Lo que mal comienza mal acaba, Froylán y su próxima salida

Anuncia ATC proyecto ambicioso para acabar con la carencia de agua en Zacatecas.
24/03/2017
Tello cachetea con guante blanco a MAR al invitarlo a que “ayude desde FONATUR”
27/03/2017

Por Andrés Vera Díaz

Froylán Carlos Cruz como secretario de Seguridad Pública de Zacatecas tendría los días contados. Ante la discrepancia entre elementos de la Policía Estatal y el mando superior, aunado a la nula estrategia de seguridad, el sureño, no tendría más de dos meses de continuidad al frente de unas de las dependencias de mayor importancia.

Han sido desde periodistas, ciudadanos, policías y propios allegados a Tello, quienes insistentemente le sugieren el relevo de Carlos Cruz por otro, inclusive el propio Jesús Pinto Ortiz, a pesar de que éste último tuvo señalamientos por nepotismo, negligencia en cuanto a uso de narcóticos de los subalternos y acusaciones sobre un alcoholismo exacerbado, el grueso de las filas en la Estatal pugnan por su retorno.

Sobre todo, un grupo de policías de “élite”, entrenados por agentes extranjeros, desde la llegada de Froylán, manifiestan su rechazo a la política del actual secretario, la cual es de omisión e ineficacia. Tan sólo resulta obvio el descuido de las UNIRSE, estos retenes instalados por Alonso Reyes, pero que ahora son elefantes blancos custodiados por uno que otro elemento dando pase libre mientras observa su celular atentamente.

Un grupo especial de inteligencia fue creado con Pinto, con órdenes específicas de atacar a cualquier grupo del crimen organizado, “sin preferencia ni omisión”, según relatos de un exagente. “Teníamos información clasificada, relación estrecha con el Ejército y la PGR para cateos y detenciones, ahora se trata de arrestar a narcomenudistas y adictos”, agrega la fuente que por razones de seguridad prefiere no dar a conocer su nombre.

“Pinto se ponía el chaleco, su arma y salía con nosotros a operativos, era el primero en bajar de la camioneta”, alude el exagente al tiempo que reprocha que el actual secretario, se la pasa dando charlas en escuelas. El avance de la inseguridad no sólo se debe al crecimiento del poderío de algunos cárteles, sino a la ceguera gubernamental, y éste, es el botón de muestra.

Esfuerzos se realizan, con visión holística, pero no es suficiente. La corrupción, omisión, escasez de oportunidades laborales dignas y la falta de un análisis antropológico que derive las causas de interrelación social, son una puerta abierta para que el crimen organizado prolifere. A fin de cuentas, es mercado, oferta y demanda, oportunidad y aplicación. Tienen mejores estrategas que el propio gobierno.

Froylán se siente cómodo, impuesto por el propio General Cienfuegos, hasta ahora cree que su puesto esta cimentado con alcayatas de acero, pero Tello considera fuertemente la posibilidad de su remoción. La seguridad es un lujo que no puede ser descuidado. Más allá de la típica respuesta “en todo el país está igual”, la realidad no es esa. Otras entidades con situación geográfica compleja para el paso y control de zonas tienen menos incidencia delictiva, y porcentualmente, Zacatecas está en situación crítica. La solución de fondo no es siempre remover al de arriba, pero es un comienzo significativo.

Pero, ¿será Pinto la “panacea”?, recordemos que durante las comparecencias del gabinete de seguridad y política interna del gobierno del estado en el marco del Quinto Informe de Alonso, ante diputados de la LXI Legislatura, Pinto Ortiz, declaró cínicamente que su hijo usaba uniforme de la Policía Estatal Preventiva (PEP) para “completar” el destacamento de la corporación montada “cuando no se ajusta el número de elementos para un operativo” y además, se le asignaba también como escolta de Alonso Reyes. Reconoció que su vástago no era miembro de la policía pero en ocasiones fungía como tal y porta el uniforme con todo y arma.

Lo anterior derivaba en delitos graves como usurpación de funciones, nepotismo y uso indebido de insignias policiacas pero el funcionario no respondió porque en lugar de contratar o comisionar un elemento acreditado, su hijo formaba parte de la corporación y recibe sueldo.

Además, ante cuestionamientos del entonces diputado Rafael Flores Mendoza, quien exhibió que Pinto Ortiz se emborracha en un “centro de mando improvisado”, el secretario le respondió que “toma en ocasiones pero no hay porqué ser tan delicado en el tema”.

Pecata minuta parecieran, pero también hubo señalamientos de contubernio de Pinto con el crimen organizado, muchas de ellas bajo contextos políticos coyunturales, pero, Pinto tampoco logró la disminución de ejecuciones y delitos menores. La realidad es, que mientras la corrupción e impunidad imperen en este feudito llamado Zacatecas, ninguna estrategia ni personaje, minimizarán la inseguridad. Eso, eso si es seguro.