Diputados de Morena mienten y traicionan; van por reforma a la Ley al Isssstezac

Beneficia la capital a familias vulnerables con apoyos a la vivienda
31/08/2021
Continúan en Guadalupe acciones a favor de la sociedad
03/09/2021

Norma Galarza

Se va Tello ¿Y?

Mentir.- No cabe duda que la bancada de Morena en la 63 legislatura no se quiere ir sin dejarle planchadito al Gobernador Electo el tema del ISSSTEZAC. Ayer los monrealistas en el Congreso del Estado, dejaron claro que lo que menos les importa es  que la iniciativa que envió el gobierno de Alejandro Tello se analice a fondo, se modifique si es necesario y se vote la que sea más justa con los trabajadores.  El tesón de los supuestos defensores de la Cuarta Transformación y aliados, evidenció que su interés radica en cumplirle a la administración entrante, El tiempo se les agota porque se dedicaron a nadar de muertito todo el trienio pero hoy, los carcome la prisa y más por tratarse de un problema que le dificultará sobremanera el trabajo a David Monreal.

Traicionar.- Resguardados en el recinto legislativo por los muchachos de Arturo López Bazán –los mismos que nunca llegan a los llamados ciudadanos-,  6 diputados aprobaron otro periodo extraordinario para ahora sí, reformar la Ley del Instituto. Curiosamente a los morenos se les olvidó la proclama obradorista de “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”, su intención es apuñalar a los trabajadores del Gobierno Estatal. Por eso  que no se le olviden sus nombres.  Ellos son:  Javier Calzada, Borrego, Raúl Ulloa, Eduardo Rodríguez Ferrer, el gris de Dolores “Lolo” Hernández Escareño  y por supuesto el diputado que quiere hueso en la administración del ex coordinador de Ganadería, Jesús Padilla.   A esa lista se suman por supuesto, Omar Carrera y Héctor Menchaca y estaremos atentos de los que levanten la mano para avalar la canallada de cargarle a los empleados el resultado de sexenios de excesos de una élite insaciable.  En fin, lo más seguro es que se consume el atraco y aunque es un acuerdo de complacencia a favor de David Monreal, quien por supuesto lo avala,  queda claro que la transformación se trata de tirar la piedra y esconder la mano.

 

Se va Tello Cristerna ¿y? I – El  gobierno ‘diferente’ da estertores. La última estocada es la reforma a la Ley del Issstezac, cuyo acuerdo en lo oscurito pretendía absorber la factura política, para no manchar las “níveas” alas de la naciente “Cuatro T” en Zacatecas. Cuestión que no se logró porque la gente no es tonta. Pero Alex ya se va, poco le afecta como deje a nuestra entidad. El  12  de septiembre concluirá una gestión que fue la segunda parte de la que inició en 2010. Desde el reciclaje de funcionarios y amigos de Miguel Alonso Reyes como Carlos Peña y Roberto Luévano, hasta el circo, la maroma y el teatro para tapar boquetes financieros. Del si no cumplo me voy al olvido de que el  gobierno no sería una agencia de colocación. No hubo obras suntuosas, como bien lo dijo. Se trató de mantener el barco a flote, de mendigar recursos hasta para pagar nóminas.

Se va Tello Cristerna ¿Y? II.- El objetivo siempre fue cubrirle las espaldas a Alonso, taparle los baches financieros a quien es su padre putativo, quien le dio nombre en el mundillo de la política y Tello es agradecido.  Aunque su agradecimiento nunca estuvo del lado de quienes confiaron en él y le dieron su voto en las urnas en 2016. En el recuento de los daños, el gobernador manejó un bajo perfil.  El que ya se va, se va con su fama de no ser mala persona, de haber buscado siempre el diálogo en su búsqueda de recursos, una estrategia tibia que los últimos 3 años no rindió frutos.  Se va con sus claroscuros, en unos días, será pasado, ahora a preocuparse porque parece que los zacatecanos tenemos la maldición Murphiana de que cuando algo va mal, no hay que confiarse, se puede poner peor. Hasta el viernes.