La inseguridad gestada en la corrupción y la impunidad

La UAZ chocó con el futuro por mediocridad funcionaril: Rodolfo García Zamora
09/11/2017
Morena Zacatecas, los personajes que se perfilan para la contienda electoral 2018
13/11/2017

Por Norma Galarza

No sé a ustedes, pero en lo personal, el clima de violencia que impera en Zacatecas me mantiene al borde la paranoia. Y no es para menos, los diarios locales dan cuenta cotidiana de que la nota roja se mudó a vivir a las portadas. Aunque Zacatecas no es el único estado que vive en el pánico constante que se pasea amparado en una impunidad escándalosa, gestada en la más descarada corrupción, a últimas fechas ha incrementado de forma alarmante sus niveles de inseguridad.

Pero nuestro Estado no el único. El escenario en el que se envuelve todo el país no es nada alentador. Para desgracia ciudadana, México enfrenta una crisis de violencia que ya coloca al 2017 como el año con más asesinatos de los últimos casi 12 años, desde el inicio de la guerra contra el narcotráfico.  Y es que, de acuerdo al Semáforo Delictivo en los primero seis meses de este año se registraron 16 por ciento más asesinatos que en el mismo periodo en 2011, el año más sangriento de Felipe Calderón.

¿Percepción o cruda realidad?

Si la percepción es la antesala de la realidad, en el tema de la violencia, los ciudadanos refieren en su día a día, una realidad de color escarlata. Ayer justamente platicaba con una vecina que me contaba sobre experiencias de familiares y conocidos con el escabroso tema de la inseguridad, bajo el agravante de la percepción de que la impunidad profundiza el problema.

Un sistema de justicia gestado en la corrupción 

Pero  si vamos a los orígenes del Sistema de Seguridad, podremos intuir que como dice el refrán, árbol que nace torcido jamás su tronco endereza   Y es que, desde que se gestaron los sistemas de seguridad y justicia en México  (nacidos 1929 y 1933, en la época post revolucionaria, durante el maximato de Plutarco Elías Calles) su objetivo fue estar al servicio de la clase corrupta y dominante.  En ese tiempo se creó también como maqueta estructural el tricolor un partido manejado y usufructuado por líderes y caciques que se repartieron el país y establecieron un sistema de seguridad y justicia concebido para servir al poder que detentaban.

Un sistema de justicia diseñado para reprimir 

Al amparo del sistema gestado bajo esas características, la seguridad y la justicia  se imparten de manera selectiva, dictatorial y autoritaria, estableciendo la premisa indudable de que el “poder público” ostentado por burócratas y caciques, está diseñado para servir a sus intereses y caprichos y por lo tanto la población debe sujetarse y obedecer sumisamente los mandatos de esa clase política. La jerarquización del sistema de autoridad que exige incondicional obediencia a los jefes, diseñado más para reprimir que para impartir justicia puntual, imparcial y expedita, es en la que se sostiene el sistema actual . Todo eso aunado un creciente empobrecimiento popular, un desgaste creciente del sistema político y una cada vez más evidente infiltración de la delincuencia organizada en las esferas gubernamentales, políticas y empresariales y el consecuente y evidente vacío de una verdadera estrategia de seguridad pública han dado como resultado el cuasimodo que tenemos ahora.

Senderos…

Alejandro Gertz Manero, ex diputado por Convergencia y ex Secretario de Seguridad Pública con Fox,  ( y por ciento, uno de los involucrados recientes en los Paradise Papers), dio un tanto en el clavo al señalar, mucho antes de que el clima de violencia mostrara cifras asfixiantes como las que actualmente ostenta,que una de las formas para salir de la crisis es la aplicación de cambios de fondo y estructurales, que desmantelen el sistema dictatorial abusivo y vertical que solo sirve al poder formal y a los poderes de facto, quienes evidentemente son los que verdaderamente gobiernan en nuestro país”. Hoy una propuesta en ese sentido no sólo es urgente sino necesaria, pero más urgente es que se tome en serio y se emprenda una verdadera guerra contra la corrupción y la impunidad.

Corrupción e impunidad, los génesis de la inseguridad 

La inseguridad es sólo la punta del iceberg del verdadero problema escondido en la corrupción y la impunidad. Por ejemplo, México sigue su escalada a los lugares más altos en índices de corrupción (problema del que no es inmune el ex Diputado Federal Gertz Manero) de acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016, nuestro pais escaló 28 lugares del 2015 al 2016. Y la corrupción y la impunidad sueles ser siamesas, y no hay una verdadera estrategia para atacarlas, pese a los intentos respaldados en la simulación de crear más puestos burocráticos en organismos como los recién creados Sistemas Anticorrupción, que resultan ineficientes, para atacar un problema que en realidad no se quiere erradicar. ¿Y cómo pretender erradicarlo si sus tentáculos alcanzan al mismo ocupante de Los Pinos?

Cambiar de partido dominante ¿una salida?

Sin duda urge un cambio estructural, que sacuda la médula podrida del sistema plutocrático que hizo su imperio en nuestro país. Aún tengo esperanza que ese cambio se puede dar por medio del sufragio. Negándoles nuestro voto a los que le han fallado al país  es cómo podemos darle un respiro al sistema político nacional, ¿o usted qué opina? Feliz fin de semana