Fuerza por México, el monrealismo auténtico

Reciben mineros en Fresnillo a Claudia Anaya
09/05/2021
Por la democracia y el respeto a los derechos humanos el PES es la mejor opción : Paz Barrón
10/05/2021

Norma Galarza

 

El monrealismo, el de Ricardo Monreal, hoy apuntala nuevos horizontes ante la sospecha de que Morena en 2024, estará en franco declive.

Y es que, a pesar que el partido guinda está de moda todavía, también se advierte en él una vertiginosa tendencia al desgaste producto tal vez, de las altas expectativas que generó en 2018.

 Mucho influye en el desinfle la figura presidencial, cuya sobreexposición ha desvelado rápidamente que su idea transformadora no resultó de fácil implementación. Ante ese panorama, ¿Ricardo estaría fraguando abandonar el barco?

Posiblemente, pero no aún y esa decisión la impulsaría en mayor medida, por la cerrazón presidencial respecto a que no piensa en él como su sucesor.

¿Traiciona? No se puede traicionar a un proyecto en el que se han obtenido dividendos mutuos, es decir, el líder de la  Junta de Coordinación Política del Senado, ha sabido responder a los designios de López Obrador al pie de la letra, al igual que Peje ha cedido en unos rubros a favor del fresnillense.  La suya ha sido una relación equitativa en cuanto a dar y recibir.

Andrés sabe qué esperar de Ricardo, pero él también sabe que esperar de Andrés. Respecto a la candidatura sucesoria en el Ejecutivo Federal, AMLO no ha cambiado de opinión en torno a que quede Marcelo Ebrard o Claudia Sheinbaum. Ni el reciente hecho del derrumbe en un tramo de la línea 12 del metro en el que sus delfines resultaron cuestionados, fue razón suficiente para el cambio de idea.

Por propias palabras presidenciales, quedó claro que la espada justiciera nunca se desenfunda contra los que son sus amigos y menos contra la dupla de la que, según sus cálculos saldrá el o la candidata de Morena a la Presidencia.

Tal tema se coloca en el centro al constatar que a pesar de todo, AMLO no los bajará de la contienda, pero llegarán con una oscura mancha de impunidad ya que se trata de evitar que se les investigue.

Ese escenario, favorece sin duda a Ricardo Monreal quien desde hoy trabaja en la consolidación de estructura nacional, en Fuerza por México, para asegurar su lugar entre los aspirantes a gobernar al país dentro de 3 años. Si algo queda claro de acuerdo a la trayectoria política del Senador, es que no se casa con ningún partido político.

Recordemos que inició su carrera en el servicio público en 1985 como regidor de Fresnillo por el PRI. Antes de la ruptura con el tricolor en 1998, ya sumaba una carrera de 10 años en ambas cámaras de San Lázaro.

La espinita de llegar al máximo puesto público de la nación,  para el oriundo de Puebla del Palmar, sería la corona a una carrera en el servicio público de más de 35 años.

En Zacatecas, Ricardo y sus huestes en el partido rosa enfrentan cara a cara a candidatos de Morena. La encomienda que Catalina, su hija, cumple a cabalidad, es la de garantizar para ese partido emergente, al menos el 3 por ciento de la votación.  Por ese motivo, Fuerza por México, optó por candidaturas con perfiles interesantes, gente de buena  reputación probada y altas posibilidades de dar la sorpresa. Se busca enfrentar con talento el alto rating que aún tiene el Movimiento de Regeneración Nacional.

En ese aspecto,  el desafío resulta mayúsculo para los del emblema rosa, que juegan en ésta su primera elección. A pesar de que el tiempo para posicionarse como una nueva alternativa ha sido poco, el partido gana visibilidad frente a figuras que ya asumían triunfos. Eso ocurre por ejemplo en el Distrito 1 federal con cabecera en Fresnillo. Es Guadalupe Celia Flores Escobedo la apuesta de los del organismo que fundó  Pedro Haces. “Lupita” Flores lleva la consigna de convencer a los habitantes de los municipios integrantes de su demarcación de que es ella la mejor candidata entre quienes aspiran a llegar a la Cámara de Diputados.  Sus contrincantes son  4 mujeres y un hombre que va por el partido Redes Sociales Progresistas. Siendo las candidatas a vencer la de Morena Bennelly Hernández y la líder sindical de Salud, Norma Castorena Berrelleza.  El resto de las y el aspirante, no constituyen mayor amenaza, ya que además de la famosa ex diputada Iris Aguirre del PES, cuyos tropiezos legislativos le crearon una negativa reputación, ni María Eugenia Bañuelos de MC, ni Salvador Solís de RSP, cargan nada en los municipios que comprenden aquella región que  incluye a Sombrerete.

Otro personaje de interés que cuenta con el apoyo del monrealismo pero en este caso para llegar a la Legislatura, es Mauro Ruiz Berúmen, candidato a diputado local por el tercer distrito de Guadalupe. Si hay algo que no se puede negar de la trayectoria del hijo del ex gobernador Pedro Ruiz González, es que construyó una estructura política desde 2013, misma que podrá respaldarlo en su actual pretensión. A dicho grupo que lo reslpalda, se sumarán en los próximos días operadores políticos nacionales con el firme propósito de llevar al “profe” Mauro a la curul. A estas alturas de la campaña, el candidato va por su segundo recorrido de Guadalupe.  De lo que no tendrán duda quienes opten por tachar su nombre en la boleta, es de que trabajará incansablemente por gestar las iniciativas que le hacen falta no solo a  los guadalupenses también a los habitantes de todo el estado. La seriedad que caracteriza a quien se preocupa por realizar diagnósticos adaptados a la realidad,  genera la confianza de que trae intención firme de no defraudar a sus simpatizantes.