El asesinato de Sofía y el error repetido del deslinde

Imparables los contagios de Covid-19 sumaron 501 en 48 horas
22/11/2020
Llaman SSZ a protegerse de Covid-19, influenza y otras enfermedades invernales
23/11/2020

Norma Galarza

“El liderazgo se trata de tomar responsabilidad, no de poner excusas”

Mitt Romney

Retales

¿Mario Delgado inclina la balanza a favor de David?

Narro advierte “compló”

Prefieren a David independiente que del Verde

Ante el homicidio atroz de una pequeña de 12 años en Fresnillo, a las autoridades lo primero que se les ocurre es el deslinde.

Al argumento tempranero de Saúl Monreal de que “el municipio no tiene facultad investigadora”, le antecedió un comunicado de repudio sobre el asesinato de Sofía por parte del Gobierno del Estado.

La administración de Alejandro Tello a través de la Secretaría de la Mujer, condenó el acto sin poner sobre el papel un compromiso claro de encontrar y castigar a los culpables.

La respuesta un poco más acorde con la realidad, vino más tarde en comunicado de Jehú Salas en el que se dijo que el Gobierno colabora con Fiscalía en la investigación del homicidio de la pequeña Sofía, pero tal parece que la estrategia de las autoridades es la  de tapar el pozo cuando ya se ahogó el niño. Ambos entes públicos  sucumbieron a la tentación en un primer momento, del desmarque.

Se colocaron en la inalcanzable zona de confort de quien no ha entendido que tiene injerencia directa en poner fin a la violencia contra mujeres, niñas y niños que se vuelve escabrosamente común con el paso de los años.

 Repudian la muerte de Sofía  como quien se percibe alejado, en otra dimensión,  que no se asume al mando.

Ambas autoridades olvidan que el no tomar responsabilidades es el preludio a la impunidad. Mandan erráticos mensajes cuando lo que urge es que se advierta que se llegará hasta las últimas consecuencias y que los malditos seres  que fueron capaces de torturar y asesinar a una pequeña de 12 años enfrentarán la justicia.

Pero tenemos un Estado disfuncional, compuesto por ciudadanos en la burocracia, en los cuerpos policiacos, en puestos públicos medios y altos  que cumplen labores por inercia, como autómatas, sin un compromiso real.

Y también nosotros como sociedad le estamos fallando a las niñas y a los niños. No sólo las autoridades hacen mal en quitarse la culpa de lo que ocurre  en nuestro entorno. Nosotros como sociedad también somos responsables de que homicidios indignantes contra niñas y niños se estén volviendo la nota común.

Somos responsables  de permitir que la maldad siga creciendo como hiedra venenosa. Somos responsables  por no hacer nada, por omitir, por callar en aras de mantenernos al margen de problemas que tarde o temprano cobran factura social.

Contra el horrendo homicidio de Sofía  como en otros que les antecedieron, tampoco la sociedad hemos hecho lo necesario.  Y lo peor, es que en unos días olvidaremos como siempre el  acto vil que hoy nos indigna para regresar a nuestra cotidiana apatía que  es el caldo de cultivo en el que crecen gérmenes como la violencia en todas sus presentaciones.

De nada servirán los enardecidos discursos reprobando el hecho, si no entendemos que lo que estamos viviendo es el cúmulo  de cientos de pequeñas omisiones individuales y colectivas.

El horrible asesinato de Sofía tendrá que ser la gota que derrame el vaso en la tolerancia. Hoy nuestro entorno se pudre ante nuestros ojos.

Todos sabemos de mujeres, niñas y niños  violentados y ante eso callamos porque no sabemos que hacer o tenemos miedo.

Sin embargo, los cambios a nuestro país llegarán el día en que todos estemos comprometidos a mutar los comportamientos a partir de los cuales llegamos a este punto.

No es cuestión de achacar culpas sino de tomar compromisos, de que todos, sociedad y gobierno, veamos más allá y emprendamos una lucha conjunta contra los males que nos aquejan.

Ya es tiempo de ocuparnos en construir  la paz que queremos ¿No cree?

Retales

¿Mario Delgado inclina la balanza a favor de David?.-  Por más que nos resistamos a pensar mal en  lo que se refiere a la definición de las candidaturas en Morena, pensar  mal de acuerdo a la experiencia, significa indubitablemente, acertar. Y las señales empiezan a cristalizarse mientras se acerca la fecha determinante en la que el partido deberá alzar la mano de alguno de sus aspirantes. En torno a eso,  pese a que se sabe que los pretendientes naturales del Movimiento son Luis Medina, Ulises Mejía y José Narro,   el fantasma de acuerdos cupulares a favor de David Monreal sin importar su no afiliación, se apareció de nuevo con la declaración de ayer de José Narro  Céspedes, durante su tradicional conferencia de los domingos.

Narro advierte “compló” .- El Senador de la República llamó la atención al dar indicios de que Mario Delgado, el dirigente Nacional de Morena, invitó al ex coordinador de Ganadería a una reunión que sería exclusiva para aspirantes del partido. ¿Cochupo? Muy probable y acordado entre el Dirigente de Morena- cuyo corazón  juran y perjuran pertenece a Marcelo Ebrard-, Alejandro Peña Villa el delegado estatal, con Ricardo Monreal. Aunque no me atrevería a aseverar que López Obrador forma parte de esa suerte de “compló” para favorecer a quien es abanderado del Partido Verde Ecologista, sin duda es una variable que atenta contra la promesa de suelo parejo para los aspirantes y la que tendrán que aquilatar tanto el Consejo Nacional como la Dirigencia Estatal.  Se vislumbra agarrón.

Prefieren a David independiente que del Verde.- Como ya se sabe, para que la unción a la gubernatura del aspirante de Fresnillo surta efecto, lo primero que se tendrá que concretar, es la alianza antinatura con el Partido Verde Ecologista de México. Y digo antinatura, porque a Morena se le define como un partido de izquierda mientras al verde se le percibe como un simple parásito del sistema político.  Tal unión además de que es mal vista por la dirigencia estatal, tampoco es avalada por lo antes dicho por la militancia del partido guinda.  La percepción de quienes se afiliaron a Morena con la intención de gestar un movimiento divorciado de los partidos tradicionales es, que no hay práctica política que desvele mayor flaqueza ideológica que las alianzas pragmáticas multicolores en épocas electorales. En honor a eso, afirman militantes, que sería más fácil aceptar al aspirante Monreal si su promoción viniera de la vía independiente en lugar de emerger de un partido que fue la antítesis de la pugna obradorista al menos durante los últimos 6 años. ¿Usted cómo ve?