La historia de las imposiciones en Morena y la urgente reconciliación de cara al 2021

Se ha beneficiado a 65 mil estudiantes zacatecanos de preparatoria con la beca”Benito Juárez”
30/04/2019
Ordena AMLO despedir al personal contratado partir del 1 de diciembre del 2018
01/05/2019

Norma Galarza

Por Norma Galarza Flores

Igual que algunos defensores alemanes de Adolfo Hitler que se aferran a negar que el genocidio del pueblo judío fue real, seguidores de David Monreal, pretenden hacerlo pasar por víctima  inocente ante la determinación tomada por la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, que emprendió procedimiento en su contra por la imposición de candidatos en 2018.   ¿Nos perciben como un pueblo amnésico o de plano nos piensan como débiles mentales cuando arguyen que las historias de imposiciones  de candidatos ocurridas no sólo en 2018 sino también en 2016,  son solo leyendas nacidas en el imaginario colectivo? Así parece.

 Y es que, la mayoría de los que de una u otra forma convivimos en los desiertos terrenos de la política, recordamos que en Zacatecas desde la elección de 2016, las rupturas en Morena tuvieron su génesis en prácticas caciquiles por parte David Monreal quien con total impunidad  ungió bajo la soberana ley del antidemocrático dedazo a  alfiles personales para que encabezaran las candidaturas.

En medio del escándalo -recordemos-,  Morena enfrentó su primera campaña como partido en Zacatecas, dominado por la mano que a todas luces, quería mecer la cuna a su antojo, desde que se oficializó que ese instituto aparecería en las boletas electorales ¿A poco ya se les olvidó aquella vergonzante escena que presenciaron muchos guadalupenses en la que se pretendía imponer a Priscila Benítez como precandidata a Diputada en la que hasta golpes hubo? Entre otras consecuencias como la decepción de varios votantes, aquel incidente provocó el enojo del ahora Diputado Local José Dolores Hernández quien abandonó las filas de Morena y brincó  al Partido del Trabajo, otro feudo -para variar- monrealista, donde sus aspiraciones políticas encontraron cobijo.

También en 2016, David Monreal decidió que el personaje que mejor se acomodaba a sus intereses para la Alcaldía de Guadalupe era el ex perredista y ex verde Clemente Velázquez, quien a la postre sufrió  una dura derrota (no obstante,  anunciada) en su enfrentamiento en las urnas contra Enrique Flores. Botones de muestra sobran ya que las prácticas se repitieron en varios municipios de la entidad. Desde ahí empezó la división entre monrealistas y partidarios del “Profe” Fernando Arteaga.

¿Y qué hicieron entonces el ala de morenistas históricos que encabeza Fernando Arteaga? Apechugaron. Aplicaron la máxima economista smithiana  de laissez faire, laissez passer en aras de no lacerar al partido de AMLO.

 Según ellos el objetivo era llevar a López Obrador al poder, logrado eso, se preveían acciones diferentes y así fue. Y dado que en 2018, la historia de aplicar el dedazo  a las candidaturas, a favor de familiares, amigos, fans, etcétera, por parte de  David Monreal  se repitió sin una pizca de pudor,  aunque los incondicionales de David pretenden pasar por víctima al personaje que a grandes rasgos fue el que “la mecha prendió” bajo el influjo de sus descontroladas ambiciones políticas. Ahora los arteaguistas ya no se quedaron como convidados de piedra,

Y es que,  para nadie es un secreto que sin respetar los estatutos, el Coordinador de Ganadería impuso también el año pasado candidaturas en varios de los 58 municipios del estado, pese a su no militancia, solo por contar con la bendición de su hermano mayor.

No obstante,  que en el pasado reciente,  en aras de quedarse con todo el poder – así lo leyeron los arteaguistas- el ahora Coordinador de Ganadería emprendió procedimiento ante la misma Comisión que hoy lo investiga, acusando al Dirigente de Morena de no pagar la renta del lugar donde se efectuó una asamblea, pero que -dicen- el objetivo real era quitar de enfrente a Fernando Arteaga, ahora pretende quedar limpio ante la opinión pública. ¿O sea que lo que para unos es fiesta para otros es desmadre?

A David ahora le toca, como dijera Antonio Aguilar “cachar varas” y lo prudente, si en realidad se quiere lograr la unidad, es que acate las reglas, sin chistar ¿ O a poco el petista que más ha dañado a Morena en Zacatecas, se creyó el cuento de que por ser el hermano de Ricardo siempre gozaría de total inmunidad?

Finalmente, ojalá tanto arteaguistas como davidianos tengan intenciones reales de acabar con las pugnas internas, no vaya a ser que en el 2021, no les resulten sus proyecciones. Pensemos que para entonces el desgaste en el poder de AMLO empezará a hacer mella en los partidos que integra la coalición que “hizo historia”. Pasadas las pugnas y los procedimientos ojalá que empiecen a trabajar la reconciliación. Que no se les olvide que del plato a la boca- como ya ocurrió antes en 2016, para ser precisos- se les puede caer la sopa. Feliz miércoles.