La prole del PRI

Feria del libro 2017 estará dedicada al centenario de Juan Rulfo y a la memoria de René Avilés y David Ojeda
19/05/2017
Vivir en Zacatecas es vivir en San Pedro de los Saguaros
22/05/2017

Por Norma Galarza Flores

En el principio post-revolucionario de México, Plutarco Elías Calles dijo: únanse carrancistas, villistas, obregonistas, zapatistas y formemos una institución que concilie nuestras diferencias (supongo que así dijo).  De ese  revoltijo  de los forjadores la revolución, pero que ahora demandaban su lugar como herederos de la pugna contra la dictadura de Díaz, nació el PRI.

Primero se llamó Partido Nacional Revolucionario (P.N.R.), a principios de 1929. Luego,  a finales del mandato de Tata Lázaro, decidieron cambiarle el nombre al niño, desde ahora, lo llamarían Partido de la Revolución Mexicana (P.N.M).

Mientras eso sucedía, en otra escena de la vida política nacional, en  1939 nacía  el Buda (por diferenciarlo como figura antagónica) del sistema político mexicano: el Partido Acción Nacional (PAN)

Volviendo al  tricolor,  en 1946, mientras el mundo seguía azorado viendo  los albores de la cruenta guerra contra Alemania y sus aliados, el partido,  como la canción  “Gloria” de un tal Joan Sebastian, volvía a cambiarse el nombre, ahora elegiría el mote que lleva hasta nuestros días; Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Así  surgía el padre Abraham, de la partidocracia en México,  -con todo respeto al padre bíblico del cristianismo-, comparo con él, al PRI, porque la gran mayoría de los partidos que tenemos hasta hoy, vieron sus orígenes en el éxodo de militantes priistas.

Además, al ser el de la Revolución Institucional,  el partido con la estructura más grande, era lógico que su influencia pesara al menos en 7 de los 9 partidos con registro ante el INE hasta este año. Es decir que padre PRI cumplió y bien la misión de reproduciros y poblar la tierra mexicana, ya que hoy varios de sus vástagos viven gracias al erario en institutos genéticamente constituidos por políticos emanados del semen tricolor

El PRD

El primer adefesio que nació de las entrañas del PRI -de su mano izquierda, es decir, su corriente democrática-, cuando se formalizó la sociedad conyugal de convivencia con organizaciones de la llamada izquierda de México y los inconformes con la ideología priista, entre los que destacan: Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, fue el PRD, que nace el 1989, un emblemático 5 de mayo.

Pero ese caso es triste, porque luego de ser la segunda fuerza política nacional, éste hijo del PRI, se enfermó de Pacto por México y hoy sufre problemas de identidad porque no sabe si es de izquierda o derecha,  situación que lo debilita.

MORENA

Dado que está compuesto por personajes emanados del PRI, Morena forma parte de la prole priista, a pesar que lo niegue por mera conveniencia electoral.  Aunque, si bien es cierto que tiene el pleito casado con el NUEVO PRI (el que retomó el poder en 2012), eso no lo exime de tener en sus venas sangre priista aunque sea de un rojo más intenso.

¿Por qué? Morena está compuesto en su mayoría por  ex priistas que hoy se asumen sus enemigos aún cuando hicieron fama y fortuna ese partido.  Ahí está Barttlet y el mismo AMLO quien ahora se asume como el profeta sanador de toda corrupción.

Sin duda el 2018 ya está a la vuelta de la esquina y ante la decrepitud del padre de la mayoría de los partidos políticos nacionales,  las pugnas por heredar el trono están más intensas que nunca. ¿Al hijo PRIetito del tricolor le alcanzará con asumirse como “La Esperanza de México”? Está difícil. Al parecer, la soberbia lo ciega, y eso es peligroso. Si bien es cierto que Morena crece y madura a pasos agigantados, no debe olvidar que su octogenario padre inventó el juego y sus reglas. Feliz lunes.