En el PEF 2020 gana el asistencialismo: ¿Vaquita para el 2021?

Con 321 votos a favor y 78 en contra aprueban en lo general PEF 2020
22/11/2019
Supervisan diversas obras en colonias de la capital
22/11/2019

Norma Galarza

 

Si bien es cierto que no mintió  el Presidente cuando en tiempos de campaña se pronunciaba por políticas públicas encaminadas a apoyar a los sectores marginados de la sociedad, la repartición de dinero a los pobres sin mediar estrategias que gesten su autonomía económica, no parece otra cosa más que una burda intención electoral, en el PEF 2020.

 En ese sentido el Presupuesto de Egresos  para el año que entra, en el que los programas prioritarios, que en su mayoría consisten en subsidiar la pobreza fueron beneficiados con una ampliación de 26 mil 074 millones de pesos, ¿lo peor? siguen cargando la pifia de que carecen de reglas de operación claras. ¿Benevolencia o simple vaquita para el 2021?  Juzgue usted.

Y es que, las sembradas suspicacias de que detrás de todo lo que implica,  no solo la reasignación de nuestros impuestos, sino la estrategia de que serán repartidos “mano a mano”, “para evitar corrupción”, deja mucho que desear.

Con ese escenario de antecedente,  la madrugada de este viernes fue avalado con 321 votos a favor, el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), 2020. El plan de gasto para el año que entra, no deja duda que la vértebra de este gobierno será el gasto (que el presidente insiste en llamar inversión) en asistencia social -a la manera de la 4T, porque no descubrieron el hilo negro-.

De ahí que la Secretaría del Bienestar fue la ganona al obtener 8 mil millones 365 millones 370 mil pesos más en relación al PEF 2019.  Recordemos que de dicha Secretaría es de donde proviene el recurso para el pago de las pensiones de Adultos mayores y del programa “Sembrando Vida”, entre otros.

Un ejemplo que le da pies a la sospecha de que todo tiene que ver con el 2021 es que en contraparte, y olvidando que por décadas, el campo, que ha sido hogar del sector de la población más pobre,  sufrirá recortes en sus ingresos para 2020, en proyectos y programas para pequeños y medianos productores. De 65 mil 434 millones de pesos,  que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural  (SADER) ejerció en 2019, aprobaron un recorte de 40 por ciento. No obstante que en el estira y afloja se logró la reasignación de mil millones 323 millones de pesos, el recorte sigue siendo muy elevado.   Esto demuestra que el actual gobierno de la República –al menos en 2020-, carece de la intención de que el sector agrícola geste su autonomía, al insistir en aplicar los recursos de forma directa, no con fines multiplicadores.  Ante ese panorama, ¿queda en el limbo la promesa de garantizar la seguridad alimentaria de México? ¿O ese será proyecto para después del 21?

Y hablando de elecciones, los organismos autónomos también sufrieron un marcado tijerazo. Un total de 4 mil 183 millones de pesos serán reasignados en perjuicio del Instituto Nacional Electoral, Poder Judicial de la Federación, Comisión Nacional de Derechos Humanos , entre otros;  siendo el INE  el más afectado ya que sufrirá un recorte de mil 071 millones de pesos. En resumen, tal parece que el proyecto de cimbrar los cimientos del sistema político y económico de México, que tanto cacarean los precursores de la Cuarta Transformación, apunta para ser una estrategia económica simplista, de corto alcance y tal parece que con la burda intención de convertir a Morena en el Nuevo PRI. ¿O no?