En Instagram, Banksy confirma autoría de grafitti en Venecia

Asegura AMLO que cumplirá los compromisos con Zacatecas
24/05/2019
Con cinta de Almodóvar, Antonio Banderas obtiene premio en Cannes.
25/05/2019

Con el simple hecho de subir una fotografía a su cuenta de Instagram, el artista Banksy ha confirmado su autoría de un grafiti en el barrio de Dorsoduro, en Venecia, del que ya se había sospechado que era de él al compartir muchas de sus señas de identidad.

La imagen es la de un niño –presumiblemente inmigrante– ataviado con un chaleco salvavidas y sujetando una bengala que desprende humo rosa. Su aparición a principios de este mismo mes de mayo se produjo durante la celebración de la Bienal de Venecia. De hecho, se llegó a comentar el «dialogo» que podía entablarse entre este grafiti y la enorme obra de Christoph Büchel, un barco pesquero oxidado; ambas creaciones abordan la cuestión de los refugiados.

La confirmación de este nuevo «Banksy» supone una continuación en la temática «social» de su trabajo; en 2015 plasmó en una pared al fundador de Apple, Steve Jobs, con una bolsa de basura negra al hombro en el campo de refugiados de Calais (Francia).

Precisamente esta semana, el artista colgó un vídeo en Instagram  donde él mismo realiza una representación artística en Venecia para denunciar el paso de los cruceros por la emblemática ciudad italiana. Lo acompañó del siguiente texto: «Exponiendo mi estand en la Bienal de Venecia. A pesar de ser el evento artístico más grande y prestigioso del mundo, por alguna razón nunca he sido invitado».

El británico se hizo pasar por un pintor –ataviado con un sombrero y una bufanda que tapa su cara– y colocó un puesto callejero con varios lienzos que acaban formando la imagen de un enorme crucero que llega a la Ciudad de los Canales. En el vídeo, se le ve sentado leyendo un periódico. Con esta propuesta, el artista parece sumarse a la denuncia por parte de ciudadanos y ecologistas que desde hace años luchan por evitar la llegada de enormes barcos a la turística ciudad.

Al final del vídeo se observa cómo la policía municipal le pide que retire su puesto al no tener la licencia y el misterioso pintor se marcha arrastrando su carro con sus pinturas.