El pacto por la transformación de Zacatecas ¿factible o demagogia?

Cierran campaña Claudia Anaya y Heladio Verver en las instalaciones de la FENAZA
01/06/2021
Cierra campaña Julio César Chávez acompañado de David Monreal
01/06/2021

Norma Galarza

  • ¿Mentiras  o medias verdades?

  • En tres años ¿Ha cumplido la 4T con la austeridad?

  • Austeridad legislativa en tiempos de la 4T

  • ¿Realmente se acabó la corrupción?

  • Eliminar (¿Ooooootra vez?) herramientas legislativas y otras joyas

De Salida 

  • Raspan Miranda con el tema financiero de Zacatecas

  • Los zacatecanos no queremos pretextos

¿Mentiras o medias verdades?.-  En política,  todos mienten, de eso no hay duda, el problema es cuando la mentira es tan inverosímil  que ofende la inteligencia. El pasado lunes las y los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia, integrada por Morena, PT, Verde y  Nueva Alianza, firmaron el Pacto por la Transformación de Zacatecas. Dicho documento es en sí, una copia de adaptación local de las dos promesas más emblemáticas que llevaron a AMLO a la Presidencia y a  Morena y aliados a ganar mayoría tanto en la cámara alta como la baja. Además, intenta hacer una radiografía fast track de una lacrimosa realidad de endedudamiento y las múltiples adversidades que enfrentará el candidato a Gobernador de ese amasiato,  de ganar la elección el próximo 6 de junio.  ¿La vertebra?  Las recicladas ofertas de combate a la corrupción y la instauración de la austeridad, que son las supuestas estrategias fundamentales de la 4T.  No aquilatan, que   López Obrador, su partido  y sus aliados están a pocos meses de sumar  un trienio en la administración y el cumplimiento de lo que prometieron en mencionados rubros, aunque si hay acciones, tienen más facha efectos cosméticos.  Bueno, contrastemos la realidad con la retórica que suele ser el arma más letal (Shakira, dixit en No, su éxito del 2005), de la gestión federal actual.

En tres años ¿Cumplió la 4T con la austeridad?.- Ante esa interrogante puedo decir, que ha cumplido en parte.  En 2019, el primer año efectivo del actual gobierno federal por ejemplo, se gastaron 1 billón 266 mil millones de pesos lo que significó, según cifras de Transparencia Presupuestaria un incremento al gasto 6.1 por ciento respecto al 2018, último año de Enrique Peña Nieto del PRI, el que robó más. Si bien es cierto que el Presi se bajó el salario y no quiso vivir en Los Pinos, también es cierto que el costo de estar en Palacio Nacional, no es bajo. Muchos asumimos que por congruencia con su discurso, Obrador viviría en algún departamentito de medio pelo, pero no, el Monarca mintió. En ese sentido, tan sólo el mantenimiento mensual del Palacio de Rey Número Non, nos cuesta 6 millones de pesos.  La remodelación del recinto en el que también pernoctó el Dictador Porfirio Díaz, requirió una erogación de 9 millones de pesos. Y sí, dos pinos no hacen un bosque, pero si se simula en algo tan básico ¿Qué se puede esperar?

¿Austeridad  legislativa en tiempos de la 4T?.- Al comparar los presupuestos de egresos de la federación de 2018 y 2021,  se indica que se cumplió en bajar el ingreso del Poder Legislativo, pese a que nos sigue costando un ojo de la cara. En ese sentido, mientras los inquilinos de San Lázaro redujeron su gasto en el orden de 561 millones 894 mil 610 pesos, ya que en 2018 gastaron 15 mil 378 millones 500 mil pesos y en 2021, la  erogación de recursos  al legislativo 14 mil 816 millones 605 mil 390 pesos,  las y los diputados locales que entraron en 2018 y que conforman la LXIII Legislatura en la que Morena y aliados suman 15 representantes entre Mayoría Relativa y Representación Proporcional, no se midieron y  la promesa de la austeridad se la pasaron por el arco del triunfo.  Prueba de que el dispendio legislativo sigue operando con singular alegría en Zacatecas,  es que en 2019, año de ensayo de la 4T, cada diputado local nos costó 10 millones 532 mil 222 pesos, haga cuentas.  En fin, pero el PRIAN robó más.

