Elecciones y la dúctil realidad

Presenta David Monreal decálogo para transformar el campo
25/04/2021
Con 6.09 por ciento de vacunados, no ha que bajar la guardia: ATC
26/04/2021

Norma Galarza

“Negar un hecho es lo más fácil del mundo. Mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho”.

Isaac Asimov (1920-1992) Escritor y bioquímico estadounidense.

A estas alturas de la campaña electoral, ya me siento como Neo de Matrix ante el descubrimiento de que su realidad era un holograma: confundida y dudando hasta de lo que toco.  Y es que, los intentos de cambiar la percepción de quienes dicen que ayudan a Deivid Monreal, me tienen en introspecciones sesudas respecto a lo subjetivo que puede ser lo que aprecian nuestros 5 sentidos. Quizá las hermanas Lana y Lilly Wachowski, directoras y guionistas de la trilogía que dio fama a Keanu Reaves, tengan razón y en el mundo real controlado por máquinas, no hubo una mano traviesa en contacto con un trasero. En ese universo alterno que se puede cambiar con chasquear de dedos muy al estilo de Thanos, es posible que ni estemos en campaña. Tal vez, el segundo video en el que se corta la nalgada, sea el real y la incompatibilidad de secuencia que se observa, solo sea, como decían muy frecuentemente en la serie alemana Dark, que se puede ver en Netflix, un error en la matrix. Es más, lo más seguro es que en todas las realidades, en los millones de universos posibles solo seamos partes de un engranaje perverso en el que solo unos cuantos ganan. No lo sé, lo único que se puede decir, es que a veces ser engañado es decisión propia porque en el fondo hay algo de placer o de conveniencia en tratar de maquillar los hechos. Por sacar algún beneficio o porque no nos gusta como luce un escenario descarnado o  debido a que,  como dicen algunos psicólogos, los humanos justificamos nuestra existencia, creyendo. Hasta podemos decir que los humanos nos formamos los conceptos del contexto en relación a vivencias individuales, es decir, un mismo objeto no se ve igual desde diferentes ángulos. Esa patológica necesidad de tener fe en algo, los mexicanos la trasladamos a las personas que nos gobiernan. Desde el poder, siempre se ha buscado alterar al mundo como lo percibimos, por eso a medio sexenio de Peña Nieto se crearon dependencias cuyo propósito era atacar la corrupción  y paradójicamente  resultó el gobierno más cínicamente corrupto. Con Felipe Calderón se dijo que para acabar con la inseguridad era prudente arrancar una estrategia frontal contra el narco y al menos a mí, me ha tocado más de una vez ver cadáveres.  Cuando los hechos no acomodan hay que recurrir al engaño o al autoengaño, según sea el protagonista. El método de tergiversar el discernimiento social sobre lo que se vive, también es una política pública de la 4T. Y la verdad es que los mexicanos no estamos en posición de conceder credibilidad ante la demagogia, ya hemos sido víctimas de ella por muchos años. No obstante, los alieados del sistema,  se aferran en el engaño de que nuestro nivel de vida se equipara con el de los daneses, que la corrupción se acabó, la gasolina bajó a 10 pesos y ya no hay pobres, en resumen vivimos en el paraíso. Pero al final, todos terminamos pagando las consecuencias de administraciones encabezadas por ególatras. Al parecer, nuestros políticos se toman muy en serio la idea que se puede alterar la forma en la que la gente asimila lo que vive. ¿Será que una mentira repetida mil veces se convierte en realidad? No sé. En el sexenio que ya casi llega a la mitad, hay una propensión a la manipulación de masas muy preocupante. Y se manipula no sólo cuando se alteran cifras y videos reales, también cuando se apuesta a la polarización. Hoy se habla de conservadores, de fifís, de neoliberales como los malos de la película mientras se les atribuye bondad a personajes públicos y a partidos. Eso puede ser muy peligroso, porque el clima está tan enrarecido, que en el proceso electoral que vivimos, el nerviosismo se siente a flor de piel. Hoy es muy sencillo que cualquier hijo de vecino te insulte y te trate de pendejo porque se siente dueño y señor de la verdad. El “líder moral” que llegó con el respaldo de millones de personas, azuza cada día a sus huestes, como quien es dueño de una manada de zombies irreflexivos. No olviden que con la retórica divisionista de buenos y malos, de culpabilizar a otros por los problemas, Adolfo Hitler convenció a los alemanes de que exterminar a los judíos era necesario para la prosperidad de su país,  Son tiempos extraños en los que hay que plantar bien los pies en la tierra para no dejarse llevar por las verdades a medias o las mentiras completas.  Recuerde que al final de cuentas las máscaras tarde o temprano caen ¿No cree?

Breves

Una ‘verdad’ que se cae. – Cada día pierde credibilidad la versión  de que el agarrón de nalga fue una ‘infamia’. Al respecto, al interior de Morena ya son dos personajes los que se han manifestado por pedir disculpa, aunque como bien dicen otros actores, ya es tarde. Ellos son Enrique Laviada quien en días pasados publicó en su muro de Facebook ese llamado y José Narro que ayer habló en el mismo sentido  en evento público. Lo dicho, no se puede tapar el sol con un dedo… ni con una mano. 

Ex tucán.- Pues que don Yorch Miranda a quien lo hicieron candidato a alcalde por obra y gracia de quien usufructúa al verde  Carlos Puente, hoy se quiere sacudir al partido del Tucán y ya jura y perjura que es el discípulo más obediente de Andrés Manuel. Órale

Miriam García a días de declinar.- Dicen los que saben que faltan pocos días para que Miriam García, la candidata de Fuerza por México, decline a favor de David Monreal. ¿Sorpresa? no