio ahora sí la Secretaría de Hacienda tendría derecho a gravar sus ingresos?

En ese mismo artículo pero en el párrafo 3, señala que, en caso de que liquiden a una asociación religiosa en términos del artículo 32, los bienes pasarán a la asistencia pública ¿?

Por mi culpa por mi culpa.-  En fin, lo que me queda más o menos claro es que la iniciativa de Chole tiene la intención – según su cándida idea- de buscar que los mexicanos descarriados en la violencia, el homicidio, el secuestro, el robo, etc.,  retomen el sendero del bien a través de la catequesis.  Sin embargo, se le olvida algo muy importante a la Senadora; ¿será prudente apelar a la conciencia mientras el Estado evade su función?

Yo Pecadora.- El Estado fue rebasado, es incapaz de garantizar la paz, la seguridad y la justicia a través de los mecanismos que le conciernen como la aplicación de las leyes. Las religiones no necesariamente provocan que la gente deje de delinquir, que por obra y gracia de Dios dejen de robar, secuestrar, violar o asesinar. No, lo que nos trajo hasta este punto, es la debilidad institucional, es decir, si el estado cumple con su deber, no es necesario rogar a Alá (o cualquiera que sea el nombre con el que usted llame a su deidad)  para que retomemos el buen camino, eso es terreno personal. En torno a eso, la ocurrente Senadora debe proponer leyes relativas a lo que compete al ente que representa, ya lo dijo el Peje parafraseando a Yisus; “al César lo que es del César”…

Colofón

Esta columna se toma unos días para disfrutar a gusto y sin remordimiento de la glotonería, la pachanga, lo efusivos abrazos y todo lo propio de éstas épocas decembrinas y el nacimiento del año 2020.  Muchas gracias por el favor de su lectura, deseo que pases felices fiestas con su familia, sus amigos, solo o sola, a su manera.