Las Herramientas Legislativas.- Otro elemento mencionado en el Pacto, se refiere a la eliminación de las Herramientas Legislativas y ante eso, yo me pregunto ¿Las van a eliminar los mismos que las revivieron?  Es que de plano es una burla que morenistas y escoltas en campaña  se comprometan a renunciar a las Herramientas Legislativas, cuando quienes varios que hoy pugnan por la reelección, no permitieron su desapariciónDe los aliados podemos mencionar a Roxanna Muñoz de Morena, Gaby Pinedo de PT y Aida Ruiz Flores de Nueva Alianza, quienes ni chistaron al desechar la que fue la iniciativa estrella de Luis Medina Lizalde. Entonces ¿Nos quieren ver la cara de estúpidas?

¿Realmente se acabó la corrupción?.- Admito que cuando el actual gobierno encerró a Rosario Robles, le puso el ojo a Emilio Lozoya y prometió encerrar a expresidentes corruptos, lo aplaudí. El tiempo me hizo notar que lo más seguro es que ningún expresidente pise la cárcel y que en términos brutos, la única persona con  nexos con el desvío que pagará por los excesos del pasado es ‘Chayo’ Robles.  Pero sigue la pregunta:  ¿De verdad la corrupción y el despilfarro quedaron en el pasado? Sin entrar en berenjenales sobre el dinero que se dilapida en obras cuestionadas como el Tren Maya, o el aeropuerto de Santa Lucía, ni en conceptos absurdos como la carísima cancelación de una obra como el NAIM,  hablemos de esa promesa de campaña tan redituable electoralmente hablando.  En ese rubro, ha quedado claro, que aplica solo si el supuesto corrupto es opositor, los de casa son intocables. Y no se equivoque, no tengo ni la más mínima intención de emprender una defensa a favor de impresentables políticos arropados por décadas en el PRI, el PAN o el PRD, no, es solo que es evidente que no existe la imparcialidad. Nada más basta mencionar los casos de Bartlett, Durazo. La tragedia de la Línea 12 del Metro, clarificó la verdadera cara del actual régimen ya que la 4T quiere que pague y rinda cuentas exclusivamente el perredista Miguel Ángel Mancera, cuando lo correcto sería que rindan cuenta los tres; Marcelo Ebrard por su responsabilidad  en la construcción de la pésima obra, Miguel Ángel y Claudia Sheinbaum por omitir el mantenimiento. También en el tintero queda como muestra de cochupos impresentables la salvación de Cienfuegos. Y para documentar nuestro nuestra decepción: ¿ Será ataque a la corrupción,  que Morena y aliados protejan a Saúl Huerta, el diputado pederasta captado en flagrancia, al posponer su desafuero? Y esos personajes solo son la puntita de iceberg.

De salida

  • Raspan Miranda con el tema financiero de Zacatecas– A ver señores de Morena,  si el objetivo era usar a Jorge Miranda como saco de box ¿para qué lo invitaron de candidato a la alcaldía de Zacatecas? Y es que, si algo le ha sobrado  al exsecretario de Finanzas de Tello,  desde que le dijo sí a la 4T, han sido raspones. No sólo Ricardo Monreal le dio su arrastrada al enunciar el Decálogo del Terror; en el Pacto por la Transformación, también le dieron su respectivo cocotazo. ¿En qué parte? Al abordar la deuda y “compromisos que dejaron de ser cubiertos por la actual administración, como los relativos a la educación a la infraestructura y al ISSSTEZAC, a los fideicomisos y fondos”…(sic). Tales rubros fueron manejados de una u otra forma por quien fuera funcionario del gobierno “diferente”. Ya no le peguen, ya está en la lona ¿Qué no es su aliado?

Los zacatecanos no queremos pretextos.- Hoy es el último día de campaña electoral.  Aunque el escenario en la administración estatal se ve adverso, sin importar quien llegue al poder, no hay que dejar que nos apliquen la estrategia alonsina de culpar de todo al gobierno antecesor, como él lo hizo con Amalia García. Sea quien sea la o el próximo encargado del Ejecutivo estatal,  tendrá que exigir a las y los diputados federales que regresen programas que dotaban de recurso extraordinario a Zacatecas, sin dinero, las promesas, no se pueden cumplir. Es evidente que necesitamos alguien docto en gestión, quien llegue no debemos permitir que gobierne con pretextos, incapacidad y mucho menos con opacidad.  Como sea, nos encontramos el viernes.