La paradoja de la inseguridad

Anuncia SFP inhabilitación de 8 exfuncionarios: no dice sus nombres
28/06/2022
Eran mexicanos al menos 27 de los 51 migrantes muertos por asfixia en caja de tráiler en Texas
29/06/2022

Norma Galarza

Subterfugios

Desconfianza

Impunidad

De Salida

El show periódico de Humbelina

Subterfugios.- Qué contrariedad. Cada vez que Adolfo Marín reúne a la prensa para informar sobre los  “avances” en materia de seguridad, mayores certezas deja de que la Secretaría que encabeza no sabe de dónde viene ni a dónde va. ¿Qué podemos esperar de positivo, si el mismo titular delata que se siente como perro en periférico, confundido y sin rumbo? Es visible que no ha logrado adaptarse al puesto y que no hay ruta clara para hacer frente al problema más sentido de los zacatecanos. De entre los magros resultados que el lunes dio a conocer, prácticamente aceptó que si no se mencionan más delitos es porque los ciudadanos ¡no los denuncian! Al ser cuestionado sobre la existencia de cobros de piso, dijo que se tenían reportes, pero que las denuncias eran pocas, así justificó la afirmación en la conferencia pasada, de que eran hechos aislados.  Respecto a la existencia de retenes del crimen organizado en carreteras de la entidad, el funcionario uso el mismo subterfugio. En resumen, la inseguridad es culpa de usted, ciudadano que se calla las situaciones que vive cotidianamente.

Desconfianza.- Una salida muy cómoda la del Secretario. De manera conveniente, no se detuvo a reflexionar en que si la gente no denuncia es porque tiene miedo a las represalias del crimen organizado, infiltrado en la médula del sector público. La falta de confianza en dichas instituciones es crónica, pero el actual régimen no ha hecho mucho por erradicarla y es un mal con réplica en todo el país. De ahí que la llegada de la 4T a Zacatecas, no haya contribuido a mejorar la confianza en la Secretaría de Seguridad Pública ni en sus elementos.  Hablan de ello los datos del INEGI en la última Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, al revelar que  solo el 26.3 por ciento de la población de la entidad se fía de esa institución.  Asimismo, únicamente el 16.7 por ciento de los zacatecanos están satisfechos con el servicio que brinda.  La falta de credibilidad de las áreas públicas que debieran brindar seguridad, desmotiva a las personas a denunciar delitos.

Impunidad.- A ese argumento, súmele los resultados raquíticos de la FGJEZ ante las denuncias que se presentan. Si bien es cierto que según el índice de Impunidad Estatal de México Elige, Zacatecas redujo 15.2 porcentuales su nivel de impunidad de 2019 a 2021, eso no significa que las personas crean que si denuncian obtendrán justicia. Que la ciudadanía no reporte hechos delictivos a las instituciones encargadas de resolverlos, no significa que no existan. Para botones de muestra las ciudades más pobladas del estado. Lo reportado en marzo, también por el INEGI en la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), demuestra que los hechos delictivos ocurren de manera recurrente. En ese tenor, en el primer trimestre del año, 25.8 por ciento de los capitalinos y 29.7 de los fresnillenses, experimentaron conflictos o enfrentamientos en sus ciudades. Eventos a los que se suma la impunidad que supera en percepción el 90 por ciento. Con ese contexto, el llamado de Marín Marín a que la población denuncie, es estéril. La poca afluencia a realizar ese engorroso trámite, seguirá mientras persista el temor a ser víctima de venganzas de la delincuencia. El resultado es una paradoja, un círculo vicioso en el que los encargados de la seguridad, propician su marasmo en la incapacidad para generar confianza en la población.  Qué cosas

De Salida

El  show periódico de Humbelina.- El show que encabeza periódicamente “Liz”, el único alfil incondicional que le queda a Norma Julieta del Río, comienza ser tedioso.  Se ha desgastado, y ya resultan predecibles sus salidas a escena entre redobles de tambores para decir, nada de nada. Su jugada es clara. Aparentar que da resultados pero sin hechos concretos o señalamientos palpables más allá de su villano favorito; Benjamín “N”. La última aparición fue el colmo, poco se esmeró en maquillar el discurso. Si se compara con el que dijo el 11 de octubre, es casi idéntico. O sea que ya ni se molesta en cambiar el guion. La muy cacareada lucha anticorrupción, “en la nueva gobernanza no permitiremos impunidad”, el, no somos los mismos, “el gobernador ha instruido”, son sus lugares comunes, pero hasta hoy, puro aspaviento.  Honestamente,  ya cansó, ni “Chespirito” reciclaba tanto el mismo chiste.