Los fantasmas de la incertidumbre

Reciben productores del norte de Zacatecas estímulos para el campo
07/02/2021
Humo y garrote
09/02/2021

Norma Galarza

  • El triunfo agridulce en la UAZ

  • El fantasma de la continuidad

  • Exorcizarlo, el reto

  • La capital sin candidato (a).

  • ¿Comprometer el triunfo por complacer a Carlos Puente?

El triunfo agridulce en la UAZ.- El pasado fin de semana la  Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), vivió un accidentado proceso de elección de autoridades. La postergada elección debido a la pandemia, dejó evidencia del dominio del  abstencionismo y la sospecha de irregularidades que le restan legitimidad a Rubén Ibarra Reyes y amenazan con acentuar las pugnas internas. Seguramente el triunfo del “nuevo” Rector, fue agridulce. El respaldo de sólo el 40 por ciento de los alumnos, trabajadores y maestros de su institución, augura el dominio de la división en nuestra Máxima Casa de Estudios. Al anecdotario pasarán la sospecha de cohesión, el chantaje y la falta de claridad que hicieron su agosto en un proceso histórico en el que se pusieron aprueba las tecnologías  de la comunicación. Sin embargo, no pasaron la prueba de garantizar confianza entre los universitarios. No faltaron tampoco   irregularidades como la acusación de alumnos de algunas unidades académicas respecto al condicionamiento de calificaciones a cambio de votos. La desconfianza ensombrece el futuro político universitario.

 

El fantasma de la continuidad– Y ahí no concluyen los cuestionamientos que cargará al menos los próximos 4 años la Universidad. La elección que pasó fue un ejemplo de regresión en términos de equidad de género pese a ser cuna de acusaciones de acoso sexual contra mujeres. En ese tenor, como en cualquier Club de Tobi, se dejó fuera a las universitarias al omitir la incorporación de la paridad de género en todas las planillas. En la resaca de los días posteriores al proceso, hay preocupación entre los universitarios porque los líderes de hoy, podrían repetir las costumbres que provocaron que la UAZ, hoy esté en el hoyo. En ese sentido,  será un duro reto lavarle la cara a  la institución  cuando en el poder quedaron las presuntas tapaderas de fraudes que causan rubor como la “Estafa Maestra”. También hay temor que el grupo que sigue a  la cabeza,  optará por las mismas prácticas administrativas que la han marcado desde la irresponsable administración de Francisco Javier Domínguez Garay.

Exorcizarlo, el reto.- Con esos antecedentes, está claro que  Ibarra Reyes tendrá grandes retos si busca legitimidad ante los universitarios. Primero deberá propiciar un divorcio con grupos caciquiles con los que se mantiene un pacto de silencio. Tendrá que hacer frente a la deuda histórica con el ISSSTE, causante de la pérdida de infraestructura educativa. Tendrá que acabar con grupos que han hecho de la UAZ un feudo personal en detrimento de su calidad y autonomía. Si es real su intención de romper las viejas cadenas que atan a la Universidad, deberá romper con las mafias internas que la hunden cada día más. El nuevo Rector y su planilla  tendrán hasta 2025 para demostrar que quienes los votaron tenían razón y ellos eran la solución a los problemas añejos del Alma Máter como el endeudamiento y la opacidad.  Si es real que la apuesta de las actuales autoridades es consagrar la unidad, tendrán que demostrar que lo que le espera a la UAZ, no es la continuidad ¿Les damos el beneficio de la duda?

No adelantar vísperas, la capital todavía no tiene candidato (a).-  ¿La candidatura para la alcaldía de la capital por parte de la coalición Juntos Haremos Historia Consummatum est? No me atrevería a afirmar eso. Máxime sabiendo que ese importante bastión de Morena no será cedido tan fácilmente al Partido Verde Ecologista de México (PVEM). No importan los amarres de Carlos Puente ni que  vaya a bailarle al Señor de Chalma. Evidentemente, los militantes de Morena no harán mutis ante la intención de meter a Jorge Miranda a la candidatura por la Presidencia Municipal de Zacatecas.  Lo que se augura es una muy áspera  negociación, ya que por un lado, los históricos estarán en pugna para que sea Ulises Mejía quien encabece la candidatura, que dicho sea de paso, ganaría con cómoda ventaja a cualquier opositor que elija la Alianza que conforman PRI, PAN y PRD. Por el otro lado, la poderosa ala monrealista trae entre ceja y ceja la idea de respaldar a Ruth Calderón Babún en caso de que se decida que sea mujer la bendecida, está claro que la prefieren por encima de Soledad Luévano, a quien por  cierto, le va mejor como Senadora. La actual síndica municipal cuenta con la confianza del poderoso clan por la labor que puede desempeñar en el trabajo de limar asperezas con algunas corrientes en Morena. Hoy el objetivo en el partido es cerrarle el paso al Verde.

¿Comprometer el triunfo en la capital?.- Y no se niega que Miranda Castro tiene sus simpatizantes en el morenismo.  Se debe a que se le ve como un personaje  competitivo. Y es que,   ha demostrado ser muy hábil en el manejo financiero como funcionario de Alejandro Tello, además de tener una muy buena reputación por mantener el barco de la actual gestión a flote.  A su maestría e inteligencia se debe que resulte atractivo como carta fuerte para la alcaldía de Zacatecas y que un sector en Morena no lo vea con malos ojos  Pero esa opción provocará una grave fractura entre los emisarios de la 4T que defienden el puritanismo ideológico. De ahí que lo vean como un aspirante que representa hasta hoy, los intereses del PRI. El hecho de que el Verde de Puente Salas lo quiera introducir con pinzas para que lo abandere el Movimiento del Peje con la certeza de que su poderío político al menos en el corredor metropolitano es incuestionable, no cae nada en gracia. Y es que cederle esa importante plaza al partido del Tucán, generará más fracturas y será un golpe más a la credibilidad de los guindas. ¿Tendrá  sentido comprometer una elección que se  tiene prácticamente en la bolsa? Diré algo coloquialmente vulgar ¿Por qué sobarle los testículos al tigre?