En la LXII Legislatura ¿Designación exabrupta, comunicación opaca o conflicto de interés?

Educación, la única vía para transformar las condiciones de vida de los mexicanos: Tello
07/04/2017
Se presenta el violinista Ara Malikian con gran éxito en el FCZ 
10/04/2017

Por Norma Galarza 

Con la designación de Anabel María Rivero Garza como titular del área de Comunicación Social del Congreso del Estado de Zacatecas, muchos creímos que quedaría resuelto un proceso de selección envuelto en la polémica y que dejó fuera a varios aspirantes más experimentados y conocidos.

Al final, la balanza se inclinó a favor de la joven zacatecana, egresada de Comunicación de la UAD y ex funcionaria del Gobierno de Nuevo León, durante el mandato de Rodrigo Medina de la Cruz, quien hoy enfrenta delitos de peculado y daño patrimonial estatal por más de tres mil 100 millones de pesos.

Hasta ahí todo bien, si no fuera porque pronto comenzaron a observarse prácticas ‘peculiares’ en el manejo de la información del congreso estatal; lo que deja a la transparencia en el nivel del discurso, ya que a sólo unos días de haber aceptado la encomienda, parece que Anabel María Rivero Garza ya enfrentó su primer conflicto de interés con carácter personal.

Y es que, en el boletín emitido por el área de Comunicación Social a su cargo, con fecha del 3 de abril, sobre la comparecencia de la titular de la Secretaría de Educación, Gema Mercado Sánchez, ante la Comisión de Educación de la LXII Legislatura, puede leerse el siguiente párrafo, referente al cuestionamiento del diputado Osvaldo Ávila Tizcareño donde:

“Pidió también que se expusiera la disponibilidad de la funcionaria para negociar con los sindicatos del sector y aclarar si el tema de la prostitución en secundarias fue más que nada un ex abrupto (sic) verbal que una realidad (sic).”

Nos llaman la atención dos cosas: la primera, que el boletín no consigna que ese ‘exabrupto verbal’ sobre la prostitución en secundarias fue obra y gracia de Adriana Guadalupe Rivero Garza, secretaria de las Mujeres del gobierno de Alejandro Tello Cristerna, y hermana de Anabel María; y la segunda, porque de manera inexplicable, dicho boletín desapareció del consecutivo de Comunicados Oficiales de la página web del Congreso del Estado.

¿Exabrupto informático o comunicacional? ¿Estrategia para no dañar más una deteriorada imagen? ¿Pacto de hermanas? Vaya usted a saber. A veces no quisiéramos pensar mal, pero es indudable que quien sirve a 30 amos y a una hermana, es evidente que con una nunca quedará mal.

Sin duda, debió tomarse en cuenta la recomendación de aplicar un examen de conocimientos para definir a quien comunicaría la labor de los diputados zacatecanos por nada despreciables 64 mil 350 pesos mensuales, en caso de ser coordinador, o 77 mil 953 y 88 mil 553 pesos, si es director.

Si proteger a la familia vale más que todo, lo congruente hubiera sido decir: “gracias, pero no acepto”. Quizá es momento de incluir la Declaración de no Conflicto de Interés como requisito para ejercer este tipo de cargos, sobre todo cuando la clase política mexicana atraviesa por su mayor crisis de credibilidad y aceptación por parte de la sociedad sin precedente.