Escapismo legislativo laboral y refinanciar la deuda, paliativo económico ante Covid-19

JIAPAZ flexibiliza pagos y no aplicará cortes del servicio mientras dure la contingencia
27/03/2020
Con restricciones por Covid-19, continúan jornadas de vacunación
30/03/2020

Norma Galarza

 

Morena en desacuerdo con parar actividades.- A la graciosa huida de las curules que de acuerdo a Omar Carrera fue iniciativa de las bancadas del PRI, PAN, PRD, Verde y los demás partidos que no son aliados de Morena, más allá de la crisis por coronavirus, se le endilga un oscuro trasfondo. Y es que, el sospechosismo ante la premura de parar sesiones hasta el 20 de abril, en lugar de buscar alternativas como Skype o cualquier otra aplicación tecnológica, dicen las malas lenguas trae implícita la intención de madrugar el refinanciamiento de la deuda del estado y acordar su aprobación. No obstante que a la LXIII Legislatura no ha llegado un proyecto en ese sentido, el temor de los morenos es que la oposición lo acuerde tras bambalinas.  También, temen que la intención sea retrasar la aprobación de la iniciativa de dar rango constitucional a los Programas del Bienestar de AMLO. Ante ese panorama tanto Jesús Padilla como Omar Carrera encendieron las alertas y proclamaron -para variar en su sacrificada retórica-, que aunque ataquen los zombies y empeore el Coronavirus la bancada de los afiliados al Movimiento de López Obrador, se adhiere a la postura de seguir sesionando al menos una vez a la semana.

La abulia como forma de vida.- Por otra parte el asunto de conocimiento urbi et orbi de parar labores legislativas pese a que a duras penas las y los diputados habían retomado sesiones el pasado 1 de marzo luego de autoaprobar un mes más de asueto al periodo de sesiones, deja claro que a los integrantes de la 63 legislatura les gana la abulia. Ya entre los zacatecanos se pasea el rumor de que los actuales ocupantes del Congreso del Estado son como el flojo del chiste al que llevaban al panteón a dejarse morir porque no quería trabajar. Dice el chascarrillo que al percatarse de esa situación un buen samaritano se ofreció a regalarle una carga de maíz, a lo que el flojo replicó ¿está desgranada? No, le respondieron, entonces síganle, replicó.  En fin, ¿qué dirán los miles de zacatecanos a los que se supone representan los amos del pretexto para escaparse de la talacha? Recordemos que pese a la contingencia sanitaria hombres y mujeres de este estado tienen que salir a buscar un ingreso diario para poder alimentar a sus familias. En cambio, los residentes ocasionales del Congreso, trabajan poco y ganan exorbitantemente bien y además, haraganean a la menor provocación. ¿Así cómo se les cree?

Refinanciar la deuda para enfrentar el Civid-19.- Por cierto, y ya que andamos más o menos por esos lares. No cabe duda que el Covid-19 pone en un predicamento a la administración de Alejandro Tello. El anuncio en días pasados de Jorge Miranda de refinanciar la deuda pública de Zacatecas, sin duda es un escabroso camino que el gobernador se había resistido a transitar y no lo habría hecho de no ameritarlo la situación actual,  ante el oscuro panorama de hemiplejía económica que trajo consigo el Coronavirus. Nada más basta darse una vuelta por las calles para darse cuenta que la mayoría de los negocios están cerrados, para entender que el Estado deberá intervenir.

La micro, pequeña y mediana empresa  -que son el corazón de nuestro estado-  dan estertores ante el mandato de quedarse en casa para evitar que el contagio de la infección, colapse los de por sí ineficientes sistemas de salud. Las exenciones fiscales y apoyos financieros que se anuncian, se dispersarán a través de varias dependencias y sin duda significarán un electroshock para no dejar morir al sector empresarial mientras dura la contingencia. Destinar 300 millones de pesos, será un pequeño paliativo que significa sacrificios para la administración actual. Si refinanciando la deuda del estado, se contribuye a que el golpe que ya resienten los pequeños comercios, no sea mortal, evidentemente es necesario. ¿no cree?