La construcción, otro sector afectado por el impuesto ecológico

Sin Cero IV-17 Zacatecas ¿Suena bien o no?
31/01/2017
Más de 30 estados de EU dependen del TLCAN
02/02/2017

Por Norma Galarza

A ojo de buen cubero ¿es injusto que los empresarios mineros paguen el impuesto ecológico? Yo creo que no. El debate sustentado en siglos de rapacidad con la que se ha manejado la industria de la extracción, documenta que la única herencia que obtuvimos las generaciones que hoy vivimos aquí, ha sido la desolación y la miseria. Pero hay una industria que genera alrededor de 17 mil empleos en Zacatecas (click), -muchos más que la minería- y que también se verá afectada por los nuevos impuestos ecológicos; la construcción.

Insumos más caros para los constructores

De acuerdo a lo aprobado apenas en diciembre por la LXII Legislatura, la aplicación del impuesto ecológico será en cuatro modalidades; remediación ambiental en extracción de materiales, impuesto por emisión de gases a la atmósfera, por verter contaminantes al agua, suelo y subsuelo e impuesto al depósito o almacenamiento de residuos. En el caso de la actividad económica que ocupa el séptimo lugar en el estado, significará incrementos en insumos como arena, grava, piedra caliza, ladrillos y otros; afectando a las micro y pequeñas empresas que se dedican a esta actividad. A esto súmele la carga impuesta por el Gobierno Federal incluida en el paquete de Reformas Estructurales de endurecimiento tributario y da como resultado una bomba de tiempo.

Más impuestos dificultan generación de empleos

Es evidente que la iniciativa de Presupuesto de Ingresos 2017, se realizó al calor de la premura de un estado con problemas financieros serios. En el terreno de los hechos, es palpable que la iniciativa estatal del impuesto ecológico, se traducirá en daños a la de por sí, raquítica actividad empresarial, que perderá dividendos con el encarecimiento de materiales para la construcción. La meta de generar 40 mil empleos luce complicada para una administración, que sienta las bases (quizá sin hacer un diagnóstico) para complicarle el trabajo al sector empresarial. Lo más alarmante es que la intención al crear esta nueva modalidad tributaria estatal, se sustenta en más en la necesidad del gobierno tellista de “rascar” recursos de donde sea y no el remediar ningún agravio ecológico. Esto apenas comienza. Veremos el curso que toman las cosas. Feliz y frío miércoles.