Informe sobre Cambio Climático responsabiliza a la humanidad sobre el inminente colapso ambiental

¡Por poquito! México y el Cuarto lugar en las olimpiadas
09/08/2021
Conmemora ayuntamiento de Guadalupe el Día Internacional de la Juventud
12/08/2021

Pilar Pino Acevedo

El lunes se publicó el Informe  del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la ONU, en este se detalla como la humanidad ha incidido en el calentamiento global, cuyos cambios ahora son irreversibles.

Para realizar el informe participaron 234 personas de la comunidad científica de 66 países. Sintetizaron en el informe, 14 mil artículos y referencias publicadas que recopilan evidencia científica que muestra que el cambio climático tiene origen en la acción humana.

Según el informe de IPCC el incremento de la temperatura es de 1.1 grados Celsius respecto a los niveles preindustriales; y, el ritmo del calentamiento global es tal, que de no disminuir las emisiones el incremento será de 4.4 al terminar el siglo. De disminuir a cero las emisiones netas el incremento será de 1.5 y 50 centímetros del nivel del mar.

El crecimiento del nivel del mar es irreversible; sin embargo, de no detenerse las emisiones de forma rápida y a gran escala el aumento puede ser de dos metros. Si hoy redujéramos a la mitad las emisiones a la mitad tardaría entre 20 y 30 años en tener efecto en el clima planetario, pero serán inmediatos en la calidad del aire. Por ello, creo que más que de calentamiento climático hablamos de un colapso climático.

Se trata de un hecho, la civilización humana –en específico la sociedad capitalista- ha calentado la atmósfera, los océanos y la tierra, generando cambios generalizados y rápidos en el clima, sin precedentes. Las cantidades de emisiones de gases de efecto invernadero han permanecido en constante crecimiento desde la revolución industrial. Estos gases son emitidos fundamentalmente en la quema de combustibles fósiles para generar energía. 

Según las conclusiones de los científicos las emisiones continuas de gases de efecto invernadero podrían quebrar un límite clave de la temperatura global en menos de una década. Pese a que las proyecciones futuras del calentamiento global son claras muchos de sus impactos no pueden evitarse, como la pérdida de biodiversidad, el aumento del nivel del mar y fenómenos meteorológicos extremos como inundaciones, olas de calor e incendios forestales.

Reducir el calentamiento realmente minimiza la probabilidad de alcanzar estos puntos de inflexión. Uno de ellos sería cuando parte del sistema climático mundial sufra un cambio abrupto en respuesta del calentamiento sostenido, por ejemplo, se prevé que el fenómeno del niño sea cada año en lugar de cada cinco.

Para líderes políticos el informe es otro en una larga lista de llamadas de atención de los científicos a los gobiernos. Dado que se acerca la Cumbre Climática COP26 de noviembre se espera que esta vez se tome en cuenta lo reportado en el Informe.

Leer el informe es desalentador, más es muy realista. Realmente plantea que lo que está en juego es la supervivencia de la humanidad y de la biodiversidad. Asimismo, evidencia que los países del sur económico no son los únicos vulnerables, el calentamiento global afectará a toda la población mundial.

La pandemia y la crisis económica que la acompaña pone las cosas difíciles en el corto plazo, para la revertir el daño ambiental, ya que los gobiernos nacionales tendrán como prioridad la recuperación en los ritmos de crecimiento y el empleo. En el caso  México está muy lejos de implementar acciones para reducir las emisiones de carbono, ya que la apuesta energética es hacia los combustibles fósiles, muy lejos de las energías verdes requeridas para detener el colapso ambiental.

Lo anterior, nos llevará a un escenario catastrófico para la civilización humana. No conocemos si el cambio inminente  en el clima sea propicio para la vida de la humanidad, sin  contar que la agricultura será el primer sector en colapsar y, con ello, el garantizar la alimentación de cientos de miles de personas.

Como individuos solo podemos presionar por medio de un consumo ético, consumir productos amigables con el ambiente, con un proceso de producción que utilice tecnologías limpias. Presionar desde la sociedad civil a nuestro Gobierno para la inversión en energías verdes. 

No subestimemos el poder del consumidor. Sin consumo, no se realizan las mercancías en el mercado; por tanto, no hay acumulación capitalista. Sin acumulación el capital se convierte en riqueza y deja de ser capitalismo.