La estrategia de Seguridad: Prevención tardía

LA AUTOMATIZACIÓN DE LA CENTRAL DE NOTIFICACIONES DEL TSJEZ FACILITARÁ RESOLUCIONES A EMPRESAS LOCALES
13/05/2017
SEDIF y Fundación Rino-Q acuerdan acciones coordinadas de prevención y manejo de niños quemados
16/05/2017

 

Por Norma Galarza[author] [author_image timthumb=’on’]https://lacuevalobo.com/wp-content/uploads/2016/08/norma-galarza.jpg[/author_image] [author_info]Economista, madre, librepensadora y aprendiz de periodista [/author_info] [/author]


Ya son casi 8 meses de que el oaxaqueño Froylán Carlos Cruz, tomara la batuta en  la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y ¿lo más preocupante? con resultados nulos hasta el día de hoy. Evidentemente en Zacatecas, el Estado está fallando en la función de ser el  “gendarme de los propietarios privados”, que le atribuye al anarquista italiano Errico Malatesta. Ante la descomposición social imperante, el Estado, parece haber cedido su lugar a los poderes de facto, como el crimen organizado.

La estrategia de seguridad basada en la prevención,llega tarde a una entidad, donde la exigencia apremiante de sus ciudadanos, es detener las muertes que se han vuelto parte de la cotidianeidad.  Y no es para menos, porque de acuerdo al Semáforo Delictivo, rebasamos en marzo con 79 por ciento  la media nacional en homicidios. El problema es grave y nos tiene inmersos en la incertidumbre.  A este panorama desolador súmele que los trabajadores de Seguridad Pública se encuentran inconformes con el trato que se les da, y tendrá una bomba de tiempo.  La protesta que protagonizaron el pasado viernes decenas de elementos de la Policía Estatal es una evidencia más, de que para Carlos Cruz, el “beneficio de la duda” ya se agotó.

La estrategia de prevención, tardía

Es preocupante que en Zacatecas no haya una estrategia real contra la inseguridad y que además  se le sume  la falta de acompañamiento por parte de la procuración de justicia. Si para Froylán Cruz, la columna vertebral de el método de combate a la inseguridad debe seguir apoyada en la prevención, los resultados no los veremos en este sexenio.  Porque para que una estrategia de ésa índole funcione el cambio empieza en la mentalidad de los ciudadanos y eso lleva tiempo. La prevención es una medida que se toma antes, no después. Prevenir, de acuerdo a la RAE es la preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo, y eso, ya no aplica para nuestro Zacatecas. De nada sirve que se quieran instaurar sistemas preventivos, cuando la criminalidad ya rebasó todo pronóstico.

Flaqueza institucional imposibilita merma en la inseguridad.

A esto añádale que la institución de combatir la inseguridad esta débil, y encontrará que, en efecto el problema ya nos rebasó. la debilidad evidenciada el viernes por cerca de 100 policías al manifestarse por una estrategia de Seguridad real y por la renuncia de Froylán Carlos Cruz, da cuenta de que lo que tenemos no está funcionando.  Y es que ahora resulta que, de acuerdo a lo dicho por los policías, mientras los delincuentes mandan mensajes claros de poder, ellos están imposibilitados en logística, en equipamiento e incluso impedidos bajo amenaza para realizar detenciones, como lo expresaron varios elementos para La Jornada Zacatecas.

 

Urge una estrategia real de seguridad a nivel nacional

Sin duda, hay un vacío enorme en el tema estratégico contra este mal que ya nos ubica como el segundo país más violento del mundo –abajo de Siria-, sin embargo es cierto, que el marasmo en el ataque a la inseguridad no es exclusivo de Zacatecas. A nivel nacional hay un hueco de poder que fácilmente ha sido llenado por el hampa. La propuesta priista formulada desde la Cámara de Diputados, de Seguridad Interior que regularía el actuar de la Fuerzas Armadas aún no ha sido aprobada (¿por conveniencia electoral acaso?), además contiene varios elementos ambiguos que podrían provocar que el remedio sea peor que la enfermedad.

Aquí,  ante las declaraciones de los policías estatales de que una de las estrategias “motivadoras” del General Brigadier consiste en ponerlos a escuchar música de los Ángeles Azules, no nos queda más que encomendarnos fervorosamente a San Judas Tadeo, a Bob Esponja, a Batman o Superman, porque desde la corporación que debe brindarnos ese derecho humano, no se está haciendo nada. Preocupante.