Las pruebas de Mara

Programa Festival Cultural Zacatecas 2017
06/04/2017
Morena Zacatecas condena uso de fuerza pública en Michoacán
06/04/2017

Por Andrés Vera Díaz [author imageurl=”https://lacuevalobo.com/wp-content/uploads/2017/02/FB_IMG_1487428712045.jpg”]

Mara Muñoz presentó su renuncia exhibiendo una supuesta –porque aún no se comprueba- violación flagrante de servidores públicos en los que se anexa el propio fiscal del estado. Un llamado al Gobernador Tello para que revise la voluntad para reforzar el Centro de Justicia para las Mujeres, con la clara intención de señalar la corrupción gubernamental, que esa sí es per se.

Sin embargo, Mara, en su posición de luchadora por la equidad de género, y al frente de un departamento de suma importancia, tiene que presentar las pruebas de sus aseveraciones, porque eso son. Una terrible incongruencia sería simplemente dejar en el limbo de la mediatización un protagonismo victimario. Como defensora de la justicia, no documentar fehacientemente sus acusaciones, la dejaría en la indefensión e ilegitimidad de su práctica como funcionaria con trabajo real.

La misma exfuncionaria en charla out of record, reprochaba que el Procurador Murillo le solicitara presentase pruebas ante las instancias correspondientes, cuando es a la propia Procuraduría a la que se acusa, pero existen otros entes, como la PGR, para no caer en la trillada –aunque real- práctica de señalar que la autoridad dará carpetazo al asunto, porque entonces, se cuestionará de manera firme porque fue parte entonces de un sistema corrupto durante tres años. ¿Apenas se dio cuenta?. Y es que las denuncias declarativas en contra de la falta de apoyo de la actual administración ahora se hacen públicas, pero la propia Mara también se quejaba en cafés de la ciudad, que Ni Nahle o Leticia Soto en su momento, daban pie a una verdadera intención de echar a andar sus proyectos.

No se trata de la defensa del procurador ni el sistema, pero resulta inverosímil que en 2 años y medio atrás, no observara o tuviera conocimiento de corruptelas o abusos. La victimización de género es infame si se pretende encausar así el asunto. Todo huele, a un golpe estratégico planeado desde la dirección de la FONATUR. Y es que el propio gobierno del estado tenía ya el conocimiento de que Mara se iría, pero su error fue, darle tiempo para tener el momento idóneo con una justificación basada en el acompañamiento moral de organizaciones y simpatizantes en general.

Mara es una mujer capaz, con un pasado brillante, otro oscuro y decadente, pero que renació con gallardía y rescatada en la función pública por Alonso. A pesar de que niega tener vínculos políticos, la realidad es que si existen.

Ahora, para que sus dichos tengan toda certeza, debe presentar pruebas, si no confía en la PGJEZ, entonces con instancias federales, organizaciones autónoma de derechos humanos, medios de comunicación y quien guste anexarse a su llamado de justicia; de lo contrario, será repudiada por gentes de claro pensamiento y justificada por aquellos que creen cualquier denuncia forma parte de una postura de oposición, y vaya que hay los sistémicos aunque se digan antisistema.

Confío en que lo hará, con señalamientos contundentes documentales, pruebas innegables. Se otorga el beneficio de la duda sin vehemencia, pero con entusiasmo. Pero es prudente advertirle, que también de victimizaciones mediáticas estamos hartos. Bajo sus propios argumentos, entonces que la coherencia actúe, si no, que tengas buen viaje a la Ciudad de México, Mara.