Isadora Santivañez y el síndrome de Juan Nepomuceno

XXXVI-17: Sin Cero. Entre el sector se dice que Yarto, ya hartó, ¿será?
03/10/2017
Zacatecas, una babel mercantil de la calle
05/10/2017

Por Norma Galarza

Muy oronda la joven diputada Isadora Santivañez, presumió vía boletín, video y por todos los medios posibles que la LXII Legislatura aprobó la iniciativa que hacía meses había presentado. La mencionada iniciativa para “proteger a infantes de recibir nombres peyorativos” fue aprobada con 22 votos a favor dos abstenciones y dos en contra. La noble intención de la diputada priista guadalupense, tiene su razón de ser en una lucha constante por evitar en bullying del que son objeto las niñas, niños y hasta los adultos con nombres feos. Sin embargo, lo más kafkiano de la iniciativa de una de las integrantes la Legislatura más efímera, ya  que el año que entra verá su término, es que el día que usted, padre o madre de familia, vaya a registrar a su retoño tendrá que pasar por el gusto nominal  del personal del registro civil, quienes lo orientarán de acuerdo a su criterio si el niño merece llamarse Brayan o Kevin, o de plano Juan Nepomuceno.

¿Atacar una de las múltiples causas del Bullying, sin atacar el problema?.– También llama la atención que en el boletín emitido por Isadora se incluyera por ignorancia el nombre de Nicté (Flor en Maya), Es decir   ¿bajo qué criterios se decidirá si el nombre que usted lleva pensado para su hijo o hija es peyorativo, discriminatorio, infamante, denigrante y hasta carente de significado?¿Qué tal que usted sí investigo el origen del nombre o por razones sentimentales a usted le gusta? ¿Dónde queda la libertad de arruinarle la vida uno a sus hijos con el nombre que a uno le plazca? Si la noble intención de Isadora (cuyo nombre de acuerdo a  la enciclopedia del Google, viene de Isis y significa divinidad egipcia) era ayudar a erradicar una práctica común y dañina como el bullying ¿por qué no pensó en una iniciativa paliativa en ese sentido con sanciones  a instituciones educativas o padres que solapen esa práctica, porque el Bully tiene múltiples motivaciones para acosar, el nombre no es la más importante; para  los acosadores escolares basta con que seas flaco, seas gordo, seas moreno, seas  güero, es decir, es un problema más profundo y no es culpa del niño o niña en el que descarga su sociopatía.  es evidente que con esta iniciativa ese pretende atacar un problema por sus ramas en lugar de apuntarle a la raíz. En fin, que alguien le explique a la diputada, el meollo del asunto porque ella  siente que su iniciativa es la panacea que estábamos esperando para acabar con un problema que ha troncado incluso vidas humanas.