La época de las “vacas flacas”

Activan módulo para tramitar la tarjeta Orgullo Guadalupense
09/11/2019
Reabrirán museo La Quemada hasta 2020
10/11/2019

Pilar Pino Acevedo

Por Pilar Pino

Este lunes el gobernador Alejandro Tello, exhortó a los organismos autónomos, ayuntamientos y a los tres poderes a solidarizarse con Zacatecas y trabajar unidos con el fin de reducir el impacto de la recesión y probable depresión económica que se prevé para el próximo año.

Una recesión económica es un decrecimiento de la actividad económica durante dos trimestres consecutivos, vulgarmente se conoce como periodo de “vacas flacas”.Es la fase del ciclo económico en la que la actividad económica se reduce, disminuye el consumo y la inversión y, aumenta el desempleo.

Cuando una recesión es muy intensa y prolongada en el tiempo se denomina depresión económica. También se reflejan claramente en los mercados financieros mediante la caída de los índices bursátiles.

Por ello, el Gobernador y el secretario de Finanzas, Jorge Miranda Castro, explicaron las medidas que adoptarán para mantener la estabilidad financiera local, tales como cancelar incrementos salariales de funcionarios públicos, recategorizaciones y apoyos a organizaciones civiles; disminuirán las aportaciones a programas sociales y racionalizará el presupuesto para festivales y eventos culturales; se suspenderán las adquisiciones hechas con recurso estatal; se suspenderá la contratación de consultorías externas.

Por lo anterior, el gobernador y el funcionario exhortaron al Poder Legislativo a modificar el paquete presupuestal para el año 2020, ya que de lo contario supondría una contracción de la economía local de entre un 15 o 17 por ciento. Además, el impacto de los 486 millones de pesos que Zacatecas dejo de recibir de la de la Federación, a través de diversos fondos, provocó una crisis de liquidez al interior de la administración pública. No obstante, señalaron que aún “hay una vela prendida”, por el posible cobro del Impuesto Ecológico; sí así se resuelve los amparos que están en curso.

Origen del estancamiento económico

En días pasados el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que la economía nacional, medida a través del Producto Interno Bruto (PIB), tuvo una contracción anual de 0.4% al cierre del tercer trimestre del año, con cifras desestacionalizadas; la primera desde la crisis de 2009.

En este sentido, el PIB reportó dos trimestres consecutivos de pérdidas en cifras originales: –0.8% en el segundo trimestre y –0.4% en el tercer trimestre de 2019, sin ajuste estacional. El organismo federal indicó que entre el segundo y tercer trimestre de 2019, el PIB apenas avanzó una décima de punto; mientras que de enero a septiembre pasados el indicador se estancó, con una tasa de 0.0%.

No son cifras que sorprendan dado el contexto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, es de agradecer que no sea peor. Si consideramos que el crecimiento de la economía norteamericana se redujo a 1.4%  –cuando a EU le da gripa a México le da pulmonía-. Al sumarle a este entorno externo, que en nuestro país es inicio de sexenio; de la caída de la inversión pública (10%)  y privada (4%) en el último año del consumo, en especial en el rublo de bienes de consumo duradero; y, la caía del precio internacional del petróleo en el mercado de hidrocarburos.

El costo del crecimiento económico, es un costo que AMLO estaba dispuesto a asumir con el cambio de modelo, con el fin de lograr un crecimiento inclusivo; sin embargo, no creo tuviera la proyección de que sería de dos puntos porcentuales.

Los expertos prevén tiempos complejos en materia económica, por la pérdida de confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros. Esta desconfianza inició antes de las elecciones de 2018, por tanto no se deben a las decisiones de la 4T. Probablemente el crecimiento económico para 2020 y 2021 sea nulo, por tanto la 4T que tendrá que tomar decisiones para crear un entorno favorable para la inversión directa y de cartera aprovechando las ventajas competitivas y comparativas de nuestro país; tales como, los tratados de libre comercio, mano de obra y capital humano. Lo anterior, es fundamental no por la economía en sí, sino, por las pretensiones de AMLO de lograr el bienestar de la población y su proyecto político.

¿Cómo nos afecta?

Habrá una disminución de 300 millones de pesos en las participaciones federales para Zacatecas, lo que implica que no se realizará la obra pública proyectada para este año, lo que le pegará aún más al sector de la construcción que ya de por sí se encuentra reprimido.  Lo que incrementará la tasa de desempleo,  disminución del consumo, posible incremento del precio de las gasolinas aparejado con el efecto multiplicador que incrementará el precio de la mayoría de los productos de la canasta básica. De no haberse dado los bloqueos a la mina Peñasquito, quizá la economía zacatecana hubiese podido crecer más.

Peñasquito.- Las denuncias que directivos de la empresa Newmont- Goldcorp presentaron por el bloqueo  a la mina Peñasquito seguirán el proceso correspondiente, ya que se trata de un asunto legal, se informó durante la mesa de dialogo que coordina la Secretaría de Gobernación. Además, se estableció un nuevo acuerdo en el que los ejidatarios se comprometen a no volver a bloquear la mina y ésta a atender las peticiones del ejido.

En la Mesa de Negociación estuvieron presentes el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta Saucedo; representantes del Sindicato Minero Nacional de Trabajadores de la Industria Minera; el secretario general de gobierno de Zacatecas, Jehú Salas Dávila; el alcalde de Mazapil, Gregorio Macías Zúñiga; y, nada más y nada menos que Felipe Pinedo –quien está metido en medio de la pugna metido los defendiendo los intereses de su protector, José Narro-.