Indígenas mexicanos, los extraños en su tierra

Sin Cero 1
09/08/2016
No tendría ningún remordimiento en dar muerte a su padrino político.
11/08/2016

Por Norma Galarza Flores/ La Cueva del Lobo

[author] [author_image timthumb=’on’]https://lacuevalobo.com/wp-content/uploads/2016/08/norma-galarza.jpg[/author_image] [author_info]Economista, librepensadora, lectora, cinéfila, “Lo único real es el presente”, sígueme en twitter: @normagala [/author_info] [/author]

México celebró el día de ayer, el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, en un evento protocolario en el Centro Ceremonial Mazahua en el Estado de México, con una ceremonia encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto.  Peña, dijo un discurso esperanzador por el que fue vitoreado,  mientras en la realidad la deuda histórica con los pueblos originarios sigue acrecentándose y las condiciones de miseria y discriminación en las que sobreviven amenaza con extinguirlos.

 

TEMOAYA, ESTADO DE MÉXICO, 10AGOSTO2015.- Enrique Peña Nieto encabezó la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, en la que anunció una estrategia de cobertura total para asegurar que 3 mil 250 comunidades de más de 100 habitantes tengan acceso a los servicios básicos de luz, agua y drenaje. FOTO: PRESIDENCIA /CUARTOSCURO.COM

foto: Cuartoscuro.

Miseria y discriminación

Nuestros hermanos indígenas viven hoy una realidad de miseria y exclusión, que como diría la canción del trovador Gabino Palomares, los condena a ser  “extraños en su tierra”. Maldecidos por la Malinche o no, han sido condenados a ser el grupo social con los niveles de precariedad más altos a nivel nacional. El hecho de que de acuerdo al Consejo Nacional de Población (CONAPO, 2012) 72 indígenas de cada 100 vivan en la pobreza, contrastados con 42 de cada 100 del resto de los mexicanos, nos habla de una realidad ofensiva e hiriente para cualquier ser humano.

niños indigenas

Los  invisibles para el estado y la sociedad

La realidad de miseria de las personas pertenecientes a algún pueblo indígena los ha borrado del mapa,  tanto social, como gubernamental, no existen a la hora de la aplicación de las políticas públicas contra la pobreza, solo en la retórica.   Hay avances, pero todavía falta mucho. En el marco normativo, hace apenas 14 años se reformó la constitución incluyendo  los Derechos de los Pueblos Indígenas admitiendo la autonomía de esos pueblos para  la aplicación de usos y costumbres. Según estimaciones del Consejo Nacional de Población (CONAPO, 2015) existen en territorio mexicano alrededor de 15 millones  de personas que pertenecen a alguna etnia. La población indígena está distribuida principalmente en los estados de Chiapas, Oaxaca  Puebla, Yucatán y Guerrero y  representa un poco más del 10 por ciento de la población total de nuestro país. Sin embargo es alarmante que 7 de cada 10 indígenas, sobrevivan en situaciones de marginación, es decir 8.2 millones de ellos carece de los recursos para satisfacer las necesidades básicas de alimento, vivienda, salud y educación.

indigenas

México, un país que discrimina

El ser indígena en México significa pertenecer a la última cadena de un eslabón social donde la discriminación y el abuso son cosa de todos los días. A pesar de que  más del 80 por ciento de la población de este país posee rasgos similares a los de nuestros hermanos nativos,  ese hecho no es impedimento para discriminar.   Es común que la palabra “indio” sea usada de forma peyorativa. Un estudio realizados por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación (CONAPRED) en la ciudad de México evidenció que las minorías indígenas ocupan el primer lugar en discriminación, seguidas por los homosexuales.

indi

Misma piel diferente lengua

Pero nuestros hermanos tienen además una desventaja para integrarse: el español es su segunda lengua.  En México habitan de acuerdo al INEGI, 62 pueblos indígenas con diferencia de costumbres  y se hablan alrededor de 85 lenguas, aunque el  Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales (INALI) contabiliza 68 agrupaciones lingüísticas  con 364 variantes. Esto dificulta  su inclusión.   A estas alturas de la globalización sólo 1 de cada 6 de ellos habla español. Por razones de idioma el 81 por ciento de los indígenas no tiene acceso a la salud.

mujers in

Mujer indígena el reto del género

Las prácticas tradicionales arraigadas por prejuicios culturales ancestrales o por creencias religiosas, para las mujeres indígenas son aún más marcadas que para el resto de las mujeres mexicanas en la vida moderna. El ser mujer en este ámbito sociocultural, las expone a mayores riesgos, incluso las formas de convivencia imperantes y  validadas por sus sociedades pone en riesgo su integridad física.  Entre las etnias persiste la desvalorización de las mujeres y las niñas al grado que todavía en algunos pueblos el padre puede vender a sus hijas o las da en matrimonio a edades tempranas, lo que las expone a sufrir violencia sin que nadie haga nada.

niños indi

Los niños indígenas entre la miseria y la explotación

Otro sector en el foco rojo de la vulnerabilidad, son los niños de los pueblos originarios. Los infantes que pertenecen a una de las etnias que viven en nuestro país, enfrentan condiciones muy adversas.  En principio, la tasa de mortalidad en edades de 0 a 5 años es particularmente alta,  3 veces mayor, a la media nacional. En el terreno educativo es significativamente menor la matriculación y el rendimiento escolar de los indígenas comparado con la población menor en el país. La explotación en niños indígenas es alarmante y está normalizada, incluso, por parte de los mismos padres, Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) tan sólo en el norte de México cerca del 32 por ciento de la mano de obra son niños indígenas, quienes reciben salarios miserables, por debajo del salario mínimo establecido.

Por eso, no bastan los “sentidos” discursos como el emitido el día de ayer por nuestro Presidente  no bastan perdones huecos, cuando en la realidad las políticas actuales que responden a las presiones de los dueños del dinero, están minando a la población indígena, condenándola desaparecer de la faz de la tierra.