El tiro de gracia, Miguel Alonso y su muerte política

En Zacatecas Ivonne Ortega se pronuncia por eliminar el fuero
04/05/2017
“Livertad’ vs “corrupzión’
07/05/2017

Por Andrés Vera Díaz

Miguel Alonso ha recibido el tiro de gracia. A pesar de tener un puesto de tercera en el gobierno federal, la exposición de bonos exacerbados a funcionarios de su administración sin el merecimiento pertinente, ha dejado expuesto que los 2 mil millones de pesos erogados tan sólo durante 3 años, es una muestra del derroche vil y podrido de un sistema soportado por funcionarios que repiten en cargos sexenales.

Los alonsistas ahora están muy callados. Hasta los más fieles en el Congreso reconocen que será ahora muy difícil catapultarlo al Senado. Aunque aún le apuestan a “la fortaleza” de Miguel en zonas rurales –porque son regiones más fáciles de corromper con dádivas, aunado a su poca facilidad para obtener información de primera mano-, sería un suicidio electoral para el PRI.

Los bonos o “nómina secreta”, no fueron exclusivos del sexenio de Alonso, es una partida que tiene ya historia larga, inclusive, funcionarios de Ricardo Monreal, señalan que el actual mandamás de la Cuauhtémoc era más selectivo para premiar a la burocracia, la mediatez del tema por supuesto que tiene un claro tinte político, tras la debilidad que manifestaba ya Soledad Luévano en su carrera apresurada por obtener la candidatura de MORENA para la cámara alta del País, no pudo tener mejor coyuntura para exhibir al principal villano de los zacatecanos – menos para los que fueron favorecidos en su sexenio y siguen abogando por su permanencia en los cuadros tricolores-, y es que aunque la propia Soledad era la encargada de repartir el bono durante el sexenio monrealista, además de ser favorecida con el mismo cuando tuvo cargo en el ISSSTEZAC, la frescura del odio hacia Miguel, le da un plus político sin duda. Creo en lo personal, sumamente necesario que sean aireadas las corruptelas de Alonso, pero, cuando se conoce de fondo a Soledad, de antemano sé que no tiene la calidad moral suficiente, sería lo idóneo decir “fuimos beneficiados”, pero no, jamás sucederá así.

El hecho, ha revivido el clamor social para procesar penalmente a Miguel, que sigue visitando Zacatecas prácticamente cada 15 días, en jet privado y hasta custodiado por patrullas de la Policía Federal en su trayecto a su jacal en Villanueva y la capital. Sólo así regresa, contradictoriamente no puede hacerlo como funcionario de fomento al turismo, siendo Zacatecas una entidad natural para el desarrollo de esa actividad. Se esconde entre cloacas.

El Instituto Zacatecano de Acceso a la Información dio muestras de trabajo digno, en esta ocasión, porque cuando se piden otro tipo de informaciones no hay contestación, por lo que se infiere, el golpe fue calculado, con una moneda al aire, pero es que, si se negaba la información, se acusaría al actual gobierno de opacidad y sobreprotección a Miguel, por otro lado, si en este gobierno se elimina el bono, la burocracia enojada implotaría provocando un caos en la administración y filtraciones de información graves. Recordemos que la Legislatura aprobó los bonos, no es mentira el señalamiento de Miranda, lo que se cuestiona es la moralidad de éstos en el contexto de un estado pobre y con muchas necesidades.

La respuesta de los aludidos en la entrega y recepción de compensaciones millonarias fue débil, parca y sin forma, pero lo curioso es que muchos de ellos provienen desde el sexenio de Ricardo, algunos sobreviven a Tello, porque la red de complicidad se extiende en el tiempo, es el sistema como dije, soportado por los mismos rostros, y algunos más, dependientes del apadrinamiento de esos mismos caciques.

Miguel Alonso ha muerto políticamente, Revivirlo, sólo dejará una masacre prelectoral en su círculo cercano, que ahora entre sombras, se plantean si abandonar la nave infestada de alimañas o proseguir su camino amparados por nuevos apadrinamientos. El efecto electoral se ha creado ya. Eva Cadena en Veracruz es pecata minuta; sin duda, las posiciones del Senado se pelearán entre MORENA y el PRI que apostará ahora a darle un nuevo rostro al alonsismo, con Claudia Anaya al frente, pero el tricolor, no tendrá carro completo. El cinismo y la corrupción de este partido, es su propio enemigo, no es AMLO ni sus allegados, a pesar de que en sus filas, hay también muchos corruptos y desleales.