El dolor de Miguel Alonso

Día de la Mujer; conmemoremos luchando contra la cultura que transmitimos
08/03/2017
Muerte blanca
10/03/2017

Por Andrés Vera Díaz

Luego de que se diera a conocer por su servidor, que la Auditoría Superior de la Federación tiene detectados 3 mil 800 millones de pesos de recursos resarcitorios del 2010 al 2015, y que tal cantidad representa la mitad de la deuda pública estatal, los focos rojos se encendieron en la dirección de la FONATUR.

Miguel Alonso, no cabe duda, despilfarró cientos de millones en obras suntuosas, publicidad institucional y remodelaciones innecesarias para que el virrey zacatecano pudiera vivir cómodamente en su palacete,  a pesar de eso, como es característica la impunidad del régimen, fue premiado con un cargo de tercer nivel en la administración federal, dando pie a una aspiración ilegítima para la sociedad de llegar a tener una senaduría en el 2018.

Sin embargo, la percepción social es de total rechazo a Miguel, quien en consecutivas visitas a Zacatecas, escondido en camionetas polarizadas, “administra” sus negocios y mantiene cierta estructura soportada por aquellos que fueron beneficiados en el gobierno y en licitaciones hasta el último día de su mandato.

El peso de la información fue evidente, tal que medios de “marca”, retomaron la nota dándole mayor validez, cuestión que hizo enfurecer a Miguel a tal grado, que considerando la merma en los activos políticos, se ha reunido en la  propia Ciudad de México con estructuras de mal llamada oposición zacatecana e impulsores de la pretendida candidatura de su cuñado en el 2015.

La intención es obvia, negociar posiciones en el reparto de candidaturas de facto para el 2018, en el ala del tricolor que mantiene encomendadas el exgobernador, y es que ante el colapso del impuesto ecológico, para tapar finalmente el desastre que dejó Miguel, aunado al apoyo mediático y declarativo de pocos, deja abierta la posibilidad de que aspirantes a diputados locales, federales, ayuntamientos y el propio Senado, queden como arcilla en manos de su majestad.

La ruptura priista se ha visto mayormente evidenciada con la iniciativa del impuesto ecológico, sólo algunas tibias palabras de respaldo, nada concreto, nulo cabildeo, otros hasta contestaban prepotentes “me quieres confrontar con el gobierno federal”, deja en claro que las decisiones de trascendencia son impositivas.

A pesar de lo anterior, Tello es el Gobernador, comandante de las finanzas y programas sociales, la mitad de la moneda está en su poder, asunto que el gabinete de primera línea sabe a cabalidad y cuyas expresiones camineras han advertido que por los pronunciamientos estériles de la alianza  PRI-PVEM-Panal el panorama se torna oscuro para aquellos que buscarían reelegirse o meterse como candidatos “nuevos”.

El pseudoinforme de José Olvera fue la vista más evidente, cero tellistas en el evento suntuoso y parafernalio. Luego, en el 88 aniversario, los mensajes fueron más que obvios. Los Bonilla abandonan el templete presidido por Tello y Luévano tras el mensaje de éste, 2 minutos en seguida, toman asiento. Aquí, alonsistas fueron premiados con delegaciones del partido en el Estado, el reparto de posiciones turbia aún más un gobierno que heredó la pudredumbre de Miguel, y se sigue alimentando desde el interior; pero… el enojo del Gobernador se dejaría ver en los procesos internos de elección de aspirantes a finales de año